Crítica de ‘10.000 noches en ninguna parte’: La vida a flor de piel

Las críticas de Fernando Quintero: 10.000 noches en ninguna parte
10.000 noches en ninguna parte se adentra en la historia de Equis, un hombre que ha madurado a la fuerza y que perdió su niñez y adolescencia por culpa de una situación familiar delicada. ¿A qué ciudad y a qué tipo de vida lleva el camino de su libertad? ¿París, Berlín o Madrid? ¿Cuál es la decisión correcta que debe tomar Equis? ¿Se puede optar por una vida mientras piensa a la vez que la correcta es otra? ¿Hay algo malo en descubrir a los 40 años que no se quiere crecer más?

“No esperen la típica película cuya acción comienza a los 15 minutos.” Con esta entrada, nos dejaba el escenario libre Ramón Salazar para la proyección de 10.000 noches en ninguna parte en el pasado SEFF. Cierto es que la puesta en escena no es tan movida como acostumbramos, pero eso pasa porque el cine comercial nos ha malacostumbrado y nos ha cerrado las miras hacia el cine de verdad. Aquel que servía de estímulo en los momentos buenos y malos de la vida y que, con solo sentarte en la butaca, te hacía olvidar todos tus problemas y resolver todas tus dudas, levantándote el ánimo y ayudar a superar malos momentos presentes o futuros y por lo menos, así lo he podido comprobar.
El director y guionista malagueño ha hecho de esta película un mundo paralelo en el que nos podemos encontrar de un momento a otro en París disfrutando como niños chicos haciendo de la ciudad nuestro patio de juegos, en Berlín experimentando como si de fuéramos veinteañeros o en Madrid, haciendo de nuestra madurez una asignatura obligada. Tres vidas de la que podemos elegir la que más deseemos. 
Salazar ha creado un personaje único bajo mi punto de vista. Un don nadie el cual influye en la vida de los demás de tal manera que el resto de los personajes no conciben un mundo sin él y en el que les afecta de tal manera, que hace las veces de amigo invisible de ellos y esto es un punto sugerente de esta película. En ella podemos comprobar como de tanto en tanto, Ojos de Faro (como le llama el personaje de Najwa Nimri en la primera escena al personaje) evade su mente para imaginarse de vuelta a su infancia o para estar con sus amigos ya olvidados y esto hace que cree una vida paralela en la que quizá se está inventando estas historias o probablemente el  resto de personajes se lo están inventando a él. Esto nos hace dudar si el personaje está aprendiendo de ellos o son los demás los que han aprendido de él.

Esto lo ha logrado conseguir Andrés Gertrúdix con su magnífica interpretación o mejor dicho, con sus tres interpretaciones distintas. Aunque el resto del reparto ha tenido la gran culpa de la interpretación de Gertrudix, puesto que para ello, el actor debe sentirse cómo al poder interpretar lo que se le pide y sin este equipo interpretativo que le ha acompañado en todo este viaje, no hubiera llegado casi a la perfección. Y ya que hablamos del reparto,  no hay que olvidar la forma excepcional en que se han encontrado desde el primero hasta el último hasta el último de ellos. Si me parase a definirlos a cada uno, no acabaría nunca, pero si me gustaría hacer un pequeño hincapié en la magnífica interpretación de Najwa Nimri y Lola Dueñas. La luchadora y la infantil respectivamente, que han conseguido sacar lo máximo en y han hecho que sus personajes requieran un fuerte cariño por parte del espectador.
A todo esto hay que sumarle el resto de elementos que han conseguido que esta película se haya convertido en una sinfonía de emociones. La fotografía, la localización, el vestuario… Todo ello se ha fusionado en un conjunto que ha conseguido permitir que nos convirtamos en el protagonista de la cinta e imaginarnos que en todo momento podemos escapar a un lugar mejor. 
El resultado de todo esto es el mismo que evocaron los responsables que han transformado 10.000 noches en ninguna parte en realidad. Dejarnos con los sentimientos a flor de piel, los ojos inundados en lágrimas y reflexionar sobre el por qué de muchísimas cosas.

Nota: Crítica recuperada y editada de su primera publicación con motivo de su proyección en el X Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: