70 SSIFF. Retrospectiva – Claude Sautet. Crítica de ‘Bonjour Sourire!‘ (1956)

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en el 70 Festival de San Sebastián:
Bonjour Sourire!

El debut cinematográfico de Claude Sautet como director de largometrajes está muy lejos de poder ser considerado un proyecto personal. De hecho, siempre renegó de esta película y rechazaba la idea de considerarla su ópera prima. En 1955, Sautet trabajaba fundamentalmente como ayudante de dirección para una serie de realizadores que dirigían comedias con Louis de Funes como protagonista. En este contexto, Sautet estaba inmerso en la preparación de Bonjour Sourire! que iba a dirigir Robert Dhéry sobre un guion de Jean Marsan, Pierre Tarcali e Yves Robert. A los pocos días del inicio del rodaje, Dhéry abandonó el proyecto y Sautet, presionado por los productores, aceptó dirigir la película para salvar todo lo invertido en la producción.

Bonjour Sourire! era, en realidad, un proyecto personal del propio Dhéry que concibió la película a mayor gloria de Louis de Funes y otros personajes populares del music hall que, por aquel entonces, triunfaban en mayor o menor medida por los escenarios parisinos como Henri Salvador, Annie Cordy, Jimmy Gaillard o Christian Duvaleix. Sautet se ciñó estrictamente al guion y a las directrices que Dhéry había trazado y siempre negó haber tomado ninguna decisión personal que le otorgase rango de autoría sobre la película.

El film es, en esencia, un sencillo argumento que sirve de vehículo para el lucimiento de todos estos artistas del music hall que cantaban, bailaban y hacían pantomimas en la más pura tradición del slapstick americano. El comienzo del film nos sitúa en el ficticio reino de Monte Marino al que, para subrayar su pequeñez, se ha comparado en la secuencia inicial con la República de San Marino o los Principados de Andorra o Mónaco. En este reino vive la hermosa princesa Marie Chantal (Olga Sorel), triste y seria, que no sonríe nunca. El primer ministro quiere casarse con ella pero para conseguirlo debe conseguir hacerla reír.

Para tan difícil misión, envía a París a su secretario M. Bonoeil (Louis de Funes) al mando de un pequeño comité de funcionarios del gobierno con el encargo de secuestrar a los cómicos más divertidos de la ciudad. La comitiva acude a un music hall y tras cada una de las actuaciones de cada artista (que el film muestra en su integridad), asistimos a su secuestro en la salida del teatro. Una vez trasladados a Monte Marino, el grupo habrá de ensayar números musicales cómicos para hacer reír a la princesa.

Es decir, la mayor parte del metraje está ocupado por actuaciones, ya sea por separado o todos juntos, del grupito de protagonistas del film. Estos números musicales son unos más divertidos que otros pero, en general, están llevados al límite del exceso interpretativo tanto en lo vocal como en lo gestual o corporal. Henri Salvador, en particular, traspasa continuamente todas las líneas de lo que vulgarmente llamamos sobreactuación. Prácticamente puede decirse lo mismo  de Annie Cordy que canta haciendo continuas muecas y movimientos de cabeza para forzar la complicidad del público. Mención aparte merece un Louis de Funes pasadísimo de rosca que hace lo que le da la gana durante todo el metraje. Cuesta mucho creer que Claude Sautet pudiera, en algún momento, hacer algo parecido a la dirección de actores con toda esta corte de saltimbanquis gritones y exagerados.

La puesta en escena es absolutamente plana, los números se suceden uno detrás de otro y las secuencias intermedias están filmadas de un modo plano y rutinario. A pesar que Claude Sautet renegase de ella, la única razón para ver Bonjour Sourire! (a menos que uno sea un incondicional de Louis de Funes) es precisamente Claude Sautet y la curiosidad (anecdótica si se quiere) de que esta fuera la primera película de alguien que terminaría realizando obras mayores como Las cosas de la vida o Un corazón en invierno. La mayor virtud de Bonjour Sourire!, acaso la única, es que tiene ritmo y los 90 minutos de metraje se ven con relativa facilidad.


Bounjour Sourire! podrá verse durante el 70 Festival de San Sebastián en dos pases:

  • Viernes 16 a las 16:00 en la Sala Príncipe 6
  • Martes 20 a las 18:30 en la Sala Príncipe 6

Bonjour Sourire!

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: