Crítica de ‘Brick mansions (La fortaleza)’: Tan digital e incoherente como innecesaria

Las críticas de Óscar M.: Brick Mansions (La fortaleza)
Llega una de las últimas películas del fallecido actor Paul Walker, en esta ocasión un remake de una película francesa llamada Distrito 13 que también fue producida y escrita por Luc Besson, Brick Mansions (aquí estrenada con el subtítulo de La fortaleza).
Un remake que se estrena diez años después de la primera película y tras una secuela que se estrenó en 2009, pero sólo se basaba en el “escenario” escrito por Besson. Esta versión americana, que parte de la misma historia, cumple todos los errores que ningún remake debería cometer.

Inicialmente porque Brick Mansions es innecesaria (como la mayoría de los remakes), pero definitivamente porque toma la historia original y la destroza, dando importancia a personajes que eran anecdóticos en la original o desbaratando una historia más o menos sólida hasta convertirla en el tramo final en una consecución de escenas absurdas, diálogos tópicos y una resolución insatisfactoria al mismo tiempo que irreal (y con cambio de bando incluido).
La película parece intentar ser una nueva versión actualizada del clásico de los años ochenta 1997, Rescate en Nueva York, o quizás una versión urbana de Robocop (por lo de ambientarla en la futura ciudad de Detroit), pero el resultado es más chapucero que bajar a hacer la compra en bata y zapatillas de estar por casa.
Tras una introducción de más de diez minutos donde ya vemos que David Belle se gana la vida saltando de edificio en edificio sin camiseta y en chándal, la película está plagada de peleas excesivamente coreografiadas (en algunas hasta se notan los dobles de cuerpo de los actores), saltos temporales mal resueltos, incoherencias narrativas (como la claustrofobia del protagonista, la cual la tiene en un coche, pero no en un ascensor), villanos arquetípicos (que se esfuerzan en derrochar poca moralidad y lo que hacen es generar poco interés en el público) y frases del tópico policía buenazo y guapo que trata de hacer el bien, pero sólo está rodeado de maldad.
Podría haber resultado algo más interesante si los atléticos saltos del protagonista no desaparecieran hasta casi la parte final, o si no hubieran abusado de unos efectos digitales dignos de película de bajo presupuesto (ya sabéis, esos en los que la iluminación o la textura del efecto parece hecha con Paint).
La verdad es que poco podía esperar de una película donde aparece RZA (ese cantante de rap empeñado en meterse en el mundo del cine, a pesar de haber protagonizado la soporífera y sólo recomendable a nuestros enemigos El hombre de los puños de hierro), pero Walker tampoco parece estar muy centrado en el argumento.
Brick Mansions (La fortaleza) es una película recomendable para canis y chonis de barrio, chandaleros y vigoréxicos de gimnasio (una única neurona para subir y bajar las pesas), aficionados a los tatuajes y a los saltos acrobáticos (sin ánimo de ofender a ninguno de los anteriores), ya que lo único positivo de la película es su corta duración, porque ni artística, ni musicalmente, ni si quiera como película de acción será recordable. De hecho, ya casi la he olvidado.

2 comentarios en «Crítica de ‘Brick mansions (La fortaleza)’: Tan digital e incoherente como innecesaria»

  • el 11 enero, 2015 a las 03:32
    Enlace permanente

    uf gracias, me has salvado de ver esta pelicula, en este caso prefiero mil veces la francesa que este remake de mierda. no se porque las ganas de hacer remakes de peliculas que no lo necesitan.

    Respuesta
  • el 1 noviembre, 2015 a las 21:19
    Enlace permanente

    En lo personal y como publico que goza de ver peliculas, me he visto las dos peliculas y creo que brick mansions es mejor que la versión francesa. De hecho las escenas de brick mansions son mas comprensibles y brindan mas satisfaccion de verla que la version francesa. YO me quedo con brinck mansions.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: