Crítica de ‘Pixel Theory: The film’: El futuro se acerca

Las críticas de Herminio Cardiel: Pixel Theory: The film

“El Programa lo ha cambiado todo. Ha desechado la creatividad humana, ha cuestionado el libre albedrío y parece capaz de derrumbar los mismos muros de la razón. El Conocimiento Universal está ahora al alcance de la mano pero ¿está la raza humana preparada?
Pixel Theory es una película colaborativa que explora, desde diferentes puntos de vista, las repercusiones que causa la aparición del Programa. Este prodigio informático plantea cuestiones incómodas a la humanidad y, a través de las historias que conforman la película, distintos directores nos contarán su particular visión de un mundo marcado por la existencia del Programa.”

De esta atractiva manera se presenta la propuesta Pixel Theory, una nueva película de varios segmentos con varios directores. Los directores Mar Delgado y Esaú Dharma, nominados al Goya por su cortometraje ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios?, son los coordinadores de este proyecto tan ambicioso. Y como listos que son, se han sabido rodear de buenos directores para capitanear las distintas partes de la película. Así podemos ver a David Galán Galindo (Al final todos mueren, Curvas), Alberto Carpintero (La niña, El día del padre), Juanjo Ramírez Mascaró (Gritos en el pasillo), Pepe Macías (Paco el Vampiro, Hendaya) y Pablo Vara (Al final todos mueren, Teen Wars).
A lo largo de la película podemos ver historias distintas con un nexo común: El Programa; un invento humano de ciencia ficción (o no) que gestiona todas las imágenes posibles en el universo (existentes o no). Con este punto de partida en la peli podremos disfrutar de:

  • La Introducción, por Mar Delgado y Esaú Dharma. Con geniales animaciones en las que explica, como si fuésemos unos niños y a modo de documental, todo lo acontecido con el Programa. Sin más: BRILLANTE.
  • El Creador, dirigida por Pablo Vara y protagonizada por Andrea Ros, Manuel Pizarro, Juan Blanco e Iván García. Con la premisa: “Sandra acaba de perder a su madre y no sabe qué hacer. Pero pronto la respuesta a sus dudas se presentará ante ella”. Segmento con fuerza y sentimiento. Con una aparente sencillez, Vara logra trasmitir el germen de una idea basada en recuerdos y sentimientos. Unos actores que te dejarán con la boca abierta. Con un final que abre una película que ya te engancha.
  • La Biblioteca de Lucien, dirigida por David Galán Galindo y protagonizada por Daniel Pérez Prada, Andrea Duro, Miguel Rellán, Nuria Mediavilla y Manuel M. Vidal. Narra cómo “El Sindicato controla el tráfico ilegal de imágenes generadas por el Programa. Los cuadros que nunca se pintaron y los libros que nunca se escribieron se encuentran ocultos en la Biblioteca de Lucien. Los corredores del FILO necesitan localizar la Biblioteca para acabar con la organización, pero sólo la cúpula del Sindicato conoce su emplazamiento. Y nunca un corredor del FILO ha logrado infiltrarse tanto… Hasta hoy”. Una historia potente, friki, divertida, completa, genial… Galán Galindo se vuelve a consagrar como Príncipe de la Comedia. Demostrándonos cómo se puede mezclar humor en una película de Sci-Fi. Diálogos magistrales, actuaciones épicas y efectos fascinantes. Qué bien rueda y escribe este director; y qué bien dirige a sus actores. Con un homenaje a Indiana Jones digno de Hollywood. Y además, con un chiste que pasará a los anales de la Historia.
  • Historia de una histeria, por Pepe Macías y protagonizado por Lara de Miguel, Juan Carlos Muñoz, Juan Trueba y Dani Pérez Prada. Nos cuenta que “Antes de la informática y antes de los ordenadores ya existían mentes capaces de concebir el Programa. Una artista de vanguardia, Freud y el mismísimo Hitler cruzarán sus caminos y sembrarán la semilla que un siglo después se convertirá en el Programa”. De nuevo una historia que apuesta por la comedia, y le sale bien. Enmarcada en el pasado, juega muy bien con conceptos del surrealismo para escribir un guión muy divertido que Lara de Miguel y Juan Carlos Muñoz consiguen clavar y hacerte pasar un rato sin parar de reír. Atentos a los detalles históricos y personajes que aparecen.
  • UIOP, de Juanjo Martínez Mascaró y protagonizado por Gonzalo Navas, Maya Reyes, Itziar Lazkano, Ramón Merlo, Javier Naya, Cova de Alfonso, Cristina Quesada, Jesús Teyssiere y César del Álamo. “Muerte y locura. ¿Podría ser responsable el Programa? El Programa ofrece a la humanidad cosas maravillosas pero quién sabe qué se esconde en sus rincones más oscuros, quién sabe qué horrores están ocultos esperando la oportunidad de ver la luz. Un detective cansado de todo y una psicóloga recién salida de la facultad son los únicos dispuestos a arriesgar sus carreras (y su cordura) para averiguarlo”. Un guión con acción y tiros. Con buenos guiños a las películas policíacas.
  • La ley Ariadne, dirigida por Alberto Carpintero y protagonizada por Juanca Vellido, Alba Ferrara, Dámaso Conde, Carlos Olalla, Joaquín Sotelo, Nabil Sanmartín, Toño Monge, Hilda Fuchs y Silvia Vacas. Plantea cómo “¿Se le pueden poner riendas al Programa? Para algunos, el Programa es un símbolo de libertad, de caos o la manera que tiene Dios de comunicarse con nosotros. Para el Gobierno es algo mucho más sencillo: el Programa es una herramienta, y como herramienta que es debe existir una mano firme que la empuñe para que nadie resulte herido. Por eso ponen en marcha un nuevo proyecto de ley: La Ley Ariadne”. Guión potente e inquietante que plantea una historia que dará que pensar. Con un tema que para ser futurístico es muy actual. Podría perfectamente se run capítulo de Black Mirror, y de los buenos.
  • Gúgol, de Esaú Dharma y Mar Delgado, protagonizado por David Tortosa, Alba Messa, Emilio Buale y Eugenio Barona. “Se dice que en el pasado existía el Programa, que existían los robots, que la humanidad estuvo a punto de destruirse a sí misma. ¿Mito o realidad? La aparición de un extraño objeto entre las ruinas de los Antiguos dará pie a muchas especulaciones. Hará que las leyendas cobren vida y vuelvan a pisar la Tierra una vez más”. Una historia redonda, perfecta y original. Genialmente realizada y con VFX sorprendentes que ayudan al conjunto. Los actores se meten perfectamente en la historia. Y esa fotografía te hace pensar que estás en una peli de un presupuesto increíble. Con homenajes a historias como Astroboy, Gúgol es un fragmento que cierra a la perfección esta película (Esa carita de Alba Messa al final es para enmarcar). Reconozco que consiguieron que me emocionase.
Además de todas estas historias, Pixel Theory va más allá en un intento de ser película pionera en el universo trasmedia. Sus creadores han hecho también un videojuego que te hace sentir en primera persona como uno de los protagonistas de la historia. Recomendable 100%, no pararás hasta pasártelo. (Lo puedes descargar aquí http://www.pixeltheoryfilm.com/#!el-videojuego/cbiq ).
Con todo esto planteado, es de alabar el proyecto, demostrando que es capaz de realizar películas Sci-Fi y con efectos especiales sin mucho presupuesto pero con mucho cariño, ganas, ingenio, genialidad y que cuenten algo interesante. En los créditos puede verse (no perderse por cierto la canción final que es “Cremita vichissoise”) toda la gente que participa, gente llena de pasión. Aunando esfuerzo de todos, mezclando géneros, ya sea con brillantes direcciones de fotografía o con actuaciones que te hacen meter en la historia, Pixel Theory es un puñetazo en la mesa para todo aquél que se le haya pasado hacer una historia de ésas que imaginábamos de pequeños. Sí se pueden hacer películas con láser, robots y naves espaciales en España. No os la perdáis. Gracias por dejarnos soñar. Esperamos ansiosos un Pixel Theory: Part 2.

Curiosidades o anécdotas de la película:

  • No perderse todas las conexiones, escondidas o palpables, entre las historias. Os reto a encontrarlas todas. 
  • Uno no puede evitar reírse imaginando cómo en el rodaje de La Biblioteca de Lucien, enmarcado en una base militar, de repente hay un aviso de incendio. Y de repente todo el equipo de rodaje se vio obligado a salir corriendo al patio con todos los militares en firmes. No me quiero ni imaginar la cara de los soldados al ver a Dani Pérez Prada en calzoncillos y a Andrea Duro vestida de conejita de Playboy. Seguro que nadie se fijó en Dani.

También te puede interesar

Deja un comentario