domingo, julio 14, 2024

Crítica de ‘Mi crimen’: Un caso del que todos quieren adueñarse

Las críticas de Laura Zurita:
Mi crimen

En el París de los años 30, Madeleine, una actriz guapa, joven, sin dinero y sin talento, es acusada de asesinar a un famoso productor. Ayudada por su mejor amiga Pauline, una joven abogada en paro, es absuelta alegando defensa propia. Comienza una nueva vida de fama y éxito, hasta que la verdad sale a la luz.

Mi crimen está dirigida por François Ozon e interpretada por Nadia Tereszkiewicz, Rebecca Marder, Isabelle Huppert, Fabrice Luchini, Dany Boon y André Dussollier. Se estrena en España en 5 de mayo de 2023 de la mano de Caramel Films.

Mi crimen, dirigida por François OzonComedia que homenajea y parodia el cine de crímenes

François Ozon, que durante muchos años fue un «enfant terrible» en el cine francés, tiene una larga trayectoria de hacer exactamente las películas que le apetecen, desde la bellísima Frantz hasta la oscura Peter von Kant, por recordar solamente dos de sus últimas obras. Ahora vuelve a hacer una travesura en Mi crimen, cuyo guion adapta libremente la obra de teatro Mon crime, de Georges Berr y Louis Verneuil, de 1934.

Mi crimen es una comedia sarcástica con toques de absurdo, una parodia declarada del cine de crímenes, en la que lo de menos es resolver el crimen. Una actriz sin papeles, una abogada en paro, un comisario ambicioso, y una vieja gloria del cine mudo se ven enredados en una investigación, cada uno de ellos buscando sus propios intereses sin que les estorbe algo tan irrelevante como la verdad.

François Ozon no pretende esconder que Mi crimen es una película, y todo es postizo, remedado, un decorado. El piso donde viven las chicas está artísticamente envejecido, los tejados sobre París son fotogénicos a más no poder, con los mejores crepúsculos pintados que imaginarse uno pueda. Los años 30 están maravillosamente recreados, pero más como recuerdo de una época dorada que con ninguna intención realista.

Así, el director nos recuerda todo el tiempo que estamos viendo una ficción, y que la disfrutemos. Mi crimen es un colorido homenaje al cine, al teatro, a la ficción que mejora la vida, y que no hay que tomar demasiado en serio. La música es nostálgica, de una dulzura no exenta de cierta ironía.

Mi crimen, dirigida por François Ozon

El papel de los medios de comunicación

Y, sin embargo, bajo la ligereza y el humor en Mi crimen hay una crítica del papel de los medios de comunicación, que parecen dispuestos a cebarse sobre cualquier hecho sórdido, cuyo ruido sensacionalista no necesita tener mucho contacto con la verdad. Tampoco hay que olvidar que los hechos que se nos cuentan sobre la actriz de la que se abusa cuando se la convoca a una entrevista de trabajo, recuerdan los vergonzosos sucesos que recientemente se airearon por el movimiento Me too, que ha cambiado el modo de pensar las relaciones entre los sexos.

El reparto está claramente entregado a lo que hace, y eso se nota. Cierto es que los actores parecen sobreactuar ligeramente, y tienen el grado preciso de rigidez para que se vea que están haciendo un papel, pero eso forma probablemente parte de la intención de Mi crimen, que al tiempo homenajea y parodia el oficio de intérprete. Madeleine (Nadia Tereszkiewicz) está estupenda en su papel de mala actriz, con una apariencia estudiadamente inocente y frágil pero muy lista bajo el maquillaje de polvos de arroz y boquita de corazón. Su abogada y amiga, Pauline (Rebecca Marder), es también una profesional de los escenarios, si bien trabaja con toga en los tribuales en lugar de en los teatros. Isabelle Hupert, que tan a menudo tiene papeles gélidos, está guapísima y exultante en su papel de vieja gloria. En su personaje no hay vestigio de la melancolía de la Gloria Swanson de El crepúsculo de los Dioses, Hupert es toda vida, copia perfectamente los mohines de las actrices de cine mudo, y se pavonea y exhibe como si siempre estuviera en un escenario.

Mi crimen es una comedia que al tiempo homenajea y parodia gozosamente el cine de intriga, un visionado delicioso y divertido que muestra el lado más juguetón de François Ozon.


¿Qué te ha parecido la película Mi crimen

Mi crimen

7.5

Puntuación

7.5/10

12 COMENTARIOS

  1. Me ha parecido una muy buena crítica, y la verdad tengo ganas de verla. Felicidades. José Antonio Alonso

  2. Cine en estado puro! Hace tiempo que no he disfrutado tanto con una peli. Perfecta: la ambientación de exteriores e interiores ( ojo a la decoración y a sus guiños al Art Decó y al Art Nouveau – estamos en los años 30 ), la fotografía, el movimiento de la cámara, actrices y actores soberbi@s . Extraordinario guión y dirección. Un rato divertidísimo… humor inteligente , por fin!!

    • Gracias por tu comentario, y me alegra mucho que la disfrutaras. La ambientación es excelente, como dices, con un toque de teatralidad que le va muy bien.

  3. MI CRIMEN
    Obviando que es parodia, que es homenaje, que está basada en una obra teatral, que en su construcción fílmica Ozon ha empleado métodos de cada uno de los géneros que se permite caricaturizar, que consigue como director que con esta obra el espectador se abandone y se deje llevar por el despliegue del concepto clásico de cine de siempre que Ozon presenta en cada fotograma, pues apuntar para estar al día en el comentario que también la película “Mi crimen” presenta el mensaje puntero de nuestros días sobre el discurso feminista del MToo ya conocido y añadido en su medida a su ideario por el espectador basándose en una representación teatral pasada recogiendo problemas del presente. En esta visión del presente en el pasado, Ozon en su adaptación del libreto teatral viene a contarnos con sonrisa sardónica no exenta de acidez que todo el mundo intenta colocarse en situaciones de privilegio para ser favorecido por la diosa Fortuna en este escenario que es el mundo.
    Lo hemos visto muchas veces pero en un Ozon del que se tienen en primera línea de archivo de cine galo títulos como -citando los más cercanos-Peter von Kant, Gracias a Dios, Frantz, En la casa, Joven y bonita, Potiche, 8 mujeres-50-…- se hace extraño pero gratificante. Recordemos Potiche-10- como demostración de capacidad para la comedia. Ahora hay que acudir a los mejor informados –veteranos- para conocer la pieza teatral del 34 de Georges Berr y Louis Verneuille, que se cubre del tiempo actual porque en los treinta del siglo pasado ya había productores que intentaban abusar de actrices o presuntas actrices. Citar, como hace Ozon, a Billy Wilder y Curvas peligrosas es ponerse serio para decir que en el cine de ayer ya se trataban temas de hoy. Las películas de Ozon no son para rellenar festivales. Sus partidarios, que gustan de su cine, llevan muchas horas de cineclub y cineforum. Si eres amante del cine, vete a verla. La recordarás.

  4. MI CRIMEN (Este crimen es mío)
    Es esta película de François Ozon un recuerdo permanente de aquel cine clásico que nunca pudo librarse de la coletilla”con apariencia teatral”. Ahora, aún casi reciente su “Las lágrimas amargas de Petra von Kant” y su casi aún en cartel “Peter von Kant” que nos transportaban a R.W.Fassbinder y su cine, pasea al espectador de hoy por el París de los años treinta , por las salas del teatro parisino, con un descaro tan agobiante que desorienta al espectador en la insipidez engañosa inicial. Pero se ve rápidamente atrapado por la trama y por la intriga de la obra teatral que se desarrolla en el libreto que se adapta para esta realización en que irónicamente se disputa por la autoría de un crimen.
    Posiblemente ni la trama vodevilesca ni el título anticipen datos o situaciones artísticas teatrales del cine de Hollywood o del teatro parisino a los espectadores españoles escasamente cinéfilos y muy cinéfagos. Pero Ozon ha sabido encontrar entre los enredos del vodevil de los años treinta las aguas sociales de las vindicaciones feministas, con un punto de acidez que se enmascaraba más en sus anteriores “”Las lágrimas…” y “Peter Von…” con comportamientos machistas de discriminación sexual y que ya venían en desarrollos anteriores como en “8 mujeres” y “Mujeres al poder” con la Deneuve. No es nuevo el cartel de las mujeres privadas de derechos, los jurados conformados por hombres, aunque con obligado histrionismo en algunas interpretaciones (el juez, la Huppert, el futuro heredero…)
    Humor y sátira para acercarnos a la sexualidad humana y al entorno social que hemos creado. Reflexiones a las que nos tiene predispuestos Ozon. Se lo agradecemos, vemos cine y aprendemos. Totalmente recomendable para todos los gustos.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Avance oficial de ‘El Hoyo 2’, que llega a Netflix en octubre

El Hoyo fue una de esas agradables sorpresas que te encuentras en Netflix, y supuso un soplo de aire fresco a lo que habitualmente...