Crítica de ‘Jurassic World’: Veintidós años después, el parque vuelve a abrir sus puertas

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Jurassic World


Me es complicado escribir la crítica de Jurassic World. Siento que la he visto a través de una lente de veintidós años que tal vez deforme la realidad, pero me ha gustado. Mucho. Más de lo que pensaba que podría gustarme una secuela de la que considero una de las películas más mágicas de los últimos cincuenta años.

Tenía doce años cuando vi Parque Jurásico. Para entonces ya adoraba ir al cine, pero esa fue la primera vez que mi vello se erizó y se me saltaron las lágrimas al ver algo que me parecía absolutamente increíble: Laura Dern acariciaba un triceratops. A quién le importa si después dijeron que los dinosaurios tenían o no plumas, ¡ese triceratops estaba vivo!
Mi ilusión fue tal, que ya entonces rehusé ver las dos entregas siguientes. Si no estaba el parque, no me interesaba.
Cuando hace un semana No es cine todo lo que reluce me ofreció la oportunidad de cubrir Jurassic World, mi yo de doce años no se pudo resistir. Las expectativas eran tales que no quería ir como simple crítica y, a riesgo de parecer poco profesional, he colado en mi bolso una pequeña bolsa de chuches. Lo sé, así nadie me va a tomar en serio, pero necesitaba volver a 1993 para asegurarme que mi capacidad de asombro se mantenía intacta de cinismos. No hacían falta las chuches. Jurassic World es la secuela que siempre mereció Parque Jurásico. No supera a la primera, pero la iguala en las sensaciones que produce. Al fin y al cabo, volvemos a la isla de Nublar.
Steven Spielberg hizo, en su adaptación de la novela de Michael Crichton, una película en la que la acción combinaba con el suspense. Jurassic World no es nada de eso, aquí la acción es trepidante y envolvente, puro espectáculo. Parece que sus productores, al igual que los gerentes del parque temático, teman perder espectadores y ante eso optan por más dinosaurios, más monstruosos y con más dientes. Sí, es cierto, aquí nos alimentan con más efectos especiales y espectáculo que con el guión, pero Jurassic World se levanta sobre unos cimientos tan firmes, que la historia de la primera trasciende a esta en detalles y homenajes.
Y aun así, el guión de Amanda Silver y Rick Jaffa, como ya ocurriese cuando decidieron atreverse con las precuelas del Planeta de los Simios, no es para pasarlo por alto. Sí, los personajes están estereotipados, sí, repiten a los dos niños indefensos, y, sí, puede que no ofrezca nada nuevo, y no obstante, todo eso se suple con grandes cantidades de humor y un ritmo de guión que no decae en ningún momento. Saben que es lo que los fans de la primera queremos, y nos lo dan en cantidades generosas.
No creo que haga falta sinopsis porque queda bastante clara en el tráiler, pero vamos allá:
Jurassic World es un exitoso parque temático construido sobre el abandonado Jurassic Park, el sueño de un viejo millonario, John Hammond, que tuvo que abandonar después del incidente de 1993, en el que por un fallo de seguridad los dinosaurios exhibidos quedaron en libertad. Veinte años después el parque ha sido reabierto gracias a otro millonario idealista, Masrani, que compra la idea, el equipo y la isla al propio Hammond. Pero los dinosaurios ya es algo real para todos y ante el miedo de perder el interés de los visitantes, y como el hombre no aprende de sus errores, el laboratorio del parque ha creado genéticamente un dinosaurio con una mezcla de ADN que lo hace no sólo más fiero, sino también más inteligente.

Resulta increíble que Universal haya contado para la dirección de la que es el renacer de su saga más importante, a un director casi desconocido como Colin Trevorrow, quien hasta ahora solo había jugueteado con el cine de ciencia ficción indie con Seguridad no garantizada y con el genero documental en Reality Show. Pasar de eso a tener entre las manos la batuta de un seguro blockbuster debe dar bastante vértigo, pero Trevorrow ha confiado en un equipo de primera y, principalmente, en su propio amor hacia Parque Jurásico, que le impedía hacer cualquier cosa que no considerase digna de su predecesora.

El reparto, como ya ocurriese en la primera, no ha optado por grandes estrellas. Chris Pratt aun no había estrenado Guardianes de la Galaxia cuando comenzó el rodaje. Bryce Dallas Howard llevaba un tiempo sin un papel protagonista (no, las últimas pelirrojas que habéis visto son todas Jessica Chastain) y Vincent D’onofrio lleva tiempo de secundario y actor televisivo, si bien se ha ganado ser la cara de Kingpin en Daredevil. Como ya he mencionado, estamos ante los estereotipos de las películas de acción. Un heroe muy heroe, un villano muy villano. De los tres, Bryce Dallas Howard es la que más se desarrolla durante la historia, pasando de estirada y fría gerente a heroína principal. Con Chris Pratt… Bueno, con Chris Pratt sí que dejo de ser una niña de doce años, no sé si me entendéis. Quién le iba a decir al payaso de Parks and Recreation que algún día sería héroe de Marvel, montaría en moto entre velociraptors o se barajaría como próximo Indiana Jones. Aquí deja atrás su inherente vis cómica y se convierte en un héroe clásico, varonil y sexy. Un vaquero de John Huston, un galán a la altura de Howard Keel. La relación que establece con Claire, el papel interpretado por Bryce Dallas Howard, es el de cualquier pareja romántica del cine de aventuras, que recuerda a la de Michael Douglas y Katherine Turner en Tras el corazón verde.

No me gustaría abandonar el reparto sin mencionar cuatro actores más. Ty Himpkins y Nick Robinson, aquí interpretan Gray y Zach, sobrinos de Claire y herederos de los papeles infantiles/juveniles que ya se dieran en Parque Jurásico. Himpkins, el más joven, casi triplica en filmografía a Robinson y ya ha estado en taquillazos como Insidious o Iron Man 3, mientras que Nick Robinson destaca por su papel protagonista en la genial Kings of Summer. Por último, el director Colin Trevorrow ha contado con Jake Johnson, actor con quien ya trabajó en Seguridad no garantizada y al que se conoce principalmente por la comedia televisiva New Girl. Johnson interpreta un pequeño papel al que consigue sacarle todo el jugo, convirtiendo sus escenas en las más divertidas de la película. Omar Sy, el actor francés que se hiciese famoso con Intocable, también tiene un papel breve con el que resulta muy fácil simpatizar.

La banda sonora cae en manos del ganador de un Oscar, Michael Giacchino, quien carga con la ardua tarea de componer una banda sonora aceptable, pero que queda enterrada por las pocas ocasiones en las que suena el tema principal que John Williams compuso para Parque Jurásico.

Jurassic World es puro entretenimiento. Del bueno, del que te mantiene agarrado fuerte al asiento. Es una película con eso que suelen llamar «exceso de efectos especiales», pero no es ni mucho menos una excusa para mostrarnos solo lo que se puede hacer con un ordenador. Aquí los efectos especiales son la herramienta para hacer esa clase de cine que consigue que creamos que un ejército de esqueletos se levanta contra Jasón, que un gorila gigante trepa el Empire State, que Superman vuela sobre Metrópolis o que eres perseguido por un Tiranosaurio rex. A menudo se nos olvida que el cine espectáculo, cuando está bien hecho, nos invita a soñar.

También te puede interesar

5 comentarios sobre “Crítica de ‘Jurassic World’: Veintidós años después, el parque vuelve a abrir sus puertas

  • el 12 junio, 2015 a las 8:56 am
    Permalink

    Yo lo siento mucho, pero esto, yo, no lo veo en el cine, si tuviera pareja y quisiera verla, no me quedaría otro remedio, pero como no la tengo, me voy aahorrar el verla, me quedo con mi querida primera entrega jurassic park, que era, y sigue siendo genial, esta nueva entrega la veré en casa destrangis, paso de pagar 8,50 por esto.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2015 a las 11:44 pm
    Permalink

    100% deacuerdo con tu critica Cristina, he ido a verla con cierto reparo por ver que habian hecho (y mas despues de la tercera parte) y me ha parecido espectacular. Un espectaculo digno de ver en pantalla grande. Repetire sin duda!

    Salu2

    Respuesta
  • el 29 junio, 2015 a las 8:37 am
    Permalink

    (Contiene SPOILER) Fui al cine la semana pasada. A mi peque de 9 años le flipó, le encantaron los dinosaurios… Nosotros salimos echando de menos las maquetas ante la "excesivísima" carga digital. SPOILER SPOILER SPOILER Lo mejor para mí la escena en que aparecen los recuerdos del viejo parque

    Respuesta
  • el 3 julio, 2015 a las 9:39 am
    Permalink

    Me ha decepcionado, me la esperaba algo mejor… Además, correr con tacones, NO.

    Respuesta

Deja un comentario