Crítica de ‘NOP‘: Cine en estado puro

Las críticas de Laura Zurita:
NOP

Este ‘thriller’ sigue a los trabajadores del rancho de Hayward, un lugar de doma de caballos de Hollywood. En medio de un árido paraje, nada ni nadie irrumpe en su tranquila rutina. Sin embargo, un día comienzan a ocurrir espeluznantes sucesos que volverán la vida de los protagonistas en una escalofriante pesadilla.

NOP está escrita y dirigida por Jordan Peele y protagonizada por Daniel Kaluuya, Keke Palmer, Brandon Perea, Steven Yeun, Terry Notary, Donna Mills, Michael Wincott y Barbie Ferreira. La película se estrena en España el 18 de agosto de 2022 de la mano de Universal Pictures.

El arte de imágenes en movimiento

El cine es el arte de imágenes en movimiento y Jordan Peele es un maestro cuando se trata de contar con imágenes. Ya lo demostró en su primera y estupenda película, Déjame salir (2017), en la que una incómoda situación cotidiana, de una joven blanca presentando su nuevo novio negro a su familia, se convertía en un escenario de puro terror. Su segundo trabajo, Nosotros (2019), aunque no tan redondo, era fascinante y creaba una atmósfera de miedo y angustia imbricado en el tema de la identidad. 

En esta su tercera película, NOP, se reconocen algunas de las señas de identidad del director. El horror y el misterio se introducen insidiosamente en el mundo de todos los días, mezclado con una dimensión fantástica. La sombra del racismo se extiende sobre la acción, implícita y calladamente. Y muchas escenas cuentan historias con imágenes y una extremadamente elegante economía de medios. 

Jordan Peele toca la fibra sensible del espectador, despertando una gran variedad de emociones en una película que no es fácil clasificar. NOP es cine de terror, de ciencia ficción, y metacine, todo ello en un ambiente de western, nada menos de un rancho propiedad de una familia negra. 

Desde el principio, el mundo de la imagen está en el centro de NOP. Al inicio de la película, un marco fantasmagórico (que luego se explicará) encuadra la sucesión de fotos del galope de un caballo, unas imágenes seminales que pondrán las bases del cinematógrafo. Los protagonistas, ganaderos y domadores de caballos, dicen ser descendientes del jockey que cabalga en la pantalla. Trabajan, además, entrenando animales para trabajar en películas. Atención a las escenas de adiestramiento que vemos al principio y darán claves que vamos a necesitar después. 

A continuación, unas imágenes impactantes de un plató de televisión, en la que ocurre un hecho escalofriante. Sin explicaciones ni contexto, lo horrible sucede fuera de foco, con lo que es aún más inquietante, sobre todo por contraste con lo anodino y lo vulgar. Y, de nuevo, más tarde en la película se nos explicará la relación entre este hecho y la trama central. 

Personajes bien descritos y muy bien interpretados

Poco a poco, vamos conociendo mejor a nuestros personajes, bien descritos y muy bien interpretados. Daniel Kaluya está fabuloso como OJ, un personaje nada fácil, callado hasta el extremo, agobiado por sus problemas, pero que revelará una gran inteligencia, capacidad de observación e iniciativa. Keke Palmer, radiante como Esmeralda, su hermana y antítesis, dicharachera, bailarina, ambiciosa y luchadora. Los personajes secundarios destacan también aunque tengan menos minutos, como Michael Anthony Claudio Wincott, el director de fotografía que busca las imágenes imposibles. Brandon Perea, Ángel, que no puede ser más antipático al empezar, pero va ganando carácter conforme avanza la película y el motorista sin nombre y sin rostro, personaje efímero pero profundamente desconcertante. 

La dimensión visual de NOP es suprema, desbordante de belleza y buen hacer, genial en el más literal sentido de la palabra. Las escenas nocturnas, por ejemplo, han sido rodadas con tecnología Imax, dándole un resultado magistral, impactante, casi tridimensional. La última media hora de la película es un portento de colores, formas y creatividad, y está hecha para verla, vivirla y disfrutarla, y no para analizar cada detalle con la criba de la lógica y la estricta verosimilitud. 

En NOP se pueden trazar influencias de Steven Spielberg, M. Night Shyamalan y Alfred  Hitchcock, pero es una obra original y profundamente personal de Peele, lo que es muy agradecer en estos momentos en las que las pantallas se llenan de refritos. 

En resumen, NOP es visualmente soberbia, cine en estado puro y una obra original de un autor de indiscutible talento, que probablemente gane en un segundo visionado.


¿Qué te ha parecido NOP?

Nop

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: