Crítica de ‘Jurassic World’: Bochornoso regreso al parque

Las críticas de Carlos Cuesta: Jurassic World

En 1993, cuando Steven Spielberg y su equipo lograron resucitar a los dinosaurios llevando al cine la novela Parque Jurásico, yo tenía 11 años. Recuerdo vagamente la tarde de cine, seguramente completada por unas palomitas y un refresco enorme. Cuando intento fijar con más nitidez ese recuerdo recupero el cosquilleo en el estómago, la emoción de ser perseguido por un T-Rex, o escenas gloriosas como aquella en la que veíamos temblar el contenido de un vaso de agua revelando la llegada del animal, no del monstruo, del animal. Escenas inolvidables de una película que a la vez que nos divertía nos permitía reflexionar sobre los límites de la ciencia y la responsabilidad humana. Dos décadas después, Jurassic World aparece en el cine como una mala copia, como un producto desprovisto de cualquier tipo de originalidad o personalidad, dándole la razón a aquellos que, como en el parque temático de dinosaurios, piensan que por encima de cualquier otra consideración, lo más importante es amasar dinero.
Soy consciente de que habrá mucha gente que no esté de acuerdo con mi crítica, que ya han disfrutado con la película y con su reencuentro con el pasado. Mi opinión es bien diferente a la de los que piensan que esta producción es un poquito peor al título de origen, y que pese a sus defectillos nos permite sentirnos de nuevo esos niños que vieron resucitar a los dinosaurios. Jurassic World es una secuela pésima, desprovista de un guión coherente, repleta de interpretaciones descuidadas y mediocres, carente de suspense, emoción o ingenio. Si el apartado dedicado a los efectos especiales y a la recreación de los dinosaurios es impecable, el 3D, por contra, además de inflar el precio de la entrada sin ninguna contrapartida desbarata uno de los grandes logros de la franquicia, que es integrar con realismo en un mismo plano a dinosaurios y personajes humanos. En este caso, uno tiene la sensación de ver a un dinosaurio enorme persiguiendo a dos niños de cartulina. Por todo esto, y por mucho más, Jurassic World me parece un negocio tan rentable como deplorable.

Para quien no lo sepa, la película pretende se una continuación de los eventos ocurridos en las tres entregas anteriores de Parque Jurásico, y tiene lugar en un parque temático reconstruido sobre las bases del original. Todo está bajo control, la seguridad es óptima (supuestamente, ya que a parte del protagonista y su colega amaestrador, en el parque no hay más que mentecatos infracualificados); los dinosaurios en cautividad recreados gracias a la genética son ya una atracción como la de cualquier zoológico de hoy en día. Dos niños cuyos padres están en fase de separación llegan a este enclave para pasar unos días con su tía, encargada de la gestión de las instalaciones. Ésta (Bryce Dallas Howard) es una irresponsable manifiesta que los deja en manos de una asistenta igual de inútil. Como todos podemos imaginar, algo ocurre, el parque se desmadra y “ay Dios mío mis sobrinos está por ahí perdidos con todos los dinosaurios sueltos”. En fin. Falta de originalidad absoluta y simpleza constante.

La película parte de la premisa inverosímil de que alguien permitiría de nuevo intentar una experiencia de este tipo, habida cuenta de los desastres precedentes. La actitud de los personajes en Jurassic World y su negligencia respecto de los grandes detalles que van indicando el desastre inminente es mucho más que alarmante, es ridícula y argumentalmente injustificable. En Parque Jurásico los diálogos tenían al menos cierto calado, se cuestionaban si el hombre tenía derecho o no a devolver a la vida a estas especies y tocaban por supuesto la cuestión referente a la seguridad. Al menos los responsables del desastre tenían la excusa de la novedad. El dilema ético en Jurassic World está totalmente diluido en patrañas y diálogos pueriles, en frases repetitivas y una crítica blandita, muy blandita, a la ambición empresarial.
Antes distinguía entre animal y monstruo. Parque Jurásico jugaba en los márgenes de la ciencia ficción y la realidad, implicando al espectador en la hipotética realidad de recuperar las especies que se extinguieron hace millones de años. ¿Por qué no? Dejémonos convencer y veamos qué pasaría. Descubramos qué ocurre cuando el hombre juega a ser Dios y trata de amaestrar lo incontrolable, el caos. Tres películas después, los productores caen en el mismo error que los gestores del parque de Jurassic World: pensar que todo se resuelve añadiendo más tamaño, más dientes, más de todo, aportando, al final, más de lo mismo. De la fascinante ciencia-ficción nos han trasladado a un subgénero ridículo de película de terror con monstruo en clave juvenil, con todas sus desventajas y casi ninguno de sus aciertos.
A cada tipo de películas se le puede reclamar un tipo de cosas y sé que no tiene sentido pedirle a Jurassic World el dramatismo de La lista de Schindler. Pero por favor, señores productores (del director Colin Trevorrow no digo nada porque su trabajo habrá tenido dirigiendo su tercer largometraje), si os vais a valer de mi nostalgia, de mis recuerdos infantiles para hacerme pagar entre siete y diez eurazos, haced algo con los mínimos que exige a un producto audiovisual que se vende a un cliente. Un guión con sentido, unas interpretaciones aceptables, algo de emoción, un poco de sorpresa, y sobre todo que no os riais en mi maldita cara. 
En el papel de Chris Pratt no entro a fondo, porque no tengo muy
claro qué hacía en la película esa mezcla de Indiana Jones y del hombre
que susurraba a los velocirraptores. Lo del niño sabiondo hiperactivo corriendo por el parque como un descerebrado junto a la bomba de testosterona de su hermano mayor lo podemos dejar correr, pero lo de la señora en tacones logrando huir de un Tiranosaurio me parece poco menos que indigno. Si tuviera derecho a reclamar el dinero de mi entrada, lo haría. Me tengo que informar sobre eso, porque ya me están empezando a tocar las narices. Si en lugar de en un cine viendo una película hubiera estado en un restaurante comiendo un filete, me habría levantado y me habría ido sin terminar de cenar, y por supuesto sin pagar un servicio deficiente. Pero claro, el cine es cultura. Pues no, no todo es cultura y no, no todo vale para ganar dinero y generar economía.
P.D. Como espectador, y como alguien que una vez fue niño, estoy indignado y por eso me expreso de esta manera. Cada uno tiene su opinión. Respeto la de cualquiera que piense otra cosa, simplemente estaré en desacuerdo.

También te puede interesar

9 comentarios sobre “Crítica de ‘Jurassic World’: Bochornoso regreso al parque

  • el 16 junio, 2015 a las 10:35
    Permalink

    Madre mía!!! qué distinta a la otra crítica que tenemos ya, de cristina (aquí)

    Hoy la veré, así que ya me posicionaré hacia una u otra… pero sorprende…

    Respuesta
  • el 16 junio, 2015 a las 13:10
    Permalink

    Si bien igual no tan radical como la de Carlos, sobre todo por el último párrafo, mi opinión es bastante parecida. Me pareció un producto de entretenimiento como el que ya estamos acostumbrados a ver en el cine actual tropecientasmil veces, con todo los estereotipos incluido el tío reshulón musculoso, la tía de buen ver, el tipo con oscuras intenciones, etc etc. Muy lejos de la primera, y la verdad es que alucino con que haya gente que sea capaz de compararlas e incluso a poner JW encima de JP he llegado a leer.

    Todo completado por una BSO para olvidar, mal implementada, y que salvo los acordes ya conocidos del pasado nadie es capaz de recordar un solo tema nuevo. Malísima.

    Difiero con Carlos, eso sí, en que a mí ni los efectos han estado a la altura. El CGI canta muchísimo, sobre todo en las escenas de día. En ningún momento tenía la sensación de estar viendo dinosaurios de verdad. Ni siquiera el pajarillo que sale en la segunda escena, que ya cantaba cosa mala.

    En fin, que como dicen en la película todo tiene que ser más grande y que atraiga más la atención. Y por lo que parece así es, porque en el cine actual es lo que manda. Y viendo lo que va a recaudar vamos a tener dinosaurios para rato. Esperemos que las secuelas no caigan ya en el esperpento más absoluto.

    Respuesta
  • el 16 junio, 2015 a las 15:34
    Permalink

    No la he visto, y creo q sé lo q me voy a encontrar cuando la vea. Buen entretenimiento y punto. O eso espero.

    No entiendo muy bien frases como "lo importante es amasar dinero" sobretodo cuando lo pones en perspectiva con jp ….Con jp nada más y nada menos !!! ! Una película q no sólo nació para y por el merchandasing, sino q se coló en prácticamente en todos los sectores posibles para venderse!!!!

    Y no me gusta q se eche en cara eso….como si ganar o intentar ganar dinero fuera un fin malvado y nefasto.

    Respuesta
  • el 16 junio, 2015 a las 16:30
    Permalink

    Qué perrete. La frase es "piensan que por encima de cualquier otra consideración, lo más importante es amasar dinero". La diferencia entre Parque Jurásico y Jurassic World es que la primera hizo negocio aportando calidad y diversión; la segunda, a mi juicio, no. En efecto, hacer dinero es muy legítimo siempre y cuando el producto con el que se gana cumpla con los mínimos exigibles. Como ejemplo: Un pan duro no se puede servir en un restaurante ni a 20 céntimos ni gratis; un viaje de tren no puede llegar 4 horas tarde, si no se te reembolsa; si una habitación de hotel tiene cucacharas y manchas de colores en las sábanas no se puede ofrecer a un huésped; una película sin coherencia argumental alguna no merece que paguemos 7 euros por verla ni ganar una fortuna. Esto ya, es más subjetivo. Echar en cara a alguien que anteponga el dinero a cualquier consideración y criterio de calidad es más que legítimo.

    Respuesta
  • el 16 junio, 2015 a las 23:32
    Permalink

    Pues como fan incondicional de la primera, y reconociendo que la tercera era mala con ganas, a mi Jurassic World me ha parecido espectacular, se me pasaron las 2 horas sin darme cuenta. Tambien hay que ser conscientes de la situacion de la franquicia, y que se cabe esperar de este tipo de peliculas.

