‘Crows Zero II’: más de lo mismo… y que siga así

Las críticas de David P. “Davicine”: Crows Zero II


Crows Zero fue una de las pleículas que más sorprendieron a propios y extraños cuando se presentó en su día en el Festival de Sitges, y de ella os hemos hablado recientemente por estar a la venta gracias a Mediatres Estudio, al igual que os ofrecímos su crítica.
La película, dirigida por Takeshi Miike, es la adaptación de un manga, y, como tal, tomó las bases del mismo para reflejar la estética y las escenas violentas que plagaban el original. Gracias al éxito que tuvo en su país de origen, y a la buena acogida internacional, aunque fuera tan sólo en DVD, se hizo Crows Zero II, que es la película de la que quiero hablaros.
Como era de esperar, el director no ha querido variar demasiado lo que nos ofrecía en la primera parte, y por tanto podría servir perfectamente la crítica que hicimos de ella en su día, pero ya sabemos que, cuando una película lleva un 2 detrás, va a tener más… y en esta ocasión lo tiene, tiene más golpes, más peleas, más sangre… dentro de la misma ambientación, fotografía y música, que no ha cambiado, para alegría de los seguidores de la original.
En Crows Zero II, Takashi Miike vuelve a los institutos japoneses para, a través de las peleas callejeras, mostrarnos que todavía existe honor en las personas, independientemente de su juventud. Y esa es la base de la película y, por tanto, la moraleja y lo que quiere enseñar al espectador. Ahora bien, sigue sorprendiendo como enseña estos valores a través de su filtro, un filtro ultraviolento, sanguinario, que ya en su día fue lo que hizo que llamara la atención en el mercado español, con películas como Ichi The killer, y que ahora mejora a través de su gran habilidad para buscar planos imposibles y escenas tensas.
La única pega de esta película es que han bajado las dósis de humor y han mantenido la parte musical de la película, lo que hubiera sido mejor invertir, pues ya sabemos que la sangre con humor sale mejor (o no, no era así), pero en un país en el que la gente no busca musicales ni grandes escenas de conciertos, a excepción de los fans de High School Musical, estas clips musicales  sobran dentro del contexto de una película violenta.
Y como, no debemos olvidarnos de destacar la habilidad del director para introducir escenas de lucha como si de un videojuego se tratara, pues, como ya hiciera en la primera parte, la (larga) pelea final nos permite disfrutar casi como si estuvieramos en una sala recreativa luchando por seguir avanzando en los distintos niveles del juego, y cada uno de ellos con su pertinente enemigo final. Impresionante capacidad la de Miike para conseguir que una escena de más de 15 minutos se nos haga corta tan sólo deleitándose en primeros planos de golpes y giros de cámara imposibles para ofrecer todo un repertorio de tortas, marciales o no.
Quizás estéis pensando que no deberíamos elogiar una película violenta, pero en ella nos recuerdan que incluso en las peleas tiene que haber una ética, que si se está en una pelea con puños no se deben sacar armas blancas, y que no tenemos que seguir pegando a una persona indefensa…  si bien podría decirse que hace apología de la violencia, no hace más que mostrarnos enfrentamientos entre personas que desean buscar venganza, y no con personas inocentes que no tienen nada que ver. Aunque en una época en la que se censura la violencia, parece que no tiene cabida la película, pero para eso están las sinopsis y las críticas, para saber lo que vas a ver antes de coger la película.
Una película recomendable para los fans del cine de acción, de las peleas extremas, y de todo aquel que quiera pasar un rato entretenido, siempre y cuando no desee poner en práctica lo que ve en la pantalla pequeña.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: