Crítica de ‘Avatar’: una nueva realidad

Las críticas de David P. “Davicine”: Avatar
Mucho  se ha hablado de Avatar, pero no por la película en sí, sino más bien por lo que iba a suponer para el cine. Se había comparado el estreno de la película con el cambio que supuso en el cine el paso del blanco y negro al Technicolor.  Muchas veces tener muchas expectativas hace que veas una película o un evento esperando más de lo que te encuentras… y este no es el caso.

Ayer, 11 de diciembre de 2009, pude asistir al pase de prensa de Avatar que la Fox realizó en Madrid, y me quedé boquiabierto. Es difícil afrontar la redacción de una crítica de una película cuando lo que has presenciado ha sido una experiencia increíble, tridimensional e impactante dentro de una sala de cine. Cualquier otra película que veamos ahora de acción y efectos especiales quedará en seguida en el olvido, pues va a ser muy difícil (a corto plazo) lo que James Cameron nos ha traído a los cines… y a mi me ha perturbado por su espectacularidad.

Desde un primer momento notas una sensación extraña, tridimensional, de distintas profundidades, que más que notar el 3D notas como te envuelve la película, como te absorbe hasta sentirte integrado en ella. Películas en 3D hay muchas, y por eso es difícil decir que una película 3D puede cambiar la forma de ver el cine, pero el tratamiento del 3D que ha logrado Cameron supera todo lo imaginable por el ojo humano. Está claro que en el futuro veremos película holográficas, pero ahora mismo, y en una pantalla plana de cine, la capacidad de creatividad y tecnología que ha puesto el director en esta película es tal que, por mucho que cueste decirlo, ha cambiado drásticamente el curso del cine.

Cientos de objetos, criaturas, luces, sonidos, humanos y naves… entre otras cosas, nos acompañan en perfecta sintonía, sin tener la sensación de estar forzando el 3D, sino que, meramente están ahí, como si de una obra de teatro se tratara, captando distintas profundidades, texturas, contornos, relieves… todo para acabar sumergiéndonos en el mundo imaginario que James Cameron ha creado para nosotros.

Por todos es sabido que Cameron sabe lo que se hace, que con Titanic consiguió emocionar a millones de personas, pero como director de acción ha emocionado (en otros sentidos) a otros cuantos millones. Lejos quedan las espeluznantes persecuciones de Terminator, o el mundo oscuro y lúgubre de Aliens. Allí hizo todo lo que pudo y tenía al alcance de su mano para llevar al extremo su obra, pero ahora ha ido más allá y ha sido capaz de crear lo que le hacía falta para plasmar un planeta desconocido y adentrar al espectador en él.

De la historia poco podemos añadir que alguien desconozca: Jake Sully, un ex-Marine inválido, es enviado, a través de un “avatar” que controla con su propia mente, a un exótico planeta llamado Pandora, habitado por una raza conocida como los Na´Vi; allí, Jake se verá envuelto en una lucha por su propia supervivencia y por la del pueblo indígena.

Hasta aquí podemos decir que la trama poco aporta, que recuerda a muchas películas, y cierto es que, en ocasiones, nos parece estar viendo una versión alienígena de Apocalypto, con toques de La princesa Mononoke, pues han fusionado el espíritu de los nativos y sus costumbres con la vida del bosque y los seres que allí habitan… pero ¿importa? a mi no, pues en Apocalypto no me adentraba en la selva, algo que en Avatar si es logra, y en La princesa Mononoke veía más lejanos esos seres animados, cuando en Avatar la sensación de cercanía del planeta nos ayuda a identificarnos más con lo que estamos viendo, y la sensación de seres reales, que vistos en trailers en 2D pueden parecer lejanos para nosotros, pues son seres altos y azules, al verlos en 3D, con las texturas, los cabellos, los movimientos sutiles y ágiles… acaban convenciéndonos de estar viendo seres reales, para nada imaginarios, y que los habrá contratado en un casting especial para la ocasión.

El reto al que se enfrentaba el director era lograr, a través de un mundo digital, que sus actores supieran defenderse dentro de pantallas verdes, y lo han logrado. El reparto humano cumple perfectamente su función. Sam Worthington demuestra que es una de las nuevas estrellas, algo que dejó ver en Terminator Salvation, y ahora lo confirma. Y su avatar, con el rostro azulado y los rasgos del actor es, simplemente, perfecto, adquiriendo la sensación de vivir en un mundo real de avatares, quedando el mundo en el que vivimos como un mero sueño de lo que vemos. Sorprendente también el retorno de  Sigourney Weaver que, tras trabajar con el director en la saga Alien, ahora se relaja e interpreta a una científica con su propio avatar, al único que le echamos algo en cara pues, a pesar de ser realista, intentar dotar al ser azulado de los rasgos de la actriz queda más falso que real, y es el único alienígena al que le sucede esto, pero era difícil lograr que reconociéramos de otra forma al personaje de Sigourney.
Por lo tanto, otro de los retos del director ha sido logrado, dotando de protagonismo humano a la película, sin llegar a ser absorbido por los efectos especiales y la tecnología, demostrando una gran parte emotiva y sentimental que nos toca la fibra sensible, algo que no esperábamos en esta película, pero que, realmente, tiene muchos detalles que nos harán pensar sobre lo que estamos haciendo a nuestro planeta.

Nada tenemos que objetar de esta película, en su versión 3D, pues logra combinar un guión sólido, con una gran interpretación, real y virtual, dotada de una gran tecnología que nos llena de esperanzas al confirmar que aún nos queda mucho por ver en el cine, aunque quede mucho tiempo para vivir una experiencia igual, que podríamos llamar: la experiencia Avatar.

La única pregunta que dejo abierta es: ¿Gustará tanto la película en 2D? Yo creo que no necesitamos respuesta, pues si ha sido creada para la tridimensionalidad, ¿acaso vale la pena verla en sala normal?

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

13 comentarios sobre “Crítica de ‘Avatar’: una nueva realidad

  • el 12 diciembre, 2009 a las 13:33
    Permalink

    Que envidía me das, nosotros tendremos que esperar al próximo viernes. Y la duda que planteas es cierto, realmente cuando ves los trailers no es lo mismo.

    Respuesta
  • el 12 diciembre, 2009 a las 14:08
    Permalink

    Vamos, que sin 3D es una pelicula aceptable, pero lo increible es el efecto 3D. Si fuese una porno tambien tendria mucho exito, independientemente del argumento, por el 3D, no?

    Al menos es una inyección para los cines, algo que no te puedes descargar por el P2P. Eso si que mola. ¿Se puede vender la peli en 3D en BluRay con las gafas? Vamos, por preguntar.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2009 a las 17:43
    Permalink

    Carlos: envidia sana, espero, jejeje.

    Lukas: no des ideas, no va ya a ser que el cine porno se pase al 3D y la tengamos… aunque creo qu ya se ha hecho alguna película hace años. Con respecto a o del BluRay, la verdad es que Coraline se vendía con las gafas, pero las rojas y azules, en 3D, pero no era lo mismo. Lo que sí te puedo decir es que este fin de semana he probado el juego de Avatar en 3D y con las gafas, y se ve de maravila en una tele plana.
    Noelplebeyo: espero tu crítica por aquí…

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2009 a las 18:55
    Permalink

    Me encanta leer tu crítica, pues estoy desenado ver la película desde hace mucho tiempo.
    Un abrazo.

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2009 a las 00:03
    Permalink

    Vaya me has dejado con los dientes muy largos, y lo malo es que no se si podre verla en los cines, buahhhh¡, tengo que verla como sea.

    Saludos

    Respuesta
  • el 20 diciembre, 2009 a las 10:18
    Permalink

    Lukas ha dado en un punto clave: que no se puede ver con 3D por el p2p… Al menos de momento.

    Podrían aprovechar la ocasión los cines para llenar las salas… Pero no para aprovecharse con el precio, eso sí.

    De todas formas, si bien a una peli normal entra casi cualquiera -que se lo pueda permitir, claro-, hay personas que puede que no toleren tantos efectos 3D. No se si para personas epilépticas, por ejemplo, podría ser contraproducente, o, simplemente, para personas que les impresiona demasiado este tipo de cosas.

    Veremos si el tiempo te da la razón con lo de la experiencia Avatar, Davicine.

    Respuesta
  • el 29 diciembre, 2009 a las 00:19
    Permalink

    "Avatar" es una película directa y conmovedora basada en las sensaciones y emociones, magnífica a nivel visual y que sin duda sentará precedente por su grandiosa elaboración del 3D y por el hito que ha marcado en su campo pero que también cuenta con una gran tara en su historia y que probablemente sea la culpable de que no pase a la historia de una manera tan triunfal como podría haberlo hecho.

    Respuesta
  • el 26 enero, 2010 a las 07:50
    Permalink

    Estoy leyendo críticas de la pelicula por todos lados, la vi hoy y quise saber que pasaba con la gente al verla.
    La pelicula, es, lejos, uno de los mejores espectaculos visuales que cualquiera haya visto en la vida, es exquisita en ese sentido. Pero hay una cosa, que creo que Cameron mucho no puede hacer, que es mostrar una historia nueva, esta es medio pelo con algunos tirones en el guion, almenos esa es la sensación que me dio.
    Es buena, pero no creo que se llegue a comparar con la profundidad que tiene La Princesa Mononoke, que, imagino, es por el punto de vista. Miyazaki es uno de los pocos directores que puede crear un mundo creíble: los malos no son malos, y los buenos tienen siempre sus defectos, que me parece que eso es lo que le falto a esta película. Pero bueno, hablando de hollywood en ese sentido no se puede esperar mucho, no es cine arte, es entretenimiento(genial entretenimiento), pero pocos directores del occidente son lo suficientemente magníficos como para lograr equilibrar un espectaculo de entretenimiento imparable y un concepto nuevo y realmente interesante.
    Por esta razón creo que esta sobrevalorada, al igual que Titanic, pero eso no quita que me haya encantado y, por una razon personal, me devolvio la fe en el director que la verdad me decepcionó en su obra anterior.

    Respuesta
  • el 2 febrero, 2010 a las 13:19
    Permalink

    El buen cine soporta disminuciones de dimensiones. El mal cine por cierto que no soporta nada.

    Vi Belleza Americana en una copia mal hecha en mi aparato de televisión, y la encontré formidable, sin perjuicio de todas las pérdidas de efectos y percepciones que se tienen en la sala de cine (es solo un ejemplo).

    Vi Avatar en 2d, y creo que en 3d las falencias estructurales que posee persisten, sin perjuicio que, por cierto, rescato el increible asombro de sus efectos que en 50 años se diluirá, siendo necesario que a los de esos años les estén explicando que fue una película histórica en lo relacionado con los efectos especiales, y todo eso.

    En el arte las explicaciones sobran; una obra o se soporta y persiste a través de los siglos o no lo hace, pero siempre por sí misma.

    Dejo un link a mi opinión detallada en relación a este filme:

    ¿"Avatar" o "Danza con Avatares"?

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2010 a las 18:53
    Permalink

    Avatar: " Si la película es una arrolladora declaración de escapismo en la que solo importa la libertad de elegir y quedarse con el cuento de hadas interestelar, Cámeron ha creado la Imagen más poderosa que la Sci-fi ha dado en mucho tiempo".

    Salvo alguna que otra excepcion 😉 esta peli ha gustado bastante a los criticos de muchocine.net:

    http://www.muchocine.net/criticas/11386/Avatar/sharp

    saludos cinefilos!

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: