54 Seminci: ‘La armee du crime’, historias reales de la Resistance

Las críticas de Manuel M. : L’Armee du Crime

Interesante película sobre un tema muchas veces trillado (la lucha de la Resistencia Francesa contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial), pero que incide en aspectos muy crueles y reales que la filmografía clásica francesa y occidental en general, y las versiones oficiales de la Historia Francesa intentan desesperadamente minimizar: Durante la Segunda Guerra Mundial buena parte del aparato burocrático y policial francés se puso al servicio de Alemania, deteniendo y torturando a sus propios compatriotas, colaborando en las deportaciones masivas de judíos, facilitando la labor de control de Alemania sobre la Francia ocupada, y colaborando la población en muchos casos, con el ocupante. Sólo pequeños grupos, organizados y controlados principalmente por el Partido Comunista Francés, y sólo a raíz de la invasión alemana de la URSS en junio de 1941,llevaron a cabo una labor eficaz de resistencia contra los alemanes.

Es mortalmente sarcástico el inicio de la película, citando una serie de miembros de la Resistencia, que son “muertos por Francia”: Todos jóvenes o extranjeros. Conociendo la idiosincrasia francesa, su “chauvinismo” del que tan orgullosos están, ese inicio, con nombres italianos, armenios, españoles….de los que se dice “Muerto por Francia” es equiparable a una patada al estómago.

Además, L’Armee du Crime tiene un rasgo en su desarrollo que la separa del resto de películas ‘típicas’ de la resistencia: No se centra tanto en la acción como en las relaciones entre los miembros del grupo. Cómo se forma, las dudas y decisiones de sus miembros, y cómo viven “normalmente” cuando no actúan con la resistencia: Los enfrentamientos con las familias, novias y amigos, algo en lo que generalmente no se suele pensar.

Desde el punto de vista artístico y técnico, L’Armee du Crime no representa ninguna novedad. El director, Robert Guédiguian, no ha realizado aquí un trabajo excepcional, pero si eficaz. Es una película bien rodada, con planos cortos, sin concesiones a experimentos, lo cual, por otro lado le puede restar algo de interés cinematográfico si el espectador no es consciente de la novedad, a nivel de guión, que representa la película. La novedad no está en lo que se ve, sino en lo que se narra. Es por ello que la película ha sido galardonada con el premio al mejor guión en la sección oficial del Jurado internacional.

El elenco de actores, todos ellos desconocidos, cumple eficazmente con sus papeles, destacando, en especial, Simon Abkarian, como el lider (armenio!!) de uno de los grupos de la Resistencia, en un papel lleno de fuerza y contradicciones: El poeta metido a soldado, en una dicotomía casi imposible.

En definitiva, una película que externamente no parece ser aportar nada nuevo, pero que, observada con un punto de vista crítico e histórico, nos ofrece una perspectiva nueva, diferente a lo que se nos muestra en la “historia oficial”.

Que aproveche.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: