Harrison Ford y Rachel McAdams en comedia romántica sobre periodismo

El maduro Harrison Ford y la nueva “novia de América” Rachel McAdams protagonizan, junto a Diane Keaton, la comedia romántica Morning Glory sobre los programas matutinos de televisión en EE.UU., que hoy se estrena en los cines neoyorquinos y que el viernes llegará al resto del país.

McAdams (Sherlock Holmes, Mean Girls), de 28 años, da vida a una hiperactiva productora de televisión con la misión de rescatar una emisión matinal de noticias de su desaparición, para lo que tendrá que confiar en sí misma y en que los dos presentadores estrella, Ford, de 68, y Keaton, de 64, superen la animadversión que se tienen.

Esta historia, dirigida por el sudafricano Roger Michell , tiene todos los ingredientes y clichés de las comedias preferidas por Hollywood: desde el amor a la superación, el conflicto o la amistad, además de un elenco importante y bonitas escenas neoyorquinas, pero para la crítica estadounidense es una película menor.

“Creo que es un buen guión y hay un buen trabajo del director. Los actores son buenos y ha sido un placer trabajar con ellos”, dijo Ford durante una conferencia de prensa en Nueva York, en la que también opinó sobre la actual dinámica de los medios de comunicación para ofrecer noticias en tiempo real todo el día.

Para Pomeroy, una gloria del periodismo estadounidense de la vieja escuela, presentar un programa de noticias matinal al final de su carrera es poco menos que humillante y busca demostrar a la productora Becky Fuller(McAdams) la importancia de la información seria y que vaya más allá de los contenidos ligeros de ese tipo de programación.

“Desde que hay programas de noticias todo el día, hay muchas que no lo son. Los ciudadanos responsables deberían de querer información de buena calidad”, dijo el premiado actor, que también señaló que “la radio tiene más profundidad que la televisión”.

El protagonista de Blade Runner y la saga de Indiana Jones aseguró no haberse inspirado en “ninguno” de los grandes presentadores de la televisión estadounidense sino únicamente “en el personaje mismo”, al que además le gusta cocinar y que hasta sucumbe a preparar una “fritatta” en directo para subir la audiencia.

Preguntado sobre si en la vida real también es aficionado a la cocina, el protagonista de Extraordinary Measures (2009) admitió: “sí, sí me gusta, pero me gusta cocinar y comer, nada de hacer esos guisos que hay que reducir el vino. Me gusta cocinar y comérmelo”.

“¿Recién qué? Míreme, míreme… Si llevamos diez años juntos, la luna de miel ya se terminó”, respondió Ford, que en junio pasado se casó en Santa Fe (Nuevo México) con la también actriz Calista Flockhart, al ser preguntado si como recién casado se mete entre fogones.

McAdams, por su parte, sí señaló que se reunió con algunos productores de los grandes matutinos de la televisión estadounidense e intentó poner en Fuller “un podo de todos ellos, que son mucho más organizados que mi personaje. Me dieron algunas pistas”.

“Tiene vena de comediante y físicamente puede hacerlo”, dijo Michell de McAdams.

Keaton, por su parte, da vida a una diva de la televisión en decadencia, Colleen Peck, que para que el programa sobreviva no duda en bailar un rap o en besar a una rana, y un personaje que “tiene como objetivo estar guapa. Quizás fue en eso en lo que me fijé de Diane Sawyer. Ella lo es, pero mi personaje no es una presentadora seria”.

La ganadora de un Óscar por su papel en Annie Hall (1979) definió a su personaje como “la típica mujer a la que te encanta odiar. Es narcisista, vana, superficial y lo único que le importa es si va a seguir en televisión y para ello puede vender hasta a su madre”.

En Morning Glory, que se estrenará en España el 21 de enero, intervienen también Jeff Goldblum, en el papel del director de la cadena de televisión, y Patrick Wilson, como el enamorado de McAdams, y su guión es de Aline Brosh McKenna (El diablo viste de Prada).

Fuente:RPP

También te puede interesar

Deja un comentario