viernes, junio 9, 2023

Crítica de ‘La forja de un campeón’: Levantarse tras los golpes de la vida

Las críticas de Daniel Farriol:
La forja de un campeón
(Prizefighter: The Life of Jem Belcher)

La forja de un campeón (Prizefighter: The Life of Jem Belcher) es un drama británico basado en hechos reales que está dirigido por Daniel Graham (Opus Zero, The Obscure Life of the Grand Duke of Corsica). El guion corre a cargo de Matt Hookings donde ficciona la vida del boxeador James Belcher, el Campeón de Inglaterra de los pesos medios más joven que mantuvo su título entre 1800 y 1805. El guion nos muestra su acercamiento al boxeo en Bristol cuando desde niño seguía las enseñanzas de su abuelo y como, posteriormente, en contra de los deseos de su madre, recaló en Londres para convertirse en un boxeador de éxito.

Está protagonizada por Matt Hookings (The Search for Simon, Winter Ridge), Russell Crowe (Salvaje, La momia), Ray Winstone (Moonfleet, The Nightmare Worlds of H.G. Wells), Jodhi May (Scarborough, The Scapegoat), Marton Csokas, Julian Glover, Steven Berkoff y Lucy Martin. La película se ha estrenado en España de la mano de Vértice Cine el día 4 de Noviembre de 2022.

Una película de boxeo que parece ya hayamos visto

La forja de un campeón es una historia rutinaria que sigue el esquema básico de las películas de superación deportiva, en este caso, el boxeo. El guion de Matt Hookings, el cuál se reserva para sí el papel protagonista, se inspira libremente en la vida de James Belcher, más conocido como Jem Belcher, que fue un destacado boxeador de principios del siglo XIX que llegó a convertirse en el luchador más joven de los pesos medios en alcanzar el título de Campeón de Inglaterra. En los albores de un deporte donde aún se peleaba con los puños desnudos, cuadriláteros improvisados en las calles y reglas poco exigentes con el juego sucio de los contrincantes, el estilo pugilístico del boxeador de Bristol se basaba más en la inteligencia y el movimiento de sus piernas que en la fuerza bruta.

El guion nos muestra el auge, caída y posterior renacimiento de alguien nacido en un entorno humilde que consiguió codearse con la aristocracia cuando obtuvo el éxito de la victoria y que, tras caer en nuevamente en desgracia debido a un desafortunado accidente jugando a raquetbol (parecido al squash) en el que perdió un ojo, volvió a subirse al ring para demostrar a aquellos que lo habían denostado que aún conservaba intacta su ambición. Hay que decir que la mayoría de eventos que se explican sucedieron en realidad, aunque en busca de un ordenamiento dramático más efectivo se producen sensibles modificaciones en el orden cronológico de los combates finales o de su estancia en prisión.

Rocky Belcher, el boxeador tuerto

Se nota que Matt Hookings es fan de la saga Rocky, de la que calca su estructura y adereza con algo de filosofía Miyagi extraída de otra exitosa saga de artes marciales como es Karate Kid. Es así como completa el círculo vital de un deportista que debe superarse a sí mismo a base de recibir golpes (en el último combate hay más sangre que en un matadero). Un dato curioso es que el verdadero Jem Belcher fue tan relevante en la sociedad británica de la época que su apellido sirvió para dar nombre a un tipo de pañuelo que se lleva alrededor del cuello, una prenda de vestir que caracterizaba su imagen tal y como se refleja en la película.

El guionista y director ya había tratado el tema del boxeo en sus inicios con el corto The Birth of Boxing (2017) que mostraba a un pugil inexperto ante su primer combate en el año 1798. Y es precisamente eso lo más interesante de la película, enfocando este nuevo acercamiento a un deporte tan cinematográfico desde sus orígenes y mostrar un poco cómo fue evolucionando hasta nuestros días. Lástima que no se haga más hincapié en esto, solo vemos un momento en el que los púgiles deben adaptarse a boxear con guantes y también un cambio evidente en los escenarios donde se producen los combates (en aquella época se podían disputar más de 50 asaltos si no había un noqueo).

Russell Crowe, más meme que protagonista

Otro aspecto a resaltar para que nadie se lleve a equívocos es que Russell Crowe no es el protagonista de la película aunque su rostro aparezca destacado en el póster promocional, de hecho, antes de la primera media hora ya ha desaparecido de pantalla. Su rol es el de Jack Slack, el abuelo de Jem, un ex boxeador que aún se mete en peleas callejeras para ganar un dinero que se gasta apostando en peleas de gallos o bebiéndose todo el licor que le cabe en su orondo cuerpo. La verdad es que el actor se está convirtiendo en un meme de sí mismo en algunos de sus últimos papeles, aunque mantiene su carisma escénico. Por su parte, Hookings, resulta un protagonista insípido que, por suerte, está secundado por un magnífico Ray Winstone que es quién de verdad brilla por encima de otros secundarios terriblemente sobreactuados para potenciar su maldad.

En definitiva, La forja de un campeón es una película correcta y entretenida que no alberga demasiadas sorpresas en su interior, lo que le resta emoción y hará que la olvidemos rápido por no profundizar en aspectos sociales ni psicológicos, pero sí que posee una ambientación bastante creíble de la época para reflejar cuáles fueron los inicios del boxeo, algo que puede ser suficiente para los amantes más acérrimos del subgénero de superación deportiva que encontrarán aquí una muestra arquetípica del mismo.


¿Qué te ha parecido la película?

La forja de un campeón

5.8

Puntuación

5.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Vídeo avance de los estrenos de cine del 9 de junio de 2023

Hoy, 9 de junio de 2023, llegan a las salas todos los estrenos de cine de la semana, y nos decantamos por El maestro...