Crítica de ‘Al final todos mueren’: Pequeñas historias sobre el fin del mundo

Las críticas de Herminio Cardiel: Al final todos mueren
Sí, suena a SPOILER pero realmente es lo que pasa en esta película. El título ya te avisa del final: Al final todos mueren. “Vaya mierda”, pensarán algunos. Ni mucho más lejos. Esperad. Aguantad un poco. En esta valiente broma radica una de las claves de la película. Cómo incluso sabiendo el final puedes disfrutar de buenas historias. Y es que ése fue el punto de partida que se propusieron Javier Botet, Roberto Pérez Toledo, Pablo Vara y David Galán Galindo. Contar varias historias con sus originales puntos de vista y que tuviesen en común contar situaciones momentos antes de que un meteorito impactase contra la Tierra. Y así les apadrinó Javier Fesser. Con un punto de partida tan original, ¿cómo no apoyarles e incluso aportar un prólogo y un epílogo para la historia?

Javier Fesser, el “George Lucas español”, de sobra conocido por todos por geniales películas como El milagro de P. Tinto o Camino, nos cuenta el prólogo y epílogo de la película. Enmarcando la acción en el espacio con dos astronautas (con sorpresa incluida) que serán espectadores de la catástrofe del meteorito. Si te gustó Gravity, no te pierdas estas piecitas. El más puro estilo Fesser en una carta de presentación que arranca sonrisas.
Javier Botet, “el actor de los personajes imposibles”. ¿Quién no ha sentido un escalofrío o ha pegado un bote del susto al ver al gran Botet en películas como Rec, Mamá o Las brujas de Zugarramurdi? Actorazo que hace preguntarnos muchas veces si el retoque digital es necesario para crear personajes extraños. Esta vez le vemos dirigiendo también un segmento interesante. A medio camino entre el más puro Fincher en Seven y un sangriento Tarantino, nos cuenta “42 días antes del impacto”. Con su propia interpretación y la de Teresa Soria Ruano, en papeles de psicópata y de víctima, hará revolvernos en la butaca varias veces. Tensión acumulada resuelta brillantemente. Miedo por lo cruel que puede ser la humanidad. Brutal el momento de las fotos en la pared. No me gustaría encontrarme con este señor por la calle. 
Roberto Pérez Toledo, “el irónico del amor”. Vuelve a conseguirlo, una y otra vez. Lo hizo con sus cortos Los Gritones o Rotos. Nos deleitó con su peli Seis Puntos Sobre Emma. Y ahora en su segmento de este largo, Roberto vuelve a darnos su visión sobre el amor. En “13 días antes del impacto” nos muestra cómo entre la gente, ante el fin del mundo, surge la necesidad de declararse inconscientemente unos con otros. Unos zombies del amor protagonizados por las caras conocidas Alejandro Albarracín, Laura Díaz, Andrea Duro, Dani Herrera, David Mora, Andrea Ros, Juan Trueba y Javier Zapata. Consigue con su interesante y siempre original planteamiento, mostrar dos caras del amor. La verdadera y la falsa. Historia que da que pensar sobre la naturaleza humana. Contada en el sitio más insospechado del mundo: una piscina. Roberto, eres un romántico del fin del mundo.
Pablo Vara, “el hombre que siempre estuvo allí”. Cortometrajista muy presente en el panorama audiovisual con trabajos como Extraños, Teen Wars o Solos. Festival al que vas, allí hay un corto de Pablo Vara. Nos cuenta en “8 días antes del impacto” cómo varios amigos se refugian lejos de la ciudad para vivir ese apocalipsis con la gente que quieres. Rostros como Daniel Pérez Prada, Miguel Ángel Muñoz, Macarena Gómez o Manuela Vellés marcan lazos, antiguos conflictos y un afán de supervivencia. Cómo lo que parece una simple reunión de amigos, puede convertirse en el mayor caos. Nunca una cena tuvo tanta tensión y tanta capacidad de claustrofobia.
David Galán Galindo, “el hijo que Álex De la Iglesia le hubiese gustado tener”. Cada vez se escucha (y escucharéis) más este nombre. Que no se os olvide. Cortometrajista de lujo con potentes trabajos como Curvas, Not Again, Rigor, La Apuesta de Pascal o Push Up, hace reír y estremecer por donde pisa con sus creaciones. Esta vez se atreve con “3 horas antes del impacto”. Ojito señores con este segmento. El último, pero no el menos importante. La historia cuenta cómo un vendedor de cómics, Ismael Fritschi, tiene que ayudar a Elisa Mouliáa a traer al mundo al último niño de la humanidad. Al inicio puedes pensar “cómics, espadas láser, trajes de superhéroe, apariciones incluso de Alan Moore… frikismo exacerbado”. No, no, no… ¡¡NO!!. David Galán cierra una película de manera magistral. Poniéndote los pelos de punta. Emocionándote a más no poder. Geniales diálogos. Geniales actuaciones. Ternura absoluta de Ismael. Risas y lágrimas de Elisa. Cada palabra cuenta. Cada mirada aporta. Nos enamoramos de los personajes. La historia nos sorprende. Reímos, nos extrañamos, nos emocionamos y… ¡qué coño! Se nos escapa, no una, varias lágrimas al ver el mejor trabajo de David. Después de este postre, ya me puedo morir a gusto; con un cómic en una mano y mirando la sonrisa de Elisa.
Crítica de 'Al final todos mueren': Pequeñas historias sobre el fin del mundo

En resumen, una película de bajo presupuesto con altas dosis de calidad. Si esto es lo que son capaces de hacer estos realizadores con poco dinero, no me quiero ni imaginar lo que podrían hacer con presupuesto Hollywood. Una película que entretiene. Que abre puertas. Que de primeras parece que las historias no tienen nada en común (a pesar de las conexiones entre las mismas), pero al verlas todas te queda una sensación de haber disfrutado de algo único, original y hecho con mucho arte y cariño. Golpe de efecto a la industria de Hollywood. Contando una historia del fin del mundo, con pocos medios, pero con mucho ingenio. Ganamos. No cuento más, el 31 de octubre en cines tienes la oportunidad de disfrutarla. Y sí, al final… todos mueren, pero el buen cine se salva.

Un comentario en «Crítica de ‘Al final todos mueren’: Pequeñas historias sobre el fin del mundo»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: