Crítica de ‘Jungla de cristal‘: Atípico clásico navideño de acción

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Jungla de cristal

En lo alto de la ciudad de Los Ángeles un grupo armado se ha apoderado de un edificio tomando a un grupo de personas como rehenes. Solo un hombre, John McClane, ha conseguido escapar del acoso terrorista. Está solo, pero mantendrá una lucha feroz y agotadora contra los secuestradores. Es la única esperanza para los rehenes. Jungla de cristal es una película de acción estadounidense de 1988 dirigida por John McTiernan y escrita por Steve de Souza y Jeb Stuart. Está basada en la novela «Nothing Lasts Forever» (1979) de Roderick Thorp, y protagonizada por Bruce Willis, Bonnie Bedelia, Alan Rickman, Alexander Godunov, Paul Gleason, Reginald Veljohnson, William Atherton y Hart Bochner.

Una Navidad movidita

Cuando se piensa en una lista de películas navideñas, a muchos les viene a la cabeza una selección de comedias románticas tiernas con las que edulcorar aún más nuestros corazones en estas empalagosas fechas, pero ciertamente hay muchos más géneros que tienen sus pertinentes películas navideñas y forman parte de nuestras vidas, ya sean de terror o acción, como es el caso de la ya clásica y mítica Jungla de cristal.

Es cierto que de inicio no pudiera parecer que estamos ante una película navideña, pero el paso del tiempo ha ido colocando en su sitio a Jungla de cristal, y si bien es plenamente disfrutable en cualquier época del año, de lo que no hay duda es que en casi cualquier conversación cinematográfica navideña surge este título, demostrando que una buena película de acción con sus dosis de thriller y su toque de humor bien puede formar parte de nuestra lista de películas imprescindibles para ver cada Navidad por derecho propio.

En Jungla de cristal, John McClane (Bruce Willis) es un policía neoyorkino que visita la ciudad de Los Ángeles y se ve atrapado dentro de uno de sus rascacielos cuando éste es tomado por terroristas la noche de Navidad. Al pasar desapercibido por los terroristas, McClane se convierte en la única esperanza del grupo de rehenes, entre los que se encuentra su esposa.

Una película navideña atemporal que sigue influenciando

Lo que hace grande una película con el paso del tiempo no es solo que no parezca antigua y obsoleta, pudiendo verse como actual con el paso de los años, sino también la repercusión que puede tener en su género, y Jungla de cristal ha seguido influenciando el cine de acción durante años, incluso a través de homenajes directos y parodias. Pero más que centrarnos en lo que hace que sea una gran película de acción, vamos a desglosar los motivos por los que hay que verla en Navidad… así que vamos allá, Yippee Ki-Yay… ¡Feliz Navidad!

El cine navideño usa muchas veces el recurso del regreso al hogar, de esas familias separadas que aprovechan estas fechas para reencontrarse de nuevo con sus seres queridos, y eso no falta en Jungla de cristal, pues a pesar de haber cambiado mucho el guion tras cientos de reescrituras, la base es una novela en la que un detective privado jubilado se reúne con su hija y sus nietos en un rascacielos con motivo de la fiesta de Navidad, pero las cosas no salen como se esperaban.

En este caso, los caramelos y los besos bajo el muérdago se han cambiado por armamento y explosiones por todos lados, y en vez de elfos que amenizan nuestro visionado tenemos muertos que caen a los pies de McClane en su afán por sobrevivir en esta horrible noche navideña. Aunque parezca crudo todo esto, el humor es vital en el éxito de Jungla de cristal, como lo es en cualquier película navideña, y nuestro personaje protagonista siempre tiene una frase adecuada para amenizar la acción.

El hecho de ser un rudo hombre de acción puede contrastar con el estilo clásico de los personajes protagonistas de las películas navideñas, pero Bruce Willis como John McClane no solo es esencial para que la película sea un éxito, sino que su elección es posiblemente uno de los grandes aciertos del cine de acción, alejándose mucho del tipo de hombre duro de esa época al estilo Stallone. Hasta la fecha acostumbrábamos a ver a Willis con otros ojos, pero Jungla de cristal logró cambiar para siempre la imagen que teníamos de él gracias a una combinación perfecta de bondad, humor y fuerza.

La familia siempre unida por Navidad

El género navideño, obviamente, tiene que estar centrado en esta estación del año, y eso lo cumple Jungla de cristal, no faltando referencias constantes para que en ningún momento se nos olvide la época del año en la que estamos, hasta con villancicos como «Let It Snow» que es cantado por el bueno de  Al Powell (Reginald ValJohnson), aunque acto seguido acabe viendo como un cadáver ensangrentado de un malo cae sobre su coche patrulla, pero esos sin nimiedades que no «manchan» el espíritu navideño.

Claramente, una película navideña también debe poner de relieve la importancia de la familia y evitar que el materialismo se apodere de la esencia de estos días, y Jungla de cristal no se olvida de tener su pertinente y adecuado mensaje navideño, pues McClane es un héroe de acción, pero tiene valores, y podemos sentirnos identificados con él en todo momento. Willis logra crear un personaje que equilibra el trabajo con su vida personal, aunque para ello tenga que matar a unos cuantos malos, pero aún con lo duro que es siempre tiene una buena palabra para su familia, y es capaz de todo para disculparse con su entorno.

Las comparaciones son odiosas, pero quién nos iba a decir que podríamos encontrar cosas en común entre Jungla de cristal y ¡Qué bello es vivir!, uno de los grandes clásicos navideños de todos los tiempos, pero es que ambas en el fondo se centran en un hombre imperfecto pero bondadoso en crisis, y sus vivencias en Navidad van marcando sus relaciones y reafirmando su propósito, consiguiendo ambas a su manera sacarnos emociones y nuestro lado más optimista.

Llevando al límite los clichés

Otro de los puntos clave de las películas navideñas es que son capaces de repetir una y otra vez los clichés del género, y ni así nos aburrimos de ver estas películas en Navidad. Y claramente Jungla de cristal no olvida los clichés, aunque aquí no solo de las películas navideñas, sino también del género de acción, llevando al límite muchos de ellos, siendo esa exageración parte del divertimento que aporta la película.

El protagonista es el héroe poco probable de la película, como debe tener cualquier película con clichés que se precie, pero también tenemos un villano que hace las veces de Grinch, teniendo un enfrentamiento entre ellos pero con una gran cantidad de humor y diálogos divertidos, sin olvidarnos de incorporar el romance, que no falta en ninguna producción navideña. Y aunque la novela en la que se basa tiene un final algo más agrio, una película que quiere ser navideña tiene que ser reconfortante y predecible.

Jungla de cristal es una atípica película navideña que apela al niño que llevamos dentro, y forma parte de nuestra lista de películas imprescindibles por Navidad al contener todos los ingredientes que esperamos de este género, pero añadiendo un toque personal que ha pasado a la posteridad.


¿Qué te ha parecido la película Jungla de cristal?

Jungla de cristal

8.2

Puntuación

8.2/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: