‘Robin Hood’: Revisitando de nuevo al personaje

Las críticas de José A. Murillo: Robin Hood

Primero empezaré diciendo que la película me defraudó en su primer visionado, puesto que como bien dijimos en una critica anterior, estuve de acuerdo en todo lo que en ella se refleja, pues uno espera más acción y más tensión que no aparece en ningún momento.

Dicho esto, le he dado una segunda oportunidad, y he de decir que me ha encantando, quizás porque ya sé lo que voy a ver, es decir, la creación de Robin Hood, en la versión, si cabe, más real que uno pueda ver, juntando los hechos históricos en los que se basa la leyenda con el mito, haciéndola mucho más creíble.

La actuación de Russell Crowe, genial en su papel de arquero del rey, haciéndolo muy humano y nada heroico, un hombre que intenta llegar a Inglaterra después de luchar en las cruzadas, y que poco a poco los hechos que van aconteciendo le harán tomar el papel del héroe en que se va a convertir.

Lo dicho anteriormente sirve para Cate Blanchett en el papel de Lady Marian, alguien que se ha endurecido física y psicológicamente a causa de la vida que tienen que llevar en una Inglaterra donde los hombres están en la guerra y la gente se muere de hambre, haciendo un personaje más real y más fuerte emocionalmente.

Especial mención a Max von Sydow en el papel de Sir Warlter Loxley, en el que se recrea y borda como tantos otros trabajos del veterano actor.

Mark Strong es el gran malo necesario en esta película, dejando en un segundo papel al Sheriff de Nottingham, pero no olvidemos que todavía no está creado el personaje. Eso sí, cuando se define el personaje de Robin Hood, aparece el Sheriff muy bien dibujado por Matthew Macfadyen. También tenemos a William Hurt luciendosé estupendamente. Oscar Isaac cumple en su papel de Príncipe Juan. Tenemos al Gran Ricardo Corazón de León interpretado magistralmente por el gran Danny Huston y a Mark Addy como Fray Tuck , y así un sin fin de secundarios que hacen un reparto de lujo en cuanto a interpretaciones se refieren.

Una vez sabemos que vamos a ver la creación de la leyenda como climax final de la película, ésta no deja tiempo al aburrimiento, haciéndola muy fluida, aunque es cierto que se echa de menos más acción, como suelen tener este tipo de películas, y que hubiera conseguido hacer de ella un blockbuster.

El hecho de que Ridley Scott esté detrás de la cámara ayuda a crear una película épica del personaje en cuestión. Sobre si habrá secuela, creo que seria un error, puesto que lo que ha pretendido contarnos es la historia menos conocida y realista del mito, saliendo de los tópicos del personaje, y es justo lo que falta a propósito en la película. Pero claro, uno seguro al cien por cien no puede estar, y menos cuando suele haber tanto dinero por medio.

Resumiendo, he disfrutado mucho más en su revisión y no puedo hacer otra cosa que recomendar una segunda oportunidad, para colocar está película donde cada uno crea que merece estar.

Os recordamos que el argumento comienza en la Inglaterra del siglo XIII donde Robin Longstride (Crowe), un magnífico arquero que ha luchado en las Cruzadas al servicio del rey Ricardo Corazón de León (Danny Huston), vuelve de Tierra Santa luchando contra los franceses y saqueando poblados. Mientras tanto, en Inglaterra, el príncipe Juan Sin Tierra (Oscar Isaac), un hombre sin carácter e incapaz de hacer frente tanto a las rebeliones internas como a las amenazas externas urdidas por el pérfido Godfrey (Mark Strong).

Nota del autor: La edición evaluada corresponde al Blu-Ray editado en España.

También te puede interesar

Deja un comentario