‘Aficionados’: Una película sobre personas y personajes

Las críticas de Jorge VallejoAficionados

Esta semana ha sido la Premiere de Aficionados en los cines Roxy de Valladolid, con una gran asistencia de publico, photocall, canapeses de luxe, música en directo,… vamos, un sarao estupendo, nada que envidiar a los pases de Madrid.
Aficionados es, sobre todo, un proyecto colectivo. Los actores y el director Arturo Dueñas fueron escribiendo las líneas argumentales del guión de forma conjunta en un blog, para después grabar sin diálogos escritos, improvisando en el rodaje, para conferir a la película un tono de espontaneidad y naturalidad. Esta descarnación formal me ha recordado a los versos del poeta León Felipe: “Deshaced ese verso. Quitadle los caireles de la rima,el metro, la cadencia y hasta la idea misma. Aventad las palabras y si después queda algo todavía, eso será la poesía”.

“Deshaced ese verso”
Arturo Dueñas desmenuza el cine a través de planos secuencia rodados cámara en mano, con desenfoques y cortes. Una manera de rodar a caballo entre el documental y el cine experimental, sin artificios, desnuda y cruda, intercalando planos muy cerrados, con generales, para apreciar las miradas, los silencios y las interpretaciones.

“Quitadle los caireles de la rima,el metro, la cadencia y hasta la idea misma”.
Extraordinaria es, sin duda, la labor del montador de la película Nicolas de la Rosa, que tuvo que enfrentarse a una cantidad ingente de horas de metraje y que ha conseguido perfilar la película hasta tal punto que casi nada tiene que ver con la versión Work in progress vista en Seminci, esta nueva versión queda mejor hilada y perfilada.

“Aventad las palabras”
Quita al guión su métrica: los diálogos escritos, los actores se interpretan a si mismos, en sus propias casas y lugares de trabajo, hablando con sus propias palabras e improvisando las tomas, el actor nos enseña su humanidad, su soledad, su tristeza y su alegría sin que puedan escudarse en una línea de dialogo, y esto los humaniza enormemente, algo transciende la pantalla pues esa mezcla entre realidad y ficción, consigue que el espectador se identifique con los personajes y comparta sus vivencias.

La trama gira en torno a los personajes y nos habla especialmente de la soledad, de la falta de comunicación, de los pequeños dramas y, sobre todo, del teatro, el teatro como nexo de unión, el teatro como alimento para el alma, como válvula de escape, pues a través de él los personajes reflexionan y se miran dentro.

“si después queda algo todavía.., “
La película tiene un merito enorme pues no ha recibido ningún tipo de subvención, siendo financiada completamente de forma privada, una apuesta personal, que la convierte en una película arriesgada y totalmente independiente.

“eso será la poesía”.
El cine es, sobretodo, contar historias, estas pueden ser extraordinariamente complicadas y visualmente impactantes o pueden ser cercanas y sobrias, por lo que verdaderamente importa, es que nos sintamos participes de la historia , que algo se mueva en nuestras tripas y nos haga sentir, reír o llorar, y Aficionados lo consigue.

Abriendo brecha:
Creo que ni siquiera Arturo Dueñas y su equipo se han dado cuenta de la repercusión e impacto que esta película tiene en los que queremos vivir de esto del audiovisual en Castilla y León. La película, como el escalador que abre una vía, ha abierto el camino que una película sin distribuidora, independiente y si subvenciones, rodada en digital para ser proyectada en digital, consiga llegar a las salas comercialmente es un logro enorme. Recordemos que en España se producen más películas de las que se estrenan en salas, por lo que estrenar es de por si una odisea. Ojala los que vayan o vayamos detrás tengamos parte del camino allanado.

Deseo mucho éxito a Aficionados, no solo por que sean de Valladolid, no solo por que sea un sueño realizado, sino por que simple y llanamente, Aficionados es una buena película.

También te puede interesar

Deja un comentario