Crítica de ‘The Fake’: Un sombrío reflejo del alma humana

Las críticas de David P. “Davicine”: The Fake

El director de The King of Pigs, una de las películas de animación para adultos más importantes y provocadoras de los últimos años, centrada en el tema del acoso escolar en Corea del Sur, y que catapultó los dibujos de Yeon Sang-ho a un territorio inquietante de destrucción reservado generalmente para largometrajes de imagen real, vuelve centrándose en esta ocasión en la religión, y superando su debut. 

The Fake es un thriller que ahonda en la amoralidad del ser humano a través de una animación oscura en el que un pequeño pueblo de Corea del Sur está a punto de ser inundado por la construcción de una presa, y los habitantes han caído bajo el hechizo de un carismático pastor evangelista, quien les ha prometido un nuevo hogar y un lugar en el cielo a cambio de sus ahorros. En medio de toda esta corrupción irrumpe Min-chul, el violento y agresivo borracho del pueblo que acaba de salir de la cárcel, y el único que no parece caer en las mentiras y engaños del pastor como el resto de vecinos. Una falsedad en la que todo el pueblo parece haberse acomodado, y algo que Min-chul no está dispuesto a permitir.
Desde el principio se muestra la opinión cínica que tiene la película sobre la religión, donde manifiesta claramente que el culto se ha convertido en el centro de la vida en una ciudad que pronto será destruida, y el personaje central de la película, Min-Chul (voz de Yang Ik-joon), el borracho del pueblo, y alguien increíblemente vil y repulsivo, provoca cierto odio a sus vecinos así como al espectador, deseando que algo malo le pase en todo momento para no tener que aguantar más sus impertinencias y violencia innecesaria, pero es el único personaje en esta película que trabaja para detener una estafa que empobrecerá a toda la ciudad. Ciertamente el trabajo que hace Yang Ik-joon en el doblaje es impecable, dotando al mismo de un tono vicioso suficiente para generar hostilidad.
Cual película postapocaliptica, nos introducimos en un mundo sombrío en el que la supervivencia depende de Min-Chul, con muchos de los clichés que requieren los héroes, pero no es ningún héroe, ni aspira a ello, sencillamente es alguien indiferente del mundo que lo rodea, pero que por circunstancias de la vida acaba actuando como lo hace.
Si bien la violencia es inevitable cuando se trata de acoso infantil, no es tan evidente cuando la fe ciega absorve lentamente la capacidad para pensar y racionalizar, lo que hace que la película sea un trabajo psicológico aterrador. Pronto, los cuchillos salen y los cuerpos comienzan a acumularse, entrando en una espiral de violencia y carnicería que se siente como una concesión a las convenciones del cine de acción. Nadie niega la visión pesimista de Yeon de la condición humana, pero hay bastante moderación sobre todo cuando se detiene en los sonidos de los lamentos de los aldeanos, ofreciéndose a sí mismos a la oración en la soledad. Una mezcla de adrenalina en la violencia e infusiones relajantes en las penurias del pueblo.
La animación también nos lleva a ese mundo visualmente oscuro, y constantemente nos recuerda que, con toda probabilidad, ese mundo realmente es el lugar miserable que Min-Chul dice que es. Captura el desolado entorno sombrío de la historia en contraste con los rostros de los personajes, sus ceños fruncidos y trazos angulares. No es una animación excelente como lo podamos decir de la animación 2D de Disney o Ghibli, ni siquiera de la animación europea que surge de las novelas gráficas, es una animación hecho por y para la narración de la historia, sin intentar que la misma quite peso a la trama, aunque apoya totalmente lo que quiere mostrarnos, con el contraste que muestra entre el día a día de la arruinada y triste gente del pueblo con los tonos pastel ligeramente brillantes de la fraudulenta iglesia algo. 
The Fake sirve de hilo conductor para mostrar la contradicción entre la verdad y la realidad, la construcción de un mundo oscuro en el que creer en algo, siendo un gran desafío para la evangelización atea.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: