Sitges 2014. Dia 7: Eisenberg, dominatrix y la indiferencia ante la muerte.

Amigas y amigos del fantástico, bienvenidos a una nueva entrega de Diario de Sitges. En esta ocasión hablaremos de una selección muy interesante de películas, que van desde el fantástico más roñoso al más glamuroso.
No es Chun-Li, sino una de las dominatrix de R100.
El día empezó con Over your dead body. El último film de Takashi Miike pretende ser una adaptación de Yatsuya Kaidan, historia de fantasmas más que conocida por el fan del género (tiene mas de 30 adaptaciones cinematográficas). En la película, vemos cómo se prepara la representación teatral de ésta historia, al tiempo que nos adentramos en la vida personal del protagonista. A medida que transcurre la historia somos testigos de cómo los elementos fantásticos de la obra teatral se manifiestan en la vida del protagonista.
Siendo sinceros, Over your dead body me aburrió. La mayoría del metraje se centra en los ensayos de la obra teatral, hecho que, a priori, no aporta demasiado a la historia y, por lo tanto, no importa al espectador. Abarcar tanto tiempo con algo tan poco interesante hace que, además de aburrirte, no llegues a empatizar con los personajes, ya que el tiempo que debería haberse dedicado a su desarrollo se ha invertido en chuminadas. Además, ni siquiera tiene el aliciente de la casqueria: la sangre tarda en llegar, y cuando llega te deja indiferente. Si, hay escenas escabrosas, pero te pillan tan alejado emocionalmente que no te impactan. Un ejemplo: En la saga Transformers existe un autobot llamado Ironhide. Este transformer (el de color negro) aparece por primera vez en Transformers (2007) y se lo cargan en Transformers 3 (2011). Tras tres películas, la mayoria de espectadores desconocían el nombre de este personaje. Es mas, despues de palmarla nadie lo echo de menos ¿Por que al espectador medio se la suda que Ironhide muera? Porque Ironhide se la suda, directamente. El director no ha conseguido que empatices con el personaje, así que si se lo cargan no pasa nada.
En definitiva, Over your dead body es una película del montón (del montón malo). Como Takashi Miike hace tantas películas al año no pasa nada, supongo que la media anual le sale aprobada. Pero creo que sería más interesante que le dedicara más tiempo a cada proyecto, mimándolo y dandole besitos, para que sea lo más interesante posible y no suponga una pérdida de tiempo para el espectador.
A continuación visioné El ardor, film de Pablo Fendrik protagonizada y producida por Gael García Bernal. La historia es una oda a la defensa de la vida natural, un concepto interesante, pero que no acaba de funcionar en pantalla. La película no aburre, pero tampoco engancha. Los sucesos pasan ante tus ojos en un entorno natural muy estimulante, de la mano de actores muy competentes, pero que al final no te aporta demasiado. Ni os la recomiendo ni os la dejo de recomendar: si os sobra tiempo vedla, pero si no mejor mirad cualquiera de las dos películas que os introduzco a continuación.
La siguiente película que vi fue The Double, protagonizada por Jesse Eisenberg (por partida doble) y Mia Wasikowska (menos empanada de lo habitual). The double tiene un sentido del humor muy particular, que seguro que hace las delícias de los fans del absurdo y del humor incomodo. Eisenberg, que interpreta al personaje principal y al antagonista, hace un papelón épico. En las partes en las que ambos personajes aparecen juntos, vestidos exactamente igual, eres capaz de distinguirlos simplemente por su posición corporal: da a cada personaje una entidad propia inconfundible. Además, resalta su faceta más cómica (nos tiene acostumbrado a ello), pero al tiempo dispara un punto dramático muy interesante. Por su parte, Wasikowska está más contenida de lo habitual, abandonando los dejes típicos de sus interpretaciones. Consigue ser graciosa, cosa que se agradece.
Para finalizar la jornada visioné R100, film japones ultra loco. La historia es eminentemente cómica, aunque tiene puntos muy dramáticos: Un hombre gris y aburrido se une a un club muy elitista llamado Bondage. El contrato que firma le permite gozar de sesiones de BDSM con diversas dominatrix, en diversas situaciones cotidianas, hecho que le produce una gran excitación. Pero el placer se torna dolor cuando esta dinámica afecta a su vida personal.
R100 es muy divertida. Tiene un guion muy bien desarrollado (seguro que, a medida que la veis, os surgen multitud de dudas con respecto a la credibilidad de lo que esta sucediendo. Parece que hay agujeros importantes, pero no padezcais: al final entenderéis lo que ocurre). Las interpretaciones son geniales (el protagonista es muy gracioso, y su hijo más aun), y el ritmo narrativo es tan frenético que no te da tiempo ni a pensar. Teneis que verla YA.

También te puede interesar

Deja un comentario