Terry Gilliam ataca a ‘Transformers’ y continúa con su proyecto maldito

En una entrevista reciente, Terry Gilliam (director de 12 monos y Brazil) ha atacado a las películas del estilo de Transformers, la cual ha sido “obligado” a ver durante un vuelo recientemente.
Según el director, “te sientas y ves las explosiones, pero no soy capaz de explicar de qué va la película”, ya que “la película martillea a los espectadores hasta la sumisión”, “está influenciada por los videojuegos, pero, al menos, en los videojuegos tú estás implicado, en estas películas te dejan fuera”.

“En las películas hay mucha fantasía, no veo muchas de ellas porque ya todo es posible. No hay tensión. ¿La gente puede caer por el borde de un edificio que se está desmoronando y no se hace trizas?. Los planos son espectaculares, pero si no hay consecuencias y no hay gravedad, ¿de qué sirven?. No volveré a ver una película de Hollywood nunca más”, ha concluido el director.
Gilliam nunca ha tenido una buena relación con el mundo del espectáculo americano. Tras los problemas de la película Brazil (y su estreno recortado) o el fracaso de Las aventuras del Barón de Munchausen, el director abandonó toda producción estadounidense, hasta que regresó con 12 monos. Tras ella llegaron Miedo y asco en Las Vegas, El secreto de los hermanos Grimm, Tideland y El imaginario del Doctor Parnassus.
La producción de esta última sufrió bastante con el repentino fallecimiento de su actor protagonista Heath Ledger, y no se recuperó hasta que Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law se involucraron en el proyecto para terminar el legado de Ledger interpretando a su personaje.
Por otra parte, el proyecto más maldito de Terry GilliamThe man who killed Don Quixote (o “la película que no nos atrevemos a nombrar”, como él mismo la ha llamado), continúa su camino. La producción se inició en el año 2000 y tras inundaciones, una lluvia de granizo y los problemas ocasionados por los aviones de una base de la OTAN cercana, la producción se paralizó cuando Jean Rochefort sufrió una lesión de espalda (tenía una hernia de disco en la espalda y no podría continuar el rodaje). Las compañías de seguros reclamaron 15 millones de dólares y se hicieron con el guión.
Toda esta aventura quedó reflejada en el documental Lost in La Mancha, una producción que aterroriza a todo director que se atreve a verla. Recientemente, Gilliam pudo recuperar el guión y contaba con Robert Duvall y Ewan McGregor para protagonizarla.
Pero, de nuevo, no se llegó a ninguna parte y Gilliam se encoge de hombros ante la pregunta de si no es el momento de abandonar esta peculiar batalla contra los molinos de viento. “La última vez que trabajé fue en la década de los 60, en la planta de ensamblaje de Chevrolet en el turno de noche. Cuando dejé de fumar decidí que no volvería a trabajar para ganar dinero. Creo en las cosas que hago”, ha declarado el director.
Fuente: LA times

También te puede interesar

Deja un comentario