    Salu2

    Respuesta
  • el 17 junio, 2015 a las 07:06
    Permalink

    Yo estoy con jose, soy fan incondicional de la primera entrega, de echo, hace un par de dias comenté por aquí que no pensaba pagar 8,50 por verla, pero al final la presión de mierda social me pudo, y ayer la vi, para mí, me gustó la pelicula, muchísimo, pero más por los guiños que hay hacia la primera que por otra cosa, la nostaliga de que no ensuciaran la bso original, vamos, la mítica cancioncilla de la primera fue lo que más me llenaron de la peli, y por eso me gustó , sin esas pequeñas cosas, para mí, abría sido un fracaso estrepitoso y un cabreo al salir del cine como para que no se acercara nadie a mi.

    Respuesta
  • el 18 junio, 2015 a las 19:59
    Permalink

    Acabo de ver la película esta misma tarde, y aunque he estado a punto de escribir una tercera crítica a Jurassic World, aún a riesgo de que a David le diera un ataque, he pensado que no tengo gran cosa que aportar, pues mi opinión se acerca mucho a la tuya.

    Jurassic World no me parece una película, me parece un producto, un producto diseñado para reventar taquillas con una campaña de promoción, una distribución y una exhibición que resultan claramente abusivas. Un producto diseñado para vender mucho de todo (camisetas, mochilas, material escolar, juguetes, menús de comida rápida…). Desde luego no es el primer producto de la historia del cine, y hay que reconocer, que de algunos de estos productos concebidos para amasar dinero han salido películas aceptables e incluso buenas. No es el caso de Jurassic World. Y no lo es, porque como bien apuntas, Carlos, hay un manifiesto desprecio al espectador cuando dos detalles tan básicos como son GUIÓN y REPARTO están tan poco cuidados. El guion es deplorable, no tengo nada que añadir a lo que tú apuntas, inverosimil, previsible y pésimamente escrito. Y del reparto no salvo a nadie, pero me gustaría hacer blanco de todas mis iras a esa acti-actriz llamada Bryce Dallas Howard de la que ya he visto suficientes películas como para tener una opinión formada. Esa chica es un sucedáneo de actriz, fue el sucedáneo de Nicole Kidman cuando Lars Von Trier no consiguió convencer a ésta para hacer Manderlay, y ahora, es el sucedáneo barato de Jessica Chastain. ¿Tanto hubiera elevado el presupuesto contratar a la pelirroja buena, que nos han largado a la mala por el mismo precio?. Es muy mala, no tiene carisma, no empatiza con la cámara y sus dotes interpretativas son muy deficientes. El resto: un perfecto conjunto armónico de mediocridad.

    En fín. No era necesario hacer esto. He ido a verla por comentarla mañana en el programa de radio con cierto conocimiento de causa, y acabo de hacer un adelanto de lo que voy a decir. Más me hubiera valido quedarme en casa y ponerme el blu-ray de Parque Jurásico y disfrutarla de nuevo en casa.

    Respuesta
  • el 22 junio, 2015 a las 20:53
    Permalink

    Vista ya. Me parece una pelicula entretenida y, obviamente muy bien realizada. Me parece increible haber conseguido que una pelicula que parte de unos planteamientos bastante lamentables(alteración genética, domesticador de velociraptors, ejercito… tres elementos altamente disponibles para realizar una pelicula de scify channel) y conseguir que funcione y que funcione muy bien

    Es cierto que carece de la frescura que podía aportar jurasic park, pero es que eso es imposible. Jurasic park, al igual que la ahora de cumple, tiburón, son pelis únicas cuyas secuelas parten de una premisa ya explotada totalmente en su predecesora. Conseguir que funcionen es dificil. EN este caso, lo consiguen.

    C.Pratt es lo mejor de la película de largo. Personaje arquetípico, si, pero un personaje que gusta y que él vuelve a dominar como ya lo había hecho en guardianes de la galaxia. VIendola uno piensa que la apuesta por c.pratt como nuevo indy pasa de ser buena a ser la única aceptable. Lo borda.

    El niño pequeño también vuelve a salirse, como ya lo había hecho en iron man 3…y si, ahí tiene mucho que ver el excelente dobleje al que se ve sometido este niño.

    La pelicula adolece de falta de ritmo en algún momento, pero son pocos. EN general es una buena película, que para mi es suficiente. Lo que es jurasik park nunca lo será jurasik world…por mucho más dinero que consiga recaudar.

    Jurasik park es un clásico moderno.

    El tema del dinero….vuelvo a incidir en que no veo un interés mayor que la propia jurasic park …por qué está más dirigida a ganar dinero esta que la otra? No veo diferencia alguna. Es la misma historia de cualquier otro blockbuster.

    Respuesta
  • el 30 mayo, 2018 a las 14:52
    Permalink

    totalmente deacuerdo. una pelicula MALA. actores pesimos y guion sin sentido. para pasar la tarde un domingo -muy- aburrido

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.