‘Encontrarás dragones’: La guerra contra los demonios interiores.

Las críticas de Óscar M.: Encontrarás dragones.

Robert (Dougray Scott) recibe el encargo de escribir un libro sobre el fundador del Opus Dei, Jose María Escrivá (Charlie Cox); para ello recurre a su hermético y distante padre, Manuel Torres (Wes Bentley), que fue amigo de la infancia de Jose María, y, a través de su relato, descubrirá cómo se cruzaron sus caminos y se forjaron sus caracteres en medio de la guerra civil española.
Roland Jofeé (el realizador de La Misión) dirige con elegancia y lentitud a unos estupendos actores que destacan acertadamente sobre el argumento que (sin entrar en valoraciones morales, ni argumentar qué bando era el bueno o el malo durante la guerra) relata cómo las condiciones sociales, la familia y las elecciones que toman los protagonistas pueden condicionar el resto de sus vidas: uno decide implicarse en la guerra y el otro mantenerse al margen (lo que le permiten las circunstancias) y convertirse en sacerdote.

Independientemente de la temática tratada en la película, el metraje es excesivo e innecesariamente largo, incluso es aburrido en ocasiones, y aunque el final parece quedarse a medio camino en la parte religiosa, no hay que olvidar que la película trata sobre los demonios interiores del protagonista, Manuel Torres, su participación en la guerra civil española y su relación de la infancia con Escrivá.
Hay que destacar, por encima de todo, la maravillosa interpretación de todos los actores, no sólo de los principales (Wes Bentley y Charlie Cox, que llevan holgadamente todo el peso de la película), sino también de los secundarios, que dan coherencia y estabilidad al relato. Son claves e imprescindibles para la trama las aportaciones de Ana Torrent, Olga Kurylenko, Dougray Scott, Jordi Mollá, Rodrigo Santoro, Unax Ugalde y el resto de actores que realizan unas estupendas interpretaciones.
En la película se recrean y reproducen fielmente (si exceptuamos un leve error en las puertas y ventanas del hospital de 1982) diferentes épocas a lo largo del siglo XX: momentos importantes de la vida de los protagonistas durante los años 1911, 1936 y 1982; en concreto las escenas de Madrid muestran un asombroso realismo y unos minuciosos detalles, que demuestran un gran esfuerzo en la documentación de las diferentes épocas.
Sin embargo, Encontrarás dragones es un título algo confuso y que puede dar pie a malas interpretaciones, además el póster (que muestra una ciudad destruida) y el logotipo de la película con un dragón dentro del título da más pistas de que podría tratarse de una película de ciencia-ficción que de una cuya trama gira sobre la guerra civil y la juventud del creador del Opus Dei.
El título utilizado hace referencia a las palabras que utilizaban los antiguos cartógrafos para definir las zonas del planeta desconocidas y que aún no estaban exploradas; y que, en palabras del director, es una metáfora sobre el resultado de indagar en el interior de las personas; por lo que la frase está muy relacionada con el argumento central de la película.
Por lo tanto, muestra a los personajes en unas situaciones especiales, así como los resultados de las decisiones que tomaron y las repercusiones que tuvieron en el futuro; por ello, es más un relato intimista centrado en los personajes y en sus batallas interiores que en la guerra y la religión en sí.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “‘Encontrarás dragones’: La guerra contra los demonios interiores.

  • el 26 marzo, 2011 a las 7:43 pm
    Permalink

    Bueno, a mi me ha gustado un monton. Tiene aires de gran producción y la realizacion es muy efectista. Nada facil poner pelis de trasfondo algoreligioso: pero lo han logrado.

    Respuesta
  • el 31 marzo, 2011 a las 2:46 pm
    Permalink

    La película no me parece larga, me parece que tiene arritmia, en el sentido de que se queda como colgada en algunos momentos, y en otros sin embargo el argumento avanza a una velocidad sorprendente. Puede tratarse de recortes postproducción. PERO es una película grandiosa por muchos motivos: puesta en escena, música, fotografía, vestuario, interpretación, y sobre todo argumento, sobre el perdón. Algo más la sensibilidad espiritual de un Joffé que se declara agnóstico, pero fascinado con el sentimiento religioso. Sin duda, para encontrar dragones.

    Respuesta
  • el 2 abril, 2011 a las 2:08 pm
    Permalink

    Me pareció una película fantástica. Joffé, desde su posición de agnóstico, plantea muy bien el tema religioso. Se libra de prejuicios. Además, la película demuestra que todavía existen muchas historias buenas que contar. Recomiendo a todos que vayan a verla y que la disfruten.

    Respuesta

Deja un comentario