miércoles, julio 17, 2024

Crítica de ‘Shayda‘: Una encrucijada descrita con ritmo lento

Las críticas de Laura Zurita:
Shayda

La historia sigue a Shayda, una joven inmigrante iraní que vive en Melbourne (Australia) con su hija Mona. Buscan refugio en un albergue para mujeres después de que Shayda escapara de un marido maltratador, Hossein.

La película transcurre durante las vacaciones del Año Nuevo iraní (Nowruz). Shayda quiere desesperadamente el divorcio y la custodia de Mona, pero el sistema legal australiano plantea un reto. Con miedo a que Hossein las encuentre, Shayda lucha por construir una nueva vida para ella y su hija mientras se enfrenta a las presiones culturales y a la vergüenza interiorizada.

Shayda está escrita y dirigida por Noora Niasari, e interpretada por Leah Purcell, Zar Amir Ebrahimi, Lucinda Armstrong Hall, Mojean Aria, Osamah Sami, Jillian Nguyen, Eve Morey, Rina Mousavi, Bev Killick y Luka Sero. La película se estrena en España el 28 de junio de 2024 de la mano de Caramel Films.

Crítica de ‘Shayda‘: Una encrucijada descrita con ritmo lento

Narración ficticia de situaciones reales

Shayda es una obra cinematográfica dirigida por la cineasta iraní-australiana Noora Niasari, y se presenta como una narración ficticia que explora las complejidades de la vida de una mujer inmigrante que sufre la violencia de género y la discriminación cultural en su búsqueda de la libertad personal. A través de un lente preciso y sensible, la película nos sumerge en la realidad de Shayda, una mujer que lucha por construir un futuro seguro para ella y su hija en un contexto  lleno de desafíos.

Si bien la historia de Shayda no es autobiográfica, Niasari se inspira en las experiencias de mujeres que han atravesado situaciones similares, incluyendo sus propios recuerdos de infancia en un entorno comparable. Su trabajo en refugios para mujeres y su contacto con víctimas de violencia doméstica le han permitido crear un personaje complejo y realista que refleja las luchas de muchas mujeres en todo el mundo. La trama es mínima,  el ritmo, lento, y la película se basa más en un estudio psicológico que en una historia al uso.

La profunda comprensión de Niasari de ambas culturas, la iraní y la australiana, le permite retratar en Shayda, los dilemas de una mujer atrapada entre dos mundos. Habiendo emigrado a Australia junto a su marido y su hija, Shayda se ve obligada a huir del maltrato de su marido y buscar refugio en una casa segura, buscando apoyo y solidaridad entre otras mujeres de diversas procedencias. La vida y la seguridad de Shayda dependen de mantener en secreto la ubicación del refugio, enfrentando la constante amenaza de ser encontrada por su marido y por las leyes australianas que defienden el derecho del padre a ver a su hija. Este panorama genera una tensión palpable, intensificada por la reprobación de algunos miembros de la comunidad iraní que la culpan por haber faltado a sus deberes familiares.

Crítica de ‘Shayda‘: Una encrucijada descrita con ritmo lentoInterpretación inteligente

Shayda presenta a una mujer en la encrucijada, debatiéndose entre su anhelo de una vida libre de violencia, su deseo de proteger a su hija y la necesidad de elegir en qué sociedad integrarse. A medida que la película avanza, somos testigos de las historias de otras mujeres en el refugio, cada una con sus propias dificultades y batallas, desde la inmigrante asiática con su hija hasta la madre adolescente de poca formación. En cierto momento vemos que este apoyo mutuo no siempre es real y sin fisuras, porque las mujeres llevan consigo su historia y sus prejuicios. El retrato de una de ellas, jovencísima y rebelde, da una idea de lo difícil que es proteger a quien no quiere protección.

El caso legal de Shayda pone de manifiesto las complejidades del sistema judicial australiano, donde la protagonista se ve obligada a contar con un intérprete que podría provenir de la misma comunidad que la discrimina y busca alejarla. La ley australiana intenta respetar los derechos de todas las partes, pero la sombra de la legislación iraní y la presión social siguen latentes. La figura de la madre de Shayda,  representa la perspectiva de la sociedad iraní, una mirada crítica y severa hacia las acciones de su hija. En contraste, el marido de Shayda presenta mayor complejidad que en otras películas del subgénero, ofreciendo una visión más matizada de la psicología del marido trabajador y padre amoroso que se enfrenta a la pérdida de su papel tradicional y le cuesta gestionar su nueva situación.

La actriz Zar Amir Ebrahim ofrece una interpretación cautivadora de Shayda, transmitiendo con intensidad, sensibilidad e inteligencia las profundas dudas y tormentos de una madre que sabe que su decisión determinará el futuro de su propia vida y, en gran medida, el de su hija.

Shayda explora temas universales como la violencia de género, la inmigración, la maternidad y la búsqueda de la libertad personal, intentando conectar con las experiencias de muchas mujeres en la vida real. La historia de Shayda podría contribuir a abrir un diálogo crucial sobre estas problemáticas, invitando a la reflexión y al cuestionamiento de las estructuras sociales que las perpetúan. No hay nada nuevo en esta película, y su ritmo puede resultar demasiado lento en ocasiones, pero el material sigue siendo interesante.

Shayda se erige como una interesante obra cinematográfica de valor social, no solo por su narrativa, sino también por la inteligente interpretación de Zar Amir Ebrahimi y la dirección sensible de Noora Niasari. La película nos invita a reflexionar sobre la lucha por la libertad personal en un complejo de discriminación cultural, la violencia de género y las complejidades de la inmigración.


¿Qué te ha parecido la película Shayda

Shayda

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Crítica de ‘Simple como Sylvain‘: El amor todo lo puede. O quizás no.

Las críticas de Laura Zurita: Simple como Sylvain Sophia, una profesora de filosofía de 40 años, se encuentra en una encrucijada en su vida. Su matrimonio...