Novena jornada en el Festival de San Sebastián: Palmarés y balance

La 58 edición del Festival de San Sebastián concluyó ayer, 25 de septiembre, dando a conocer el palmarés, y la pertinente entrega de premios.
Tal y como os hemos ido contando a lo largo de estos días de cine y documentales, el Festival ha estado marcado por la baja calidad de la mayor parte de sus películas, siendo un certamen que no pasará a la historia y en el que, ante todo, se han visto muchas películas experimentales que encontraran dificultades para ser estrenadas en los cines… a excepción de la gran triunfadora, Nerds, de Peter Mullan.

El director y actor se enteró del premio durante el rodaje de la película que actualmente protagoniza, War Horse, de Steven Spielberg, donde le dieron la noticia en medio de una secuencia repleta de miles de extras, aunque le pidieron que no lo hiciera público hasta la entrega del premio, pero ahí estaba Spielberg, para entrar gritando, delante de miles de personas: “¡has ganado San Sebastián!”.

De esta forma, Nerds logra la Concha de Oro a la mejor película, a la vez que su protagonista, Connor McCarron, logra la Concha de Plata al mejor actor. La película nos traslada a Glasgow en plenos años setenta, y nos muestra como un buen muchacho, aplicado y estudiante, se desvía por el mal camino. Nerds tiene el favor de la crítica y el público, pues el director ha declarado que es importante y bueno lograr premios, pero que a él le preocupa más llegar al público, algo que parece que logrará con esta película, que ya tiene asegurado su estreno en España.
En lo que respecta al cine español, hemos logrado la Concha de Plata a la mejor actriz gracias a Nora Navas por Pan Negro, aunque es demasiado poco para lo que esperaban de ella, pues partía como una de las favoritas. Pan Negro, de Agustí Villaronga, se desarrolla en un pueblo catalán del interior a los pocos meses de concluir la Guerra Civil. Ciertamente, al igual que la ganadora de la Concha de Oro, es una peílcula con un buen planteamiento, con inicio y final, no como muchas de las otras películas que entraban a competición.
La Concha de Plata al mejor director ha sido para Raúl Ruiz, por Misterios de Lisboa, un largo culebrón de cuatro horas y media con las miradas puestas en su emisión por televisión.
Siguiendo con los premios, el Premio del Jurado a la mejor fotografía ha sido para Aita, una película experimental que nos traslada a una casona medio abandonada en el País Vasco, repleta de diálogos improvisados entre el guardián del lugar y el cura de la Iglesia contígua a la casa.
El premio Especial del Jurado ha sido para Elisa K, que ya está en los cines, mientras que el mejor guión ha sido para Home for Christmas y la Mención Especial del Jurado ha recaído en La Mezquita.
Lo que ha sorprendido es que, con la mala acogida por parte de la crítica nacional de Genpin, un documental sobre el parto natural de Naomi Kawase, que ponía en duda la gran trayectoria de premios que tenía a sus espaldas, ha acabado alzándose con el premio de la crítica FIPRESCI, aunque la noticia fue recibida con indiferencia, como muchos de los otros galardones entregados.

Una mala edición de San Sebastián, donde, más que el palmarés se ha puesto en duda al comité de selección de películas a competición, pues la culpa de los premios no está en las películas en sí, sino en las personas que han decidido que fueran esas, y no otras, las que se presentaran a concurso. ¿Donde está También la lluvia, de Icíar Bollaín, o Amador, de Fernando León de Aranoa? Esa pregunta esperamos que se planteen ahora desde la organización del Festival y regresen el próximo año con un mejor cartel. Ahora, en breve, a por la SEMINCI y Sitges.

También te puede interesar

Deja un comentario