‘Ratatouille’: Un chef muy peludo

    Las críticas de Manuel M: Ratatouille (2007)

Ratatouille. Rata. Una rata que quiere ser cocinera. ¡¡Una rata que se convierte en chef en uno de los mejores restaurantes de París!! Un planteamiento muy divertido, para una película que es, posiblemente, la mejor jamás realizada que gire en torno a la gastronomía.
Remy es una rata que vive en Francia, en el campo. A pesar de su naturaleza, es capaz de identificar y distinguir olores y sabores de una manera muy superior al resto de sus congéneres. Además, disfruta cocinando y comiendo bien. Y quiere ser chef. Para ello, y previo un accidentado viaje a París, se pondrá en contacto con el hijo del difunto chef Gusteau (su ídolo gastronómico), y, juntos se abrirán paso en las cocinas de uno de los restaurantes más selectos de la ciudad para convertirse en grandes chefs.

La película es una oda a la gastronomía, a los sabores, a la experimentación culinaria, a la inventiva a la hora de preparar los platos, así como a la alimentación pausada y de calidad. La labor de documentación de los creadores de Pixar fue muy exhaustiva, y se nota en lo detallado de todas y cada una de las situaciones de la película. La presentación y detalles que se nos ofrece en la película de cómo funciona la cocina de un restaurante de lujo es una novedad en el cine, y nos permite entender mucho mejor el mundo de la cocina.
Ratatouille, como no podría ser menos al estar París de por medio, tiene también su parte romántica, pero no roba protagonismo a la gastronomía, que está presente en todas sus facetas: Desde cómo se mueve un cocinero en la cocina, a cómo combinar fresas con queso.
A nivel técnico, los dibujos son de una calidad muy elevada, con un nivel de detalle especialmente cuidado en todo lo relacionado con la presentación de los platos, y un planteamiento y desarrollo de las escenas muy bien llevadas a término. Algunas son muy originales, por ejemplo, aquellas en las que Remy va probando sabores, y luego los va mezclando, identificando sabores con sonidos, creando unas mezclas muy atractivas. Es una unión muy inteligente de la vista con el sonido, para intentar reproducir el olfato.
Es una película, en definitiva, para todos los públicos, pero que será especialmente apreciada por los amantes de la buena mesa.

                            ¡¡¡Que aproveche!!!

Crítica perteneciente al Ciclo dedicado a Pixar.

También te puede interesar

Un comentario sobre “‘Ratatouille’: Un chef muy peludo

  • el 10 julio, 2011 a las 6:24 pm
    Permalink

    La volví a ver la pasada noche en la televisión, y decir que hay películas que como el buen vino ganan mucho con el tiempo y una de esas cosechas, sin duda, sin carecer de mayores méritos que contar una magnífica historia aderezada con buenas e inolvidables escenas acompañadas con una excelente selección musical y unos buenos criterios pasa recordarla.

    Respuesta

Deja un comentario