‘El equipo A’: Un retorno a nuestra infancia

Las críticas de Manuel M. : El equipo A

Si hay algo que ha caracterizado a esa generación que creció en los 80, son esas series de TV que todos veíamos, porque apenas había otra oferta, y que han entrado a formar parte del imaginario colectivo de los que ahora entramos lentamente en la treintena.

Y una de ellas, una de las más famosas, sin duda, era El Equipo A. Diversión y acción a raudales en nuestra infancia, ahora provocan en nosotros chascarrillos irónicos siempre que volvemos a ver los capítulos originales.

Y después de la serie, la película. Como no podía ser de otra manera en este Hollywood que acabará enviando a la pantalla grande cualquier cosa, nos encontramos aquí con la versión cinematográfica de una de las series clásicas más conocidas. Y el resultado es divertido.

Para empezar, esta película hay que verla con una sana dosis de credulidad y manga ancha. El término es un tanto vulgar, pero no se me ocurre otra forma de definir muchas de sus escenas como “sobradas” o directamente, increíbles. El guionista tiene realmente una imaginación desbordante, pero se le va la mano varias veces, especialmente en la (ya conocida por el trailer) escena del tanque en paracaídas, que va a pasar a la historia al igual que la nevera de Indiana Jones. Además, tiene un toquecillo patriotero militar que resulta algo aburrido, especialmente al principio.

A pesar de todo, es una película entretenida, con muchísima acción, adrenalina, explosiones y sorpresas a todo momento, que recuperan bastante el espíritu de la serie original. El espectador no tiene tiempo siquiera de aburrirse, y se ve abrumado por una sucesión de escenas a cada cual más increíble. El guión, aunque limitado, está bien pensado, y la trama que se nos ofrece es lo suficientemente complicada, con suficientes sorpresas como para que el espectador nunca se aburra.

De los protagonistas, Liam Nesson está bien conseguido, con una interpretación que buscar recordar al Anibal original (George Peppard) y lo consigue con bastante soltura. M.A. Barracus, interpretado por el actor de lucha libre Quinton ‘Rampage’ Jackson, recuerda bastante a Mr.T, y además la película nos permite conocer alguno de los detalles de su historia personal que no aparecían en las series, como su miedo a volar. Que no se desarrolle más su personaje (y el resto, es uno de los “peros” más importantes de la película. Bradley Cooper es Templenton Peck, el guaperas del grupo, pero, a la vez, uno de los dos protagonistas indiscutibles de la película, junto a Nesson. No solo por la relación que tiene con Sosa (Jessica Biel) , sino porque aparece como alguien capaz de montar planes similares a los de Anibal. Es un cambio curioso. Sharlto Copley, o Loco Murdock, no es un mal personaje, y la interpetación es bastante buena, pero el guión no le deja mucho espacio para lucirse, convirtiéndole casi en un secundario.

En definitiva, película que los nostálgicos no pueden dejar de ir a ver. Es un perfecto homenaje a la serie original. Tiene su mismo estilo, y su mismo aire, que en aquellos años nos encandiló. Hoy no pasaría el corte de mucha gente, pero mucha gente disfrutó viendo la serie original, y esta película está destinada, sin duda, a ellos.

Que aproveche.

PS: “Landing the tank” deberá incluirse en el vocabulario cotidiano, junto a “Nuking the fridge”, como sinónimo de disparate que sólo ocurre en las películas.

3 comentarios sobre “‘El equipo A’: Un retorno a nuestra infancia

  • el 8 agosto, 2010 a las 10:42 am
    Permalink

    Me da a mí que no hemos visto la misma película. Ni tiene el mismo estilo, ni aire, ni es antibelicista como la serie sino todo lo contrario. Es un total despropósito y Mr T estaba en lo cierto cuando dijo que pervertía el sentido de la original. ¿Hay mayor disparate que decir de Gandhi que estaba a favor de las armas y que sienta bien matar a todo el que no sea estadounidense?

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2010 a las 11:03 am
    Permalink

    Por cierto, los actores originales (Dirk Benedict (Fénix) y Dwight Schultz (Murdock)) que accedieron a hacer una cameo en la película se pueden ver al final de los créditos. George Peppard falleció en 1994 y Mr. T se negó a hacer una aparición.

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2010 a las 12:01 pm
    Permalink

    esta película es el desproposito cinematografico del año,un equipo A sin los actores del equipo A no es el equipo A,es una verguenza

    Respuesta

Deja un comentario