martes, junio 18, 2024

Crítica de ‘En lo alto (Walk Up)’: Tiempo y cambios vitales

Las críticas de Daniel Farriol:
En lo alto (Walk Up)

En lo alto (Walk Up) es una comedia dramática surcoreana que está escrita y dirigida por Hong Sang-soo (Lo tuyo y tú, En la playa sola de noche). La historia nos presenta a un director de cine y su hija que visitan un edificio que es propiedad de una diseñadora de interiores donde la chica quiere ir a estudiar. Está protagonizada por Kwon Hae-hyo (Hommage, Península), Lee Hye-young (The Anchor, Lawless Lawyer), Song Seon-mi (Privacidad, Start-Up), Cho Yun-hee, Park Mi-so y Shin Seok-ho. La película tuvo su presentación en España en el marco del Festival de Cine de San Sebastián 2022. Se ha estrenado de la mano de Atalante Cinema el día 25 de Agosto de 2023.

El «Woody Allen» coreano ataca de nuevo

En lo alto (Walk Up) es una nueva película del «Woody Allen coreano», Hong Sang-soo, de la que no diremos es la última debido a que su infernal ritmo de trabajo hace que siempre tenga en la recámara un par de películas más por estrenar. Rodada en su habitual blanco y negro, impresionista y poco contrastado para «evitar distracciones», se mantiene fiel a la contemplación humanista de sus personajes mientras éstos mantienen largas conversaciones alrededor de un mesa en la que nunca faltan las botellas de soju (licor coreano hecho con arroz).

Hong Sang-soo es un subgénero en sí mismo que podríamos bautizar como «hombres y mujeres bebiendo y hablando sobre la vida». De hecho, siempre he pensado que para apreciar mejor su cine deberían entregar junto a la entrada una botella de soju a cada espectador para que así pudiera saborearla al mismo ritmo con el que se van vaciando las botellas en pantalla por parte de los protagonistas. Más aún si tenemos en cuenta el ejercicio extremo de cinéma vérité donde los actores suelen improvisar muchos de los diálogos de las películas del director mientras se emborrachan de verdad para así liberarse de cualquier filtro social cuando expresan sus emociones.

Reconozco que no me encuentro entre los admiradores más acérrimos al cine del director y que solo ha logrado fascinarme en contadas excepciones como con la bellísima Ahora sí, antes no (2015). En En lo alto (Walk Up) repite sus temas recurrentes, reflexiones y obsesiones sobre el cine, el amor y el paso del tiempo, pero pese a sus buenas ideas me acaba dejando algo frío.

En lo alto (Walk Up)

Las plantas del edificio estructuran el guion

En lo alto (Walk Up) tiene una puesta en escena minimalista que se subscribe a única localización: el interior de un edificio blanco compuesto por cuatro plantas. La trama nos presenta a Byungsoo (Kwon Hae-hyo), un director de cine de éxito (no podía ser de otra forma), el cuál lleva a su hija Jeongsu (Park Mi-so), aspirante a convertirse en diseñadora de interiores, hasta un edificio que es propiedad de una vieja amiga ya establecida en el campo del diseño, la Sra. Kim (Lee Hye-young), para que pueda aconsejar y ayudar a su hija en su carrera profesional.

A su llegada, la mujer les mostrará la propiedad, que incluye su oficina-taller en el sótano, un restaurante y estudio de cocina en los dos primeros pisos, un piso para residentes en el tercer piso y el estudio de un artista en la parte superior. Los tres charlarán y beberán amistosamente hasta que una llamada de negocios obligue a Byungsoo a ausentarse durante unas horas. Cuando el hombre regrese, el edificio estará en el mismo lugar, pero su interior habrá cambiado como si hubieran pasado varios años.

Lo más interesante de la película es precisamente la utilización de la elipsis y una curiosa estructura narrativa que queda supeditada al orden de las plantas del propio edificio como escenificación de distintas etapas vitales.

En lo alto (Walk Up)

Metacine cotidiano

Acercarse a En lo alto (Walk Up) requiere de un conocimiento previo del cine del autor, con sus propias reglas y particularidades. Cada una de sus películas parece una variación de la anterior y las tramas se retroalimentan unas a otras, teniendo que asumirlas al mismo tiempo como una extensión de la vida real del cineasta.

Se trata, pues, de un trabajo íntimo de metacine donde las reflexiones del cineasta se confunden con las de sus protagonistas masculinos, casi siempre convertidos en álter ego que le permiten exorcizar sus deseos e incertidumbres. Por ejemplo, fue notorio el revuelo mediático que se armó en su país debido a la relación extramatrimonial que mantenía el director con una de sus musas Kim Min-hee y la forma en que contestaba a la opinión pública a través de las tramas de sus películas.

Por otro lado, tenemos el aspecto cinematográfico y un estilo visual marcado por la influencia del cine francés de los años 50/60. Lo más extraño es el insólito uso que hace del zoom, sin depurar y por sorpresa, para señalar algún aspecto que él considera importante, pero que solo consigue un efecto de abstracción contrario al realismo cotidiano de su cine.

En lo alto (Walk Up)

Un espacio atemporal

Hong Sang-soo traslada a En lo alto (Walk Up) su habitual juego de repeticiones con un edificio que se mantiene inalterable a lo largo del paso del tiempo. El protagonista Byungsoo y las tres mujeres del edificio desgranarán sus inquietudes a través de conversaciones de apariencia banal entre risas, confesiones y mucho soju (esta vez, también vino). Eso permite al director incidir en una visión de la masculinidad en crisis, emocionalmente inmadura e insegura, mientras que las mujeres son el faro que los guía durante el frenesí de la vida o contra el que se estrellan cuando la relación se apaga. El tiempo siempre es un factor que provoca el cambio y evolución de esas relaciones a menudo efímeras y/o insatisfactorias.

Sin embargo, la idea principal de En lo alto (Walk Up) solo funciona durante sus primeros 40 minutos, cayendo finalmente en una reiteración de situaciones similares ya vistas en otras películas del director e incluso en un reiteración dentro de la propia película que alarga innecesariamente el metraje (y eso que solo dura 97 minutos). Lo más atrayente del filme es la original utilización del edificio como «espacio atemporal» que alberga las distintas etapas de la vida, entre lo vivido y lo soñado.

Durante la proyección de En lo alto (Walk Up) en la 70ª edición del Festival de San Sebastián fueron muchos los que se quedaron dormidos en las butacas de mi alrededor, pero los seguidores del cineasta encontrarán aquí una nueva oportunidad para venerar su inconfundible estilo regado en soju.


¿Qué te ha parecido la película?

En lo alto (Walk Up)

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

La película de Fórmula 1, con Brad Pitt y dirigida por Joseph Kosinski, se estrenará en cines

El esperado largometraje de Fórmula 1, protagonizado por Brad Pitt y capitaneado por el director Joseph Kosinski, Jerry Bruckheimer Films, Plan B Entertainment y...