Crítica de ‘Desencantada: Vuelve Giselle‘: Aprovechando al máximo los cuentos de hadas

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Desencantada: Vuelve Giselle

Comedia musical de acción real, Desencantada: Vuelve Giselle es una secuela del éxito de taquilla Encantada, protagonizada por el reparto original de la conmovedora historia de Giselle, la entrañable y romántica doncella del mundo de cuento de hadas, Andalasia, que encuentra por fin, en el reino de Nueva York, a su príncipe azul, Philip, un abogado de divorcios. Dirigida por Adam Shankman, está protagonizada por Amy Adams, Patrick Dempsey, James Marsden, Idina Menzel, Maya Rudolph, Yvette Nicole Brown y Jayma Mays. La película se estrena en Disney+ el 18 de noviembre de 2022.

¿Un regreso esperado?

Quince años después de Encantada: La historia de Giselle, regresa a nuestros hogares (que no a los cines) Amy Adams como Giselle en Desencantada: Vuelve Giselle. Han pasado quince años desde que Giselle y Robert se casaron, pero Giselle está aburrida de la vida en la ciudad. Deciden trasladar a su creciente familia a la soporífera comunidad suburbana de Monroeville, donde esperan llevar una vida más idílica. Por desgracia, no todo sale como había planeado. Las zonas residenciales tienen sus propias normas y la abeja reina local, Malvina Monroe, hace que Giselle se sienta más fuera de lugar que nunca.

Frustrada porque su final feliz no está resultando fácil de encontrar, recurre a la magia de Andalasia, transformando accidentalmente todo el pueblo en un cuento de hadas de verdad y poniendo en peligro la felicidad de su familia. Ahora, Giselle está en una carrera contrarreloj para revertir el hechizo y definir qué significa realmente un final feliz para ella y su familia.

Aprovechando lo que ya funcionó

Después de que Giselle volviera a la realidad del cuento de hadas en la primera parte, en esta secuela vuelven a meter al personaje principal en un cuento de hadas, lo que es una idea coherente para una secuela que busca el típico final feliz. Curiosamente, con el cambio de localización también cambian el tono de la película, perdiéndose en el viaje parte del humor característico de la primera película, especialmente por no estar fuera de lugar Giselle.

Ahora bien, en Nueva York o  Andalasia, Amy Adams puede hacer cualquier papel con gran seguridad, pero especialmente con la tranquilidad de resultar convincente, siendo lo suficientemente dulce como para ser una eterna princesa Disney, pudiendo cantar con pájaros en un mundo de fantasía, pero también ponerse a cantar en un supermercado, y en ninguno de los dos casos nos coge por sorpresa. Además, en esta secuela tiene más margen para ofrecer registros diferentes y así evitar quemar lo que funcionó en la primera entrega, aunque no desaprovechen las bases que ya asentó su predecesora.

Amy Adams repite, como la mayoría de secundarios que no han querido perder la ocasión de regresar, al igual que la magia tampoco falta, pero para aportar algo distinto, Adams como la princesa Giselle se marcha a un nuevo destino en el que vivir, aunque extraña la tranquila vida que llevaba hasta ahora. Igualmente, otro actor que ofrece algo diferente es Patrick Dempsey, quien canta y baila en este musical, aunque claramente no se encuentra cómodo en esta faceta.

Junto a ellos tenemos a la recién incorporada Maya Rudolph, ofreciendo una gran química con Adams, mucha más que la que hay entre Adams y Dempsey, siendo Rudolph la gran salvadora de muchas escenas que por momentos se exceden hasta la saciedad a base de lujosa decoración y canciones.

Disney lo da todo

Desencantada: Vuelve Giselle puede conseguir ser más abrumadora visualmente que su predecesora, especialmente por poder salpicar con llamativos colores de auténtico cuento de hadas su nueva ubicación. Pero no solo se eleva también el nivel de efectos especiales, sino que lucen mejor y más esplendidos desde los vestuarios a los escenarios.

A lo largo de toda la película se nota la mano de Disney no solo a la hora de recrear este mundo de fantasía, y de mezclar imagen real con animación, sino también por tener una gran cantidad de referencias sutiles (y no tan sutiles) a otras películas de cuentos de hadas de Disney como Cenicienta, La Bella y la Bestia o La Bella Durmiente.

Y si la animación y decoración es claramente Disney, también lo es el mensaje de la película, que en todo momento quieren que sea una película reconocible para las familias de hoy en día, de la misma manera que no se olvidan de reflejar los clichés sobre las madrastras de una manera entretenida.

A pesar de tener menos encanto y no jugar con el factor de la sorpresa, Desencantada: Vuelve Giselle es una secuela que sale bien parada de la comparación con su predecesora, no repitiendo sencillamente lo que hizo mágica a la original, aunque mantiene cierta magia que nos encandiló e incorpora nuevos actores que encajan en este mundo de fantasía.


¿Qué te ha parecido la película Desencantada: Vuelve Giselle?

Desencantada: Vuelve Giselle

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: