NOCTURNA 2014. ‘Pinup dolls on ice’: Más tetas, más sangre y menos argumento

Las críticas de Óscar M. en Nocturna 2014: Pinup dolls on ice
Una secuela de Bikini girls on ice sólo podía estar formada por los ingredientes del título de esta crítica y quien espere algo más de cinco chicas “vestidas” (es un decir) como Pin-ups en un campamento aislado y siendo acosadas por un asesino en serie con un hacha mejor que se vaya a la cama (o deje de leer).
Pinup dolls on ice es una película vacía argumentalmente hablando, los personajes son absolutamente inexistentes y sólo es una colección de víctimas siliconadas para deleite del asesino. La película carece de trama, argumento o sentido, siendo el mejor ejemplo de cómo encadenar innumerables asesinatos (a cada cual más sangriento) sin hilo conductor (convirtiendo a Viernes 13 o Pesadilla en Elm Street en cine de autor).

A pesar de que esa era la intención de los directores cuando se propusieron hacer la película, mantienen cierto regusto por el cine de asesinos en serie de los ochenta y, como homenaje, incluyen una explicación sobre el origen del monstruo en el tramo final, lástima que esté mal ubicada, sea a esas alturas de la película totalmente innecesaria (puesto que el asesino ya no necesita motivación) y demasiado expositiva (flashback incluido) y complaciente (como si necesitara una justificación por sus asesinatos).
Pasando por alto todo esto, el guión se entretiene en ir mostrando una tras otra las muertes de los personajes (algunas más rebuscadas, otras más comunes a otras películas), la mayoría de ellas fuera de cámara, para que la película pueda pasar la censura y no sea calificada para adultos (aunque es indudablemente para adultos, ya que hay desnudos integrales femeninos, aunque menos de los deseados).
Y es que la mayoría del reparto está formado por mujeres (buscad a la que tenga menos volumen de senos, esa será la que más dure en pantalla) que carecen de experiencia cinematográfica (o han participado en cortometrajes) y, aunque gritan mejor que corren, tampoco se les puede exigir mucho porque la historia tampoco lo requiere.
Mientras que el reducido elenco masculino tiene algo más de experiencia y ayudan a dar un poco de base interpretativa a las chicas, no por ello se van a librar de morir a hachazos (también es cierto que son los que menos resistencia ponen al asesino).

A nivel cinematográfico la película no defrauda al espectador: tiene buena iluminación, cantidad de planos-detalle de chorro de sangre (tan de película de terror) y, a pesar de lo que viene siendo habitual en este género de cine últimamente, por suerte evita la cámara al hombro o el punto de vista del asesino. Siendo, en este sentido, bastante clásica.

Pinup dolls on ice sabe muy bien a qué público va dirigido: pajilleros sanguinolientos con poca necesidad argumental (tan poca como ninguna) o grupos de amigos (masculinos y heterosexuales) borrachos o drogados a las 3 de la mañana que se quieren reír un rato y dejar a las neuronas durmiendo (como las de los personajes). Por tanto, se recomienda su visionado con cerveza y lubricante.

También te puede interesar

Un comentario sobre “NOCTURNA 2014. ‘Pinup dolls on ice’: Más tetas, más sangre y menos argumento

  • el 25 septiembre, 2015 a las 5:50 pm
    Permalink

    Recorcholis, esas ultimas palabras tienen todo el perjuicio del universo jajaja: "sabe muy bien a qué público va dirigido: pajilleros sanguinolientos con poca necesidad argumental (tan poca como ninguna) o grupos de amigos (masculinos y heterosexuales) borrachos o drogados a las 3 de la mañan…"

    Respuesta

Deja un comentario