Ciclo Billy Wilder: ‘Cinco tumbas al Cairo’ (1943)

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: Cinco tumbas al Cairo



Cinco tumbas al Cairo no es una película de género aunque probablemente una biblioteca bien informada la coloque en la estantería de cine bélico. La matización de “bien informada” obedece a que no es extraño que las películas de Billy Wilder se coloquen todas en la sección de comedia por el mero hecho de ser de Wilder, y no, Cinco tumbas al Cairo no es una comedia, pero tampoco acertaría plenamente nuestro bibliotecario si la cataloga como bélica, a menos que consideremos que tal etiqueta la otorga el contar una historia de guerra en tiempos de guerra sin filmar ninguna secuencia de guerra, sin batalla en definitiva.

Para su tercera película, Wilder volvió a coescribir el guion con Charles Brackett, y se basaron en la obra de teatro Hotel Imperial de Lajos Biró. Se trata, como se ha dicho de una historia en tiempos de guerra, el cabo John Bramle (Franchot Tone) es el único superviviente de un tanque británico capturado por los alemanes que busca refugio en un remoto hotel perdido en pleno desierto dirigido por Farid (Akim Tamiroff) y en el que trabaja la camarera francesa Mouche (Anne Baxter). La llegada de los alemanes al hotel y una serie de circunstancias, un tanto enrevesadas, le obligan a adoptar una identidad falsa, la del cojo camarero del hotel sepultado en un ataque aéreo el día anterior que finalmente resulta ser un agente doble de los alemanes infiltrado en el hotel para espiar a las tropas británicas.

Pronto descubre que el grupo de alemanes que se ha instalado en el hotel está al mando del mismísimo Mariscal Rommel, personaje con el que Erich Von Ströheim realiza una poderosa interpretación llena de cinismo y de un curioso sentido del humor.

Salvo la inicial secuencia del tanque yendo a la deriva por el desierto de Libia (filmada en el desierto de Arizona), el resto de la película se desarrolla en el interior del hotel, cuyo aislamiento sirve a Wilder para componer un ambiente opresivo y claustrofóbico en el que mover a sus personajes mediante una puesta en escena (casi) teatral.

La historia es un tanto inverosímil y se permite varias licencias de transgresión histórica, pero aun así, Wilder y Brackett construyen un consistente guion sustentado en la sólida intriga que mantiene permanentemente la atención del espectador y apoyado por la mordacidad y el sarcasmo tan propios del maestro austro-americano.

Los secundarios, Akim Tamiroff y Anne Baxter, son creíbles y queribles,  Franchot Tone resulta un tanto inexpresivo pero esa inexpresividad (tal vez buscada) otorga a su interpretación un útil hermetismo que alienta la incertidumbre de la resolución y Erich Von Ströheim, como se ha dicho está inmenso como el Mariscal Rommel.

La película, estrenada en 1943, consiguió tres nominaciones al Oscar, las correspondientes a  mejor montaje, dirección artística y fotografía en blanco y negro.

Algunos críticos la han considerado una película menor, pero hablar en Wilder de película menor es moverse en terrenos pantanosos, colocada en la filmografía de otros directores tendría muchísima más atención, pero al lado de los títulos que jalonan la carrera de Wilder, Cinco tumbas al Cairo palidece como una obra todavía primigenia de lo que serán sus grandes obras maestras, lo cual nos puede llevar a cometer el error de minusvalorarla y dejarla de lado.

*** 
La película ha sido editada en DVD en España por Suevia Films. Actualmente no es fácil de encontrar y se encuentra descatalogada en casi todos los centros comerciales y vendedores on-line Adjuntamos un enlace donde se puede encontrar a un precio nada recomendable.

Edición DVD

Características del DVD:
  -Contenido: 1 Disco.
  -Imagen: Fullframe 4:3. Blanco y negro.
  -Audio: 2.0 Inglés y Castellano.
  -Subtítulos: Castellano.
  -Duración: 93 minutos.

Contenido Extra: 
  -Ficha artística, filmografías, biografías.

Crítica perteneciente al ciclo dedicado a Billy Wilder, cuyo índice podéis encontrar aquí.

También te puede interesar

Deja un comentario