‘99 Moons‘: Un amor obsesivo y sadomasoquista llega a Filmin

Filmin estrena el próximo viernes 3 de febrero 99 Moons, del director suizo Jan Gassmann (Europe, she loves). La película ya tuvo su estreno mundial en la sección ACID del Festival de Cannes.

99 Moons habla sobre la atracción sexual y la búsqueda de la libertad a través de los ojos de Bigna y Frank, dos treintañeros completamente opuestos que chocan en el camino de la vida. Inesperada e irremediablemente, su pasión les arrastra hacia una historia de sexo sadomasoquista repleta de traumas y obsesiones.

La narración de 99 Moons, altamente erótica, está dividida en capítulos compuestos de encuentros y desencuentros sucesivos a lo largo de ocho años –es decir, 99 ciclos lunares– en los que su deseo se niega a extinguirse y su historia se transforma en una auténtica obsesión.

Jan Gassmann ha dicho:

Mis películas nunca están alejadas de mí, necesito vivir lo que escribo. Yo también quiero averiguar qué tipo de relación quiero vivir. En mi entorno, la búsqueda del amor parece haber sustituido la búsqueda de Dios. La determinación de encontrar tu “media naranja”, tu alma gemela, es una fuente de contradicciones. Y, por supuesto, hay lo que se llama en francés l’amour physique, una especie de relación que se caracteriza por su alta intensidad, el éxtasis y el desgaste emocional.

Sobre la trama, mientras la científica Bigna (Valentina Di Pace) es una persona organizada, con algún que otro affaire como dominatrix bajo control y sin interés alguno en encontrar su «media naranja», Frank (Dominik Fellmann) es un fiestero desatado de aparente mente abierta pero atrapado en los estereotipos del hombre heterosexual cisgénero. Sus diferencias conceptuales sobre el deseo y las relaciones y sus desestabilizantes juegos sexuales les llevan a cuestionar la moral que exalta la pareja heterosexual monógama. Ambos deberán replantear sus propios valores y considerar si son capaces de romperlos por una pasión como esta.

El sexo es esencial en la historia de 99 Moons, y Gassmann nos lo muestra directo y sin tapujos, desafiando nuestras convenciones como espectadores:

Nunca quisimos esconderlo. El guion era explícito, todo el reparto sabía lo que queríamos hacer. De todas maneras, era imprescindible contar con una coordinadora de intimidad. (…) Ensayamos y coreografiamos las escenas de sexo y, gracias a esta preparación, los actores estaban muy cómodos en el set y conseguimos filmarlo en tomas muy largas.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: