La profesora

Es muy fácil (y desahoga mucho, no lo voy a negar) poner a parir a nuestros (¿nuestros?) políticos, a los banqueros y a algunas grandes empresas que han hecho de la corrupción su modo de vida, del abuso de poder su comportamiento habitual y de la intimidación su forma de aferrarse a un status que perpetúe sus privilegios y su enriquecimiento. Casi todos los días tenemos titulares a cinco columnas en los periódicos que destapan un nuevo escándalo con el que alimentar nuestro desconcierto y dar rienda suelta a nuestra indignación.

Pero hay otra corrupción más pequeñita, a pie de calle, presente en la vida cotidiana, a la que todos, tarde o temprano, tenemos ocasión de enfrentarnos alguna vez en la vida. Se trata de pequeñas o grandes injusticias que a veces nos perjudican pero de las que otras veces, consciente o inconscientemente nos beneficiamos. Hay pequeños politiquillos o personas que por circunstancias derivadas de su trabajo se ven en una situación que les permite dar tratos de favor a discreción o discriminar a sus semejantes por la sencilla razón de que no pasen por el aro de sus caprichos. Y paradójicamente, resulta más difícil rebelarse ante esa corrupción más pequeña precisamente porque la tenemos más cerca, porque nos afecta o nos puede afectar directamente, ya no se trata de criticar al ministro de turno o al banquero que saca pecho de sus cuentas anuales mientras esquilma a sus clientes a base de comisiones fraudulentas. No, se trata de enfrentarse cara a cara a alguien que podría ser nuestro vecino, nuestro jefe, nuestro médico o la profesora de nuestros hijos.

Crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: