SITGES 2022. Crónica 1. ‘Brian and Charles’, ‘The Breach’ y ‘Flux Gourmet’.

Cobertura realizada por Daniel Farriol:
55 Festival de Sitges 2022
No es cine todo lo que reluce se ha desplazado hasta el 55 Festival de Sitges 2022. Cada día os contaremos nuestras primeras impresiones sobre todas las películas que tengamos la oportunidad de ver, así como todas otras cosas interesantes que sucedan en estos días tan señalados y dedicados al mejor cine fantástico y de terror que se estrenará en los próximos meses. Hoy en Sitges 2022 os hablamos de las películas: Brian and Charles, The Breach y Flux Gourmet.

Brian And Charles
BRIAN AND CHARLES

Dirigida por: Jim Archer
Intérpretes: David Earl, Chris Hayward, Louise Brealey
País: Reino Unido
Noves Visions – Inauguración

Sinopsis: Brian vive alejado del mundo en un valle de Gales donde inventa extraños artilugios que casi nunca funcionan. Tras encontrar una cabeza de maniquí desechada, se le ocurre una idea para combatir la soledad. Tres días después, con una lavadora y varias piezas de recambio, crea a Charles, un robot inteligente que aprende inglés de un diccionario y que resulta ser un compañero encantador y descarado.

Nuestra opinión: Brian and Charles es un curiosa incursión del cine indie en la ciencia-ficción a través de una historia de amistad que surge entre un solitario inventor de cosas inútiles y un robot construido con elementos rescatados de un vertedero. Por una vez, el invento funcionará y el robot cobrará vida.

El director Jim Archer amplía el universo iniciado en su corto de igual título realizado en 2017 con los mismos protagonistas, pero introduciendo varias subtramas nuevas (los vecinos malvados, la historia de amor con la chica del pueblo, etc), siendo el eje sobre el que gira la historia el mismo, es decir, la relación paterno-filial y de amistad entre el creador y su robot, en la que aprenderán el uno del otro lecciones sobre la vida, aunque a veces la convivencia se ponga cuesta arriba debido a que el robot se comporta como un adolescente rebelde que comienza a soñar a lo grande y con viajar lejos para ver mundo.

Uno de los aspectos más curiosos es que el filme está narrado como si fuera un mockumentary, es decir, los actores interactúan con la cámara como si su vida estuviera siendo grabada para un documental (este hecho absurdo nunca se explica y puede entenderse también como un signo de la atención que requiere el personaje en su soledad). En tono de comedia amable que deriva hacia lo tierno, la película transita por terrenos ya explorados en otros relatos sobre IA que actualizan el mito de Prometeo, pero tiene suficiente personalidad para conseguir que nos encariñemos poco a poco de unos personajes disfuncionales y bastante frikis, destacando también el peculiar y poco glamouroso diseño del robot con aspecto de anciano y cuerpo de lavadora.

The Breach - Sitges 2022
THE BREACH

Dirigida por: Rodrigo Gudiño
Intérpretes: Emily Alatalo, Allan Hawco, Natalie Brown
País: Canadá
Panorama Fantàstic

Sinopsis: Contando sus últimos días como jefe de policía en la pequeña ciudad de Lone Crow, John Hawkins se enfrentará a un caso macabro: investigar el origen de un cuerpo que aparece destrozado y con heridas extrañas en la orilla del río Porcupine.

Nuestra opinión: The Breach es un modesto filme de bajo presupuesto que combina el thriller policíaco con el terror lovecraftiano. El argumento nos sitúa en una pequeña población donde aparece en una barca el cadáver deshuesado de un hombre. Es un inicio clásico del género de investigación criminal que despierta nuestra curiosidad y que luego transitará por lugares comunes en la descripción de personajes y situaciones. La apariencia televisiva y las limitaciones de la puesta en escena son evidentes desde el principio, aunque el director Rodrigo Gudiño aporta algunos detalles interesantes en el trabajo de cámara que ayudan a soportar las desangeladas transiciones del segundo acto.

Todo el impacto del filme se reserva para un final de fiesta con especial gusto por el gore y el body horror que bebe directamente del relato de ciencia-ficción «Who Goes There?», escrito por John W. Campbell y adaptado majestuosamente a la pantalla por John Carpenter en La cosa (1982), e incluso de otras incursiones del fantástico como «The Body Snatchers» de Jack Finney, también con varias adaptaciones gloriosas al cine que todos recordamos. No es que sean referentes argumentales explícitos, pero sí comparten un mismo planteamiento acerca de la monstruosidad de los cuerpos que fusionan diversas identidades.

Es una lástima que The Breach se quede en la anécdota de sus buenas intenciones y quede perjudicada por una trama poco desarrollada o unos diálogos de baratillo. Su mayor particularidad es que Slash (guitarrista de Guns N’ Roses) es el productor y compositor de la banda sonora de la película. Se trata de un subproducto disfrutable a ratos, pero no deja de ser eso, un subproducto que hubiera tenido mejor cabida en una sección paralela mucho más apegada a lo independiente e incluso amateur como es Brigadoon.

Flux Gourmet - Sitges 2022
FLUX GOURMET

Dirigida por: Peter Strickland
Intérpretes: Asa Butterfield, Gwendoline Christie, Ariane Labed
País: Reino Unido-Estados Unidos-Hungría
Oficial Fantàstic Competición

Sinopsis: Un grupo de artistas en residencia se dispone a poner en escena una performance llamada catering sónico, pero el escritor contratado para documentar todo el proceso pronto comienza a sentir una indigestión.

Nuestra opinión: Flux Gourmet es una propuesta absolutamente inclasificable del ya pos sí inclasificable director británico Peter Strickland. He de reconocer que para mi ha sido toda una decepción. Tras su maravillosa incursión en el giallo con In Fabric (2018), su regreso es una sátira extrañísima sobre una residencia de artistas que realizan actuaciones de pequeño formato de lo que llaman como «catering sónico», es decir, representaciones que combinan la perfomance teatral con sonidos que crean en directo mientras cocinan (por ejemplo, si acercas un micrófono a una olla donde se está cociendo una sopa se genera un ruido/sonido).

Este argumento tan surrealista se condimenta con la presencia de un documentalista que lo graba todo y cuyas flatulencias le provocan cierto aislamiento social. Su manera de integrarse en el espectáculo será dejarse practicar colonoscopias que son proyectadas durante las actuaciones del grupo como si fueran las imágenes que amenizaban los conciertos de Pink Floyd en pleno auge del rock psicodélico. Os aseguro que no estoy ebrio y lo que os cuento es un extracto de lo que puede verse en la película.

Strickland sigue fiel a su universo visual con reminiscencias del cine erótico de los años 70 y ese particular tratamiento del color que hace adquirir cierto tono atemporal a todas sus películas. Sin embargo, en esta ocasión, su crítica hacia el arte y determinadas actitudes sociales le funciona durante los primeros 40-45 minutos, mientras consigue mantenernos estupefactos ante todo el imaginario absurdo que propone. Luego, se vuelve demasiado reiterativo y abstracto en sus marcianadas, causando más sopor que fascinación en esta especie de reverso escatológico del cine de Yorgos Lanthimos y Peter Greenaway cocinados a fuego lento en la misma olla a presión. Eso sí, va a ser complicado que nos topemos en Sitges 2022 con algo que sea tan bizarro como Flux Gourmet.


55 Festival de Sitges 2022
Sitges 2022

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: