Crítica de ‘Need for speed’: Una adaptación con poco gas

Las críticas de Óscar M.: Need for speed
¿Qué necesidad había de adaptar una saga de videojuegos sobre carreras de coches al cine? Pues como la saga de A todo gas tiene (incomprensiblemente) éxito, había que hacer lo mismo, pero diferente y no se les ocurrió otra cosa que adaptar el videojuego que, probablemente, fue la idea para A todo gas.
Need for speed llega en el momento justo en el que la cartelera descansa de las secuelas de A todo gas (independientemente del fallecimiento de uno de sus protagonistas) y llena el hueco de las carreras de coches para los aficionados al videojuego y a la adrenalina sobre cuatro ruedas.

Es una lástima que parezca que el rodaje ha ido más rápido que el guión, puesto que la película está plagada de situaciones típicas, diálogos absurdos olvidables que no aportan nada (y, lo que es mucho peor, repetitivos), chistes desafortunados y poco divertidos y es previsible desde el minuto uno.
No hay factor sorpresa. Casi desde el inicio se sabe qué rumbo va a tomar la historia, qué personaje va a morir y cómo se va a desarrollar toda la trama. Es una verdadera pena, porque con un poco que hubieran elaborado el guión (y obviado los clichés del bueno de blanco y el malo de negro -en el coche o en su vestuario-), las carreras de coches estarían justificadas y no parecería que hay relleno entre ellas.
Dejando de lado la verosimilitud de los saltos, piruetas y giros imposibles (si fueran realistas, al tercer cambio de sentido habrían quemado tanta llanta que no podrían seguir conduciendo), hay que destacar las licencias del guionista (como repostar en marcha o el rescate del helicóptero), dignas de una película de ciencia ficción y magia.
Desde el punto de vista interpretativo, Aaron Paul es lo más destacable (¡y ya es decir!), aunque su personaje casi no se distancia del de Breaking bad (la diferencia es que no es drogadicto), y, además, su altura es la media de los actores que aparecen en la película (todos rondan el metro setenta pero en la película casi parecen hobbits).
El resto del reparto tiene un aprobado justo, siendo muy considerado, pero no voy a pasar por alto la horrible interpretación de El Joker (el hombre anteriormente conocido por tener la cara de Michael Keaton): sobreactuado, sobreoperado, sobre todo, sobra. Del todo. Keaton está desatado en un personaje que podría haber sido virtual y la película no lo habría echado de menos.
El director Scott Waugh está más especializado en el mundo de los dobles para las escenas de riesgo y se nota: mucho movimiento en la carretera, tomas aéreas, cámara subjetiva en los accidentes y mucho plano donde no se ve al conductor, aunque este detalle le pasa factura en la carrera a tres coches, puesto que no se sabe qué personaje va dentro de cada coche.
La película intenta ser melancólica y profunda apoyándose en una banda sonora melódica que alterna temas con composiciones más eléctricas reservadas para las carreras, pero al tener un guión tan débil, algunas escenas llegan a resultar ridículas musicalmente, bordeando peligrosamente el patetismo y la pretenciosidad.
Volviendo al principio, ¿Era necesaria esta adaptación? Pues realmente no mucho: No es un hito para historia del cine, ni supone una alternativa que la diferencie de A todo gas, pero no es de las peores adaptaciones de videojuegos (el podio aún lo conservan Doom, Super Mario Bros. y El príncipe de Persia).

Es entretenida, aparecen coches deportivos de los que gustan a los aficionados y no se hace muy cuesta arriba, aunque sí es previsible y soporífera para quien quiera algo más de profundidad. Una pena que se quede (argumentalmente) a medio gas.

5 comentarios en “Crítica de ‘Need for speed’: Una adaptación con poco gas

  • el 24 marzo, 2014 a las 08:56
    Permalink

    Nunca me ha interesado esta película más allá de la presencia de Aaron Paul. Supongo que se estrellará en taquilla.

    Por cierto ahora me entero que Prince of Persia está en el podio ese. De hecho yo la pondría junto a las pocas conversiones de videojuegos a películas que se salvan.

    Respuesta
  • el 25 marzo, 2014 a las 08:12
    Permalink

    Saliendo un poco por la tangente de las comparaciones: a mi "A todo gas" me encanta (como me encanta Ocean's Eleven, las veo similares en cuanto al objetivo que tienen).

    Y del podio citado, me parece muy buena Prince of Persia, pero en cambio la película de Doom no me gustó nada.

    Respuesta
  • el 31 marzo, 2014 a las 15:04
    Permalink

    jajajaja cojonuda la crítica. Estoy completamente de acuerdo en todo, y la verdad me he echado unas risas en lo de michael kane. la verdad es que se merecía un comentario de ese calibre, por dios que papelon!
    si te interesa intercambiar opiniones puedes leer mi crítica sobre el mismo film en cintasperdidas.com. Un saludo!

    Respuesta
  • el 19 agosto, 2014 a las 09:08
    Permalink

    Hola a todos, ante todo yo creo que una película hay que criticarla desde una perspectiva, si lo que buscamos en este titulo es una película para hacer que pensemos o ver buenas actuaciones no vamos bien encaminados, si lo que queremos ver es buena acción sobre ruedas ya mucho mejor.

    Ya solo el inicio de la película con un homenaje a una de las mejores escenas de persecución de la historia como "Bullitt" (1968) deja claras cuales son las intenciones de esta película; que los amantes de los coches disfrutemos.

    Y vaya que si disfrutamos, en primer lugar, escenas filmadas con pulso y decisión, como antaño, efectos visuales minimos, nada que ver con el desprosito de efectos visuales y montajes caóticos de la serie A todo Gas.

    Esta es desde mi punto de vista una de las mejores películas de coches y persecuciones que se han hecho en los últimos años, por no decir la mejor desde inicios de siglo.
    Hasta hace poco para recomendar una buena pelicula de coches y persecuciones teniamos que remitirnos a "Punto Limite Cero" (1971), "La indecente Mary y Larry el Loco" (1974), "Cannonball" (1976), "Los Caraduras" (1977) y en general todo el cine hecho en los años setenta incluso policíaco y thriller.

    Ahora por fín, esta es una película actual que no defraudara a los que realmente valoramos el trabajo hecho por los especialistas, los buenos montajes cinematográficos y las escenas reales sin efectos digitales.

    Un saludo a todos!

    Respuesta
  • el 19 agosto, 2014 a las 10:13
    Permalink

    Muchas gracias por tu comentario, Anónimo.

    Vista en perspectiva, es más realista que la saga A todo gas, pero interpretativamente y a nivel de guión se podría haber hecho mucho más.

    Un saludo,

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: