Crítica de ‘300: El origen de un imperio’: El resurgir de la adrenalina

Las críticas de David P. “Davicine”: 300: El origen de un imperio

Basada en la última novela gráfica de Frank Miller, “Xerxes”, y narrada en el impactante estilo visual de su predecesora, 300: El origen de un imperio lleva la acción al campo de batalla (esta vez, en el mar) y nos narra los intentos del general griego Temístocles de unificar toda Grecia dirigiendo el cambio que modificará el curso de la guerra. La película cuenta cómo se enfrenta Temístocles a las invasoras fuerzas persas capitaneadas por el rey Jerjes (mortal devenido en dios), y Artemisia, la vengativa comandante de la armada persa.

300: El origen de un imperio es  menos atractiva que la primera 300, en el sentido de no contar con el factor sorpresa de su estilizada forma de narrar la historia, repleta de pantallas verdes, tal y como sucedió en 2007. También hay muchas menos cosas sobrenaturales, con bastante ausencia de magia o bestias míticas, pero la película, dirigida ahora por el director Noam Murro, toma a su favor la principal novedad de la película: Eva Green, dando vida a una mujer nacida griega, pero traicionada por ellos y rescatada y criada por el mensajero persa que Leonidas “derribó” en el pozo en 300, convirtiéndose finalmente en la feroz Artemisia, comandante del rey Darío.


Eva Green no es la protagonista principal de la historia de 300: El origen de un imperio, pero es sin duda la estrella, pues con un 40 por ciento de tiempo en pantalla, se hace con el 90 por ciento de la diversión, ya sea decapitando un espía y luego besando con lengua los labios de esa cabeza cortada, o tratando de tener una escena de sexo acrobático. Los otros actores casi no tienen relevancia. Lena Headey aparece durante unos minutos como la reina Gorgo de nuevo, y Temístocles, interpretado por Sullivan Stapleton, es el protagonista absoluto, pero no por ello el que sea recordado tras la película, aunque sí en los libros de historia, dado que no transmite la intensidad que logró Gerard Butler como Leonidas. De hecho, cualquier escena sin Green en ella es algo que debería corregirse, pues cada instante que sale en pantalla lo hace con una ferocidad sin precedentes, con cierto toque a la Cleopatra de Elizabeth Taylor, puede que por su maquillaje de ojos, puede que por la ambientación que recibe en cada secuencia, o por los espectaculares vestidos que luce durante toda le película. Mención especial merece Rodrigo Santoro, que repite en su papel de Jerjes, exactamente igual que en la original, con escenas casi calcadas, pero también se deja ver con aspecto normal, para que sus fans reconozcan al actor.
Realmente no estamos ante una secuela, tampoco una precuela, ni un spin-off, es más bien una narración de los acontecimientos que tuvieron lugar en paralelo a la batalla de las Termópilas vista en 300, ampliando con información previa y posterior a esa historia. Cuenta un asalto persa diferente en Grecia. Como Jerjes es quien es, y es atacado por Leonidas, como concluye la historia original ya vista, mientras Artemisia lidera un asalto naval. La película comienza justo donde terminó la primera, para regresar a los acontecimientos previos, y luego a lo largo del mismo hilo temporal de 300, para acabar narrando lo que provocó la muerte de Leonidas… quizás es un poco lioso, pero qué más da, nadie acude a ver esta película para recibir una lección de historia, aunque conocerá mucho más de las batallas de Maratón, las Termópilas y Salamina gracias a ella.
Eso sí, no solo hay luchas en el campo de batalla, pues hay una escena de sexo en 300: El origen de un imperio que es pura tensión, digna de estar a la altura de escenas vistas en Una historia de violencia, 9 semanas y media y cualquier película que contenga escenas que se puedan encajar en este perfil. Incluso podría decirse que recuerda un poco a la escena de la piscina de Showgirls, por el nivel de sorpresa y situación inverosímil con el que se representa la lujuria cual coreografía de pelea de Broadway, pero con quejidos de Eva Green mientras se inclina sobre una mesa con planos y figuras de guerra. 
En lo que respecta a la esencia de la original, a las escenas de lucha, no han perdido un ápice de interés, y Murro recicla las peleas con cámara lenta, frenazos y acelerones de ritmo, similares a los de Zack Snyder en 300, pero también aporta algunos nuevos planos de acción y, sobre todo, en agua. Lo mismo ocurre con los chorros de sangre estilizados, que en 3D parecen salpicarnos con una densidad poco habitual o real, pero sirven para introducirnos en las secuencias, siendo la sangre y el polvo (real, no seáis mal pensados) ambiental lo que da tridimensionalidad a la cinta, además de ciertas secuencias de armas acercándose a la pantalla. 
Tal vez el éxito de la serie Juego de Tronos impulsara a Snyder y compañía a realizar su propio melodrama de espadas, intrigas y sexo, más allá de una mera secuela de 300, reforzada ahora por Green. Puede que la película llegue demasiado tarde para hacer valer todos sus efectos, en parte culpa del retraso de Frank Miller en realizar un nuevo cómic en el que basarse, sin embargo, en comparación con otras nuevas películas épicas, estamos ante el resurgir de las fantasías épicas, violentas y explícitas como la guerra misma. Imprescindible para fans de la original, así como para cualquiera que disfrute en el cine con la adrenalina por las nubes.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

6 comentarios en “Crítica de ‘300: El origen de un imperio’: El resurgir de la adrenalina

  • el 7 marzo, 2014 a las 20:20
    Permalink

    Hoy si va de cine…

    Mañana vamos a ver "El lobo de Waall Stret" y a continuación tengo empeño en ver la de "12 años de esclavitud" ya que están en cartelera estos días y nosotros también a mano y apovechamos ya que el buen cine nos encanta y ya no espicifico más para no herir sentimientos…

    Un abrazo david y pasa un feliz fin de semana!!

    Atte.
    María Del Carmen

    Respuesta
  • el 9 marzo, 2014 a las 10:54
    Permalink

    La primera es un peliculón. Quizá no apta para cinéfilos gafapastas, pero es entretenimiento puro. Ésta igual no alcanza ese nivel, pero la ponen bastante bien también. Tengo ganas de ir a verla.

    Respuesta
  • el 13 marzo, 2014 a las 01:04
    Permalink

    No esperaba mucho de ella, pero después de vuestra crítica le daré una oportunidad, la primera me encanta.

    Respuesta
  • el 13 marzo, 2014 a las 08:49
    Permalink

    Yo la he visto y creo que es de las pocas en que puede decir que segundas partes no fuero. Buenas. Esta lo es y aunque pierda la espectacularidad gana en que te cuenta toda la historia. Gerard Butler incluso muerto tiene protagonismo en esta a través de su cadáver (no rodó escenas nuevas).
    Eva Greenpeace se come la pantalla y nos enseña a un personaje, incluso con escenas de sexo enseñándonos que tiene un cuerpo de muerte.

    Gran película me rex pagar la entrada,si te gusto la primer aunque la vieras en DVD o en la tv esta te gustara también.

    Respuesta
  • el 25 marzo, 2014 a las 08:27
    Permalink

    Varias ideas me produce esta crítica, así que felicidades o primero:
    – Totalmente de acuerdo con lo que dices de Eva Green. Habría que premiar al que tuvo la idea de incluirla en la película.
    – Es verdad que es una ampliación de la primera, y eso a mi sí me parece más novedoso, y creo que además lo resuelven bien.
    – No había pensado en Juego de Tronos, pero al leerlo, no me cabe duda de que fue así.
    – Temístocles mucho mejor que Leónidas.

    Un abrazo

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: