domingo, mayo 19, 2024

Crítica de ‘Hasta el fin del mundo’: Un escenario clásico con personajes complejos

Las críticas de Laura Zurita:
Hasta el fin del mundo

Estados Unidos, 1860. Vivienne Le Coudy (Vicky Krieps) es una mujer ferozmente independiente que se embarca en una relación con el inmigrante danés Holger Olsen (Viggo Mortensen). Juntos, empiezan una nueva vida cerca del tranquilo pueblo de Elk Flats, Nevada. El estallido de la Guerra de Secesión los separa cuando Olsen decide luchar por la Unión y dejar a Vivienne a su suerte en un lugar controlado por el corrupto alcalde Rudolph Schiller (Danny Huston), su socio sin escrúpulos, el poderoso ranchero Alfred Jeffries (Garret Dillahunt) y su violento y caprichoso hijo Weston (Solly McLeod).

Viggo Mortensen escribe, dirige y protagoniza (aparte de producir y de componer la música de) Hasta el fin del mundo. En el reparto encontramos también a Vicky Krieps, Solly McLeod, Garret Dillahunt, W. Earl Brown, Danny Huston, Shane Graham, Rafel Plana, Alex Breaux y Jason Clarke. La película se estrena en España el 10 de mayo de 2024 de la mano de Wanda Visióny Elástica Films.

Crítica de ‘Hasta el fin del mundo’: Un escenario clásico con personajes complejos

Hasta el fin del mundo es un western clásico con una narrativa singular

El Western, uno de los géneros más conocidos y amados del cine, recibe una nueva mirada en Hasta el fin del mundo, que se sitúa en los marcos clásicos del género. La trama nos traslada al periodo posterior a la Guerra de Secesión en los territorios del este, donde la civilización ha comenzado a extenderse lentamente.

La narración se presenta de una manera particular, iniciando Hasta el fin del mundo  con la muerte de una mujer, que veremos es Vivienne, en presencia de su compañero y su hijo. Un hombre bien vestido llega con un mensaje que no se entiende bien sin contexto, y pide la colaboración de Holger. Esta falta de contexto nos impide comprender qué pasa, y  sin herramientas para comprender la reacción de los presentes. A partir de este punto, la historia combina la narración de los hechos anteriores a este momento con los hechos que suceden después. Esta estructura en dos líneas temporales se desarrolla hasta que se aclaran los hechos centrales. El espectador debe tener paciencia para comprender en profundidad el desenlace de la trama.

Nos encontramos en un Oeste cada vez menos lejano, los bancos, la mentalidad emprendedora y la apariencia de la ley están llegando. El marco temporal y geográfico de Hasta el fin del mundo evoca las películas del oeste clásicas, y nos encontramos las llanuras interminables, las ásperas montañas y el poblado,  con su cantina, su sheriff, su banquero y su rico del pueblo. La historia sigue también un canon clásica: un asesinato, una venganza y el poder del amo del territorio en una sociedad en vías de desarrollo.

Los protagonistas de Hasta el fin del mundo son inmigrantes recién llegados a un país ya establecido. Ella, una canadiense francófona, y él, un inmigrante danés, deben demostrar su pertenencia a la comunidad en un país de inmigrantes. Holger Olsen, un antiguo soldado que busca un lugar en la sociedad. Es un personaje huraño e incomunicado, y su ascendencia danesa es un reflejo de  las raíces escandinavas del director. En contraste, Vivienne es una mujer libre e independiente, que vive la vida con una mezcla fascinante de intensidad y cierta resignación. Su figura es algo anacrónica, una feminista avant la lettre que aporta un toque progresista y feminista a la historia.

Crítica de ‘Hasta el fin del mundo’: Un escenario clásico con personajes complejos

Una estética clásica que cumple su función

Hasta el fin del mundo está magníficamente fotografiada en un hermoso entorno natural, con esos parajes salvajes que tan bien se adaptan al género. La estética es clásica en cuanto a su construcción, puesta en escena, lenguaje, diseño de sonido, música y escenografía. Si bien no es original en cuanto a contenido y formas, está dirigida con entrega y mano firme, cumpliendo con su función de entretener. La película se disfruta con placer, y ciertos fallos de montaje y serendipia pueden pasarse por alto.

El ritmo de Hasta el fin del mundo es lento, sin prisas. Es una película que debe disfrutarse con paciencia y de forma pausada. La belleza y tranquilidad de la película la emparentan con las películas clásicas del oeste, aunque con un tono menos heroico y más fatalista. La fotografía está muy cuidada, al igual que la ambientación, con vestuarios, decorados y paisajes soberbios. El terreno es seco, sobrio, hasta desapacible, pero tiene su propia belleza.

La pareja protagonista es uno de los mayores atractivos de Hasta el fin del mundo. Viggo Mortensen, profundamente volcado en su historia, interpreta a un hombre idealista y razonable que solo quiere vivir en paz. Vicky Krieps, por su parte, encarna a una mujer libre e independiente que afronta la vida como viene. Se adapta a su personaje con su habitual físico camaleónico y su capacidad de comunicar sentimientos solo con sus gestos y miradas, demás de eso, realiza un trabajo maravilloso con su acento canadiense.

En resumen, Hasta el fin del mundo es una película que nos ofrece una mirada nostálgica al género western, con una historia compleja, personajes fascinantes y una estética clásica que funciona. Es una película para disfrutar con calma y apreciar sus detalles.


¿Qué te ha parecido la película Hasta el fin del mundo?

Hasta el fin del mundo

7.1

Puntuación

7.1/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Crítica de ’Los buenos profesores’: El humanismo de una profesión seria

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: Los buenos profesores Con unos meses de retraso tras su presentación, fuera de competición, en la sección oficial del...