Crítica de ‘La guarida (The Lair)’: Cutre y casposa, a mucha honra

Las críticas de Daniel Farriol:
La guarida (The Lair)

La guarida (The Lair) es un filme británico de terror que está escrito y dirigido por Neil Marshall (The Descent, Dog Soldiers). La historia sigue a una piloto de la RAF que resulta herida durante su última misión en Afganistán. Para escapar de su perseguidores, se refugia en un búnker que antiguamente había sido usado por los rusos para experimentar con ADN alienígena. La batalla entre soldados y monstruos mutantes dará inicio. Está protagonizada por Charlotte Kirk (Vice, The Reckoning), Jonathan Howard (The Five Rules of Success, La caza), Jamie Bamber, Tanji Kibong, Leon Ockenden, Mark Strepan, Hadi Khanjanpour y Cesare Taurasi. La película tuvo su presentación en España en la sección Midnight X-Treme del Festival de Sitges 2022. Se ha estrenado comercialmente de la mano de A Contracorriente Films el día 13 de Enero de 2023.

Neil Marshall nos trae una película con olor a VHS

La guarida (The Lair) es la nueva película dirigida por el británico Neil Marshall que, como buen conocedor del género, nos regala un auténtico disfrute palomitero donde se combinan universos propios de anteriores trabajos suyos como Dog Soldiers (2002) y The Descent (2005) con los de obras ajenas referentes para el fantástico como puede ser Aliens: El regreso (James Cameron, 1986).

Pero hay algo importante a tener en cuenta antes de ver esta película y es que todas esas influencias/homenajes están integradas en una atmósfera que rezuma olor a VHS ochentero y a ese cine de explotación que asomaba con orgullo sus sangrientas carátulas entre las estanterías de cualquier videoclub de barrio lleno de blockbusters. Así que nadie espere encontrarse con una gran superproducción, efectos CGI que te dejen con la boca abierta o un guion sutilmente elaborado para atraparnos mediante giros sorprendentes.

Es por eso que me sorprendió mucho la fría acogida que tuvo la película durante las maratones golfas del Festival de Sitges (un escenario ideal para la peli) donde Marshall recibió el Premio «Máquina del Tiempo». Aún me sorprende más leer reseñas negativas de algunos especialistas en el género que se toman la película en serio como si ya se nos hubiera olvidado pasarlo bien en un cine. Cada vez tengo más claro que hoy en día cineastas como John Carpenter, Joe Dante o John Landis, grandes influencias en el cine de Marshall, lo tendrían crudo y serían despreciados ante tal necesidad de trascendencia elevada en cualquier producto de terror o fantástico, si esos directores son aún reconocidos es más por el efecto que tiene el culto a la nostalgia y el postureo que por otra cosa.

¡Cómo se echa de menos la Serie B sin ínfulas autorales!

La guarida (The Lair) se adentra, pues, en la Serie B más simpática y desprejuiciada, con acción de viñeta y humor chusquero a raudales, en una trama en la que veremos a un grupo de soldados de élite liderados por la Capitana Kate Sinclair (Charlotte Kirk) durante una peligrosa misión en los desiertos de Afganistán. El grupo de soldados y todos los personajes que aparecerán en la película están caracterizados bajo los parámetros del estereotipo puro, es decir, son una parodia autoconsciente de sí mismos. Los militares de la RAF (Royal Air Force) deberán enfrentarse con igual vehemencia tanto a los insurgentes afganos que quieren expulsar de su territorio a las tropas invasoras como a unos monstruos mutantes de afilada dentadura que han sido creados en un laboratorio ruso. ¿De verdad pretendes tomarte en serio todo esto a la hora de valorar la película?

Pues claro que no. El argumento, en realidad, es lo de menos. La previsibilidad de todo lo que acontece no evita que Marshall encienda las luces de su feria ambulante y asegure la diversión a un público sediento de sangre que sepa que tipo de (sub)producto tiene delante. En ese sentido, me atrevería decir, situándome en contra de lo que opinan muchos compañeros, que Marshall sí que ha recuperado la audacia que le faltaba en sus últimos trabajos.

La guarida (The Lair) es una divertidísima monster movie que combina terror y desfachatez con escenas absurdas donde, por ejemplo, los chascarrillos de los diálogos te hacen sonreír mientras a alguien le están comiendo la cara (literalmente). ¿Son esos diálogos terriblemente estúpidos? Pues sí, ahí radica la gracia de la película. ¿O es que vamos a pretender tomarnos de la misma forma a Sharknado (Anthony C. Ferrante, 2013) y Tiburón (Steven Spielberg, 1975) por el simple hecho de que en ambas aparezcan escualos hambrientos? Lo que hace muy bien Neil Marshall es invitarnos a un tipo de propuesta que se echa en falta en el género actual y que, gracias a Dios, está exenta de toda pretenciosidad, yo me lo pasé bomba. En definitiva, La guarida (The Lair) es cutre y casposa, sí, pero a mucha honra.


¿Qué te ha parecido la película?

La guarida (The Lair)

7.2

Puntuación

7.2/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: