Crítica de ‘X-men: Días del futuro pasado’: Un nuevo acierto y punto de partida de la saga

Las críticas de Óscar M.: X-men: Días del futuro pasado
Bryan Singer vuelve a dirigir la saga mutante para adaptar “Días del futuro pasado” (una historia corta de los cómics números 141 y 142) y, de paso, reorganizar un poco el Universo de X-men, que estaba un tanto revuelto y sin rumbo fijo con tanta precuela y película independiente del personaje de Lobezno.
La historia comienza como en el cómic en el que se basa, situándonos en un futuro (en este caso, lejano) donde los mutantes y casi todos los humanos han sido exterminados o esclavizados por Los centinelas, unas máquinas creadas por un empresario para controlar a los mutantes y cuyo asesinato a manos de Mística provocó que el gobierno estadounidense apoyara su construcción.

Con la intención de cambiar el futuro, Kitty Pryde envía la mente de Lobezno a una versión más joven de sí mismo en el pasado, donde deberá reunir a los mutantes tras los acontecimientos de X-men: Primera generación y convencerlos de que hay que detener a Mística.
Los seguidores del cómic se habrán dado cuenta de la cantidad de cambios que los guionistas se han visto obligados a introducir en la historia original si querían tener continuidad tanto con la trilogía inicial como con la precuela y las películas de Lobezno estrenadas.
Pero antes de que los puristas empiecen a quejarse, que piensen en la cantidad de adaptaciones, inspiraciones, reescrituras, reimaginaciones o reinterpretaciones que hay en los propios cómics. De hecho, la historia original tiene sus secuelas: “Días del futuro presente” (con Los 4 fantásticos y X-force), “Days of future yet to me” y “Days of  future tense”, y hasta una precuela: “Lobezno: Días del futuro pasado”.
Así que hay que tener en cuenta que no tenía ningún sentido que volvieran a retomar la trama del asesinato del Senador Robert Kelly (puesto que sucede en X-men y está situado en el 2000), ni podían enviar al personaje de Kitty Pryde al pasado (puesto que era sólo una niña en esa misma película y en 1973 -año en el que suceden los acontecimientos pasados de la adaptación- la versión del personaje de las películas no había nacido).
Además, han introducido personajes nuevos, entre los que destacan Quicksilver (sus escenas son absolutamente mágicas y ponen un punto de humor donde el argumento puede resultar más cansino -en las explicaciones del viajero temporal-) y Blink como los mutantes con los poderes más sorprendentes y novedosos (como siempre los efectos especiales son espectaculares, y, aunque son una constante en la saga, se mejoran con cada entrega).
Del guión hay que destacar las continuas referencias a las anteriores películas (tanto con personajes como con conversaciones) y las bromas con la historia humana, detalles sutiles y que pueden parecer nimios, pero que ayudan a dar un trasfondo realista a la historia mutante y cómo podrían vivir perfectamente entre nosotros, modificando la historia con sus actos. Además de arrancar más de una carcajada entre el público.
John Ottman se ha encargado de componer la música instrumental y realizar el montaje (como ya hizo en X-men 2), por lo que ambos están perfectamente sincronizados y encajan con temas muy espectaculares y piezas más intimistas, ofreciendo ritmo a la complicada trama y al extenso metraje, que parece bordear la reiteración en la trama del pasado, hasta que la historia del futuro (la parte más sentimental) mejora la película en el último tramo con la batalla final.
El resultado conjunto es una de las mejores películas de X-men de la saga, manteniendo el estilo cercano al cómic de las anteriores entregas (especialmente las dos primeras), eliminando errores, recuperando personajes (como ya advirtió Singer que haría) y abriendo una nueva puerta al futuro de la saga (es admirable cómo ha conseguido hacer una película que es precuela, secuela y casi remake a la misma vez).
Un último apunte: No se levanten del asiento cuando empiecen los créditos, cuando terminan hay una escena de adelanto de X-men: Apocalypse (al más puro estilo de Los vengadores)… ¡Ya falta menos para 2016!

También te puede interesar

5 comentarios sobre “Crítica de ‘X-men: Días del futuro pasado’: Un nuevo acierto y punto de partida de la saga

  • el 25 mayo, 2014 a las 4:50 pm
    Permalink

    Q morro!!!! Yo tmb queria verla YA! Ayer noche era el dia para verlo BIEN en el cine.
    He leido la critica por encima, sin leer spoilers. Todo lo q m ha llegado ha sido positivo. Q t haya gustado, tiene importante valor para mi (por afinidad) y la verdad, m encantan los xmen y bsinger….no dudo d q m vaya a encantar

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2014 a las 6:44 am
    Permalink

    Yo también odio a Oscar… este finde era perfecto para el cine, y toca esperar todavía un par de semanas… la espera será dura, pero tenemos entre medias a Tom Cruise y Angelina Jolie, así que se hará más llevadera. Eso sí, seguro que salgo encantado del cine con la nueva de los mutantes.

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2014 a las 11:17 pm
    Permalink

    Ya la vi y para los que somos fans de X-Men, esta buenísima,te deja con las ganas de que pase el tiempo rápido para ver la que sigue!

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2014 a las 11:23 pm
    Permalink

    Ya la vi en Cinemark XD 3D,la imagen,los efectos especiales,el sonido, son increíbles,la película buenísima para los que somos Fans de X-Men, te deja ansioso de que pase el tiempo rápido para ver que nos preparan para la que sigue.

    Respuesta
  • el 28 mayo, 2014 a las 5:14 pm
    Permalink

    Yo no he podido verla pero lo hare ya que me gustan, soy un gran seguidor de X – MEN, pero con el tiempo todo llega.

    Respuesta

Deja un comentario