Crítica de ‘Vengadores: La era de Ultrón’: Más grande, más compleja e igual de entretenida

Las críticas de Óscar M.: Vengadores: La era de Ultrón
No es ninguna novedad que Joss Whedon es un experto a la hora de mantener al espectador sentado en su butaca y entretenerlo durante el tiempo que el director y guionista estime oportuno. Es capaz de conseguirlo tanto con la enésima adaptación de Mucho ruido y pocas nueces como con Vengadores: La era de Ultrón, donde supera el trabajo que ya realizó con la primera parte.
Esta secuela es más compleja (siendo un excelente preludio al dilema que supondrá una brecha insalvable para el grupo de Los Vengadores y que desembocará en Captain America: Civil war), desarrolla más a los personajes secundarios que “hubo que obviar” en la primera parte (por motivos de guión) y, aunque las nuevas incorporaciones tienen su pequeño momento de gloria, no terminan de despegar, aunque sí están bien introducidas al público, que ve cómo su potencial se desarrollará en posteriores entregas.

Se aprecia, claramente, un desvío de la atención de los personajes principales de la anterior entrega (Iron man, Thor y Capitán América), para centrarse en Hulk, Viuda Negra y Ojo de halcón, con mucho más peso en la pantalla y demostrando que son tan buenos personajes como el trío masculino. Algo similar sucede con la ubicación de la batalla, donde pasamos de la omnipresente ciudad de Nueva York a un pequeño pueblecito perdido en las montañas, aunque igualmente peligroso para la población autóctona.
Quizás peca de ser una “película-puente”, hecho del que Los vengadores salía totalmente airoso, pero en este caso es más una puerta que hay que atravesar para llegar a la Fase tres y ver cómo Thanos reparte ostias a diestro y siniestro (y mata a algunos por el camino, que esto ya empieza a parecer una teleserie a la que se le van acumulando los secundarios: la franquicia necesita una buena bomba que haga limpieza cuanto antes).
El espectador también llega a cuestionarse si realmente era obligatorio que en esta secuela aparecieran los cientos de miles de robots (secuela y plagio de los Chitauri de la primera entrega), pero si tienes a seis héroes protagonistas y cada vez se van añadiendo más, es lógico que tenga que haber enemigos para todos.
Ultrón no le llega a la suela del zapato a Loki (y mucha culpa de esto la tiene que sea un androide) y, aunque la captura de movimiento está muy bien y es bastante realista (dentro de lo que cabe), no llega a despertar antipatías/simpatías en el público que generó el hermanastro de Thor (amado y odiado por los fieles a partes iguales, gracias al trabajo de Tom Hiddleston). Un defecto que también sufre la nueva versión de Quicksilver (aunque en este caso no es problema del actor, simplemente, la versión de X-men: Días del futuro pasado ya nos ha enamorado antes).
En el aspecto visual es muy consecuente con la anterior y mantiene el tono y el estilo de la franquicia, no supone un referente, ni una gran innovación (la verosimilitud de las escenas es innegable, pero ya estaban presentes en la primera parte y en la saga Capitán América), tal vez en este aspecto Whedon está más acomodado y ha podido dedicarse a un humor más inteligente (como que la pesadilla de Thor sea una orgía o las sucesivas “medidas de miembros” entre los integrantes del grupo, discutiendo sobre quién tiene mejor compañera -echamos de menos a Pepper Pots- o quién podría empuñar el martillo de Thor).
La perpetua música no está muy acertada ni innova respecto a la composición de Alan Silvestri previa, puesto que Danny Elfman y Bryan Tyler repiten arcos temáticos musicales de Los vengadores y, aunque no molesta, ni desentona, pero no es tan espectacular como cabría esperar, ni tan diferente a la banda sonora existente.
Whedon consigue dejar al espectador con ganas de más después de dos horas y media que se pasan literalmente volando y eso se demuestra en su brillante e inteligente escena final, y no hablo de la escena insertada entre los créditos (que la hay) y aumenta el interés en lo que está por venir.
Lo que no habrá (de momento) es escena al final de los títulos de créditos finales (parece que con la saga de Los vengadores nos toca sufrir en España, puesto que a la primera parte se le tuvo que añadir una escena tras el estreno en Europa).
Vengadores: La era de Ultrón es un magnífico colofón de una “Fase dos” que nos ha sorprendido y aumentado nuestras expectativas, y un broche de oro a la colaboración de Whedon como guionista y director en el Universo Marvel. Sin él, Avengers: Infinity wars no será lo mismo.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: