‘Resident Evil: Ultratumba’: acción en 3D

Las críticas de David P. “Davicine”: Resident Evil: Ultratumba

Paul W. S. Anderson coge los mandos de la saga, tras su sorprendente éxito en la primera entrega, para deleitar a los fans de los videojuegos con un nuevo punto de vista de los zombies… el 3D, y que sirve para dar algo nuevo a una saga que no va más allá de lo que se espera de ella, que es, en sí, una gran dósis de acción, un toque de humor ácido en las frases de los protagonistas tras sus pertinentes peleas, y los actores que están para lucir palmito… pero todo ello lo dá y bien, por lo que, los fans del cine de acción no saldrán defraudados.
La franquicia de videojuegos mata zombies le ha venido de perlas a Hollywood para ofrecer una saga cinematográfica de bajo coste (para lo que se gastan ahora por allí) y que siempre logra recaudar una buena cantidad de dólares. Ni las malas críticas, ni la mala reputación, ni ser la hermana pequeña de muchas películas de zombies…nada logra que la gente deje de acudir en masa a los cines como lo hacen los zombies en busca de carne fresca, pero tenemos que tener en cuenta que el director sabe lo que se hace, y disfruta haciéndolo, aún más en compañía de su esposa, Milla Jovovich, y encontrado algo nuevo en el 3D para ofrecer mayor espectacularidad a una saga que ya iba necesitando un lavado de cara. 
Primero nos introdujeron en lo más profundo del planeta, luego nos trasladaron a una ciudad, para pasar en la tercera entrega al desierto… y ahora recorremos el mundo con gafas tridimensionales y con una espectacularidad dotada a la película gracias a su rodaje en 3D, y no en postproducción. Pero quizás estaban tan preocupados la mayor parte del tiempo en el uso de la cámara  3D, y el servicio que les daba este nuevo formato, que no se pararon a pensar en cosas tan esenciales como la historia y el suspense. Todas las entregas tienen en común mucha acción y disparos, pero falta el verdadero horror y la atmósfera que emana en el juego  original, tanto que muchos pueden haber olvidado que están ante una película de zombies infectados por un virus a escala mundial.

Al igual que pasaba en sus predecesores, Resident Evil: Ultratumba fracasa en la forma de plasmar la violencia y el terror  de la saga de videojuegos en los que se basa, y sigue dando más de lo mismo, sin dotar a la película de la crudeza que se espera en las escenas gore”, y llenando la pantalla de sangre CGI que da una sensación de antiséptico más allá de lo que esperamos. El guionista y director Paul W.S. Anderson no termina de dar a la película tensión, creando una palpable amenaza, y generando miedo en los espectadores. De hecho, apenas parece que muestre el menor interés en hacer que la película entre en el género de terror y se desvía mucho más al cine de acción, en un claro homenaje (o plagio) a multitud de escenas vistas en Matrix y posteriores películas del género, con balas a cámara lenta en el aire, peleas por las nubes, ángulos imposibles de cámaras… y cuero, mucho cuero en la ropa de los personajes, tanto buenos como malos. 
Si hay algo bueno en la película, más allá de la idea de pasar un rato entretenido en el cine, que ya muchas veces es suficiente, es que el director, por un momento, parece que nos va a sorprender con el guión, y decide que nuestra heroína Alice vuela a su yo humano, con lo que ya nos sentimos más identificados con ella, pues en cualquier otro caso parece imposible que el personaje interpretado por Milla Jovovich pueda caer en una pelea.  Cuando Alice menciona al principio de la película que va a volar por la costa, parando en Vancouver, Seattle y San Francisco, sentimos que vamos a ver muchos decorados, muchas ciudades destruidas, pero, en cambio, Anderson se salta todo eso y nos traslada toda la acción de la misma a  Los Angeles, cuyos parajes desolados están muy vistos, aunque tampoco es que muestre mucho de la ciudad, situando la acción en una huida de un edificio.
Pocas novedades en un guión sin demasiado ritmo, compensado por el ritmo frenético de las peleas.
Milla Jovovich sigue ofreciendo su repertorio de golpes, esta vez más marciales de lo habitual, pues las patadas son mas fáciles y espectaculares de mostrar en 3D que los puñetazos, acompañada de un experimentado presidiario,  Wentworth Millar, quien es la réplica masculina, con igual mala leche y ansias de matar de Milla, y que parece encasillado en éste tipo de papel. A ambos les acompaña la tercera en discordia, Ali Larter, quien se pasa de la tele al cine para intentar cumplir con el papel de mujer dura pero atractiva. Eso sí, no nos podemos olvidar de Sergio Peris-Mencheta, nuestro actor español que tiene su pertinente ración mata zombies en la película, y que demuestra como los actores españoles, al igual que nuestros futbolistas, son cada vez más internacionales.
Resident Evil: Ultratumba no aporta nada más a la saga que su 3D, pero sigue ofreciendo lo que las anteriores entregas hicieron que arrasaran en taquilla, es decir, grandes dosis de acción, mucho ritmo en la película, peleas desenfrenadas, actrices de infarto,… Si lo que buscáis es un gran guión, una película con interpretaciones de Oscar, no vayáis, ahora bien, si no sabéis que ver, no tenéis ganas de pensar, y queréis comer palomitas a gusto, ésta es vuestra película. No será la mejor película del año, pero tampoco es la peor, y si váis al cine sabiendo lo que os váis a encontrar, saldréis satisfechos de la sala.

También te puede interesar

2 comentarios sobre “‘Resident Evil: Ultratumba’: acción en 3D

  • el 13 septiembre, 2010 a las 12:32 am
    Permalink

    O sea que más de lo mismo de las anteriores entregas, pero esta vez con el dichoso 3D.

    Respuesta

Deja un comentario