Fast & Furious 8

Cualquier seguidor de la saga de coches de carreras más rentables de la historia del cine sabe lo que va a encontrar cuando se disponga a ver la octava entrega de la franquicia iniciada con A todo gas. Y Fast & Furious 8 les va a complacer como se merecen: con la perpetua ración de tetas, culos y música machacona de perreo (las cuales no faltan a la cita, aunque sólo sea por mantener un nexo de unión con las primeras entregas de la saga), mucha acción a base de carreras de coches, explosiones y frases rimbombantes que dejan claro que sólo hay una cosa importante en esta secuela: la familia.

De hecho, parece que los productores han impuesto a los guionistas incluir la palabra «familia» en cada escena con diálogos, de forma que llega a un punto en el que tenemos tanto empacho familiar que parece que estamos en la cena de nochebuena a bordo de un Ferrari.

Crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: