Crítica de ‘Maleficio (Incantation)’: Yo te maldigo

Las críticas de Daniel Farriol:
Maleficio (Incantation)

Maleficio (Incantation) es un filme de terror taiwanés dirigido por Kevin Ko (Invitation Only, A Choo), el cual también coescribe el guion junto a Che-Wei Chang. La historia nos muestra a tres «cazafantasmas» que desmontan mitos sobrenaturales para una canal de internet, pero que viven un extraño incidente durante la visita a una secta cuando desobedecen el tabú de atravesar un túnel. Seis años después, la chica superviviente necesita respuestas para salvar a su hija de la maldición que desataron aquel día y que aún le persigue. Está protagonizada por Tsai Hsuan-yen (The Blue Choker, Zinnia Flower), Huang Sin-ting (Deseo, peligro, Sunset), Kao Ying-hsuan, Sean Lin y RQ (Wen Ching-yu). La película se ha estrenado en España a través de Netflix el día 8 de Julio de 2022.

¿La película más aterradora del año?

Los fanáticos del cine de terror esperábamos con ansias la llegada a Netflix de la película taiwanesa Maleficio (Incantation) catalogada como la más aterradora del año, un eslogan que se utiliza demasiado y que sirve para captar nuestra atención aunque casi nunca se cumplan las expectativas. Con el filme de Kevin Ko sucede lo mismo, más allá de contar una historia cuyas raíces mitológicas están expuestas con inteligencia, ni da tanto miedo como dicen, ni es superior a algunos de sus más evidentes referentes estilísticos.

La película es un híbrido entre el terror antropológico de The Medium (Banjong Pisanthanakun, 2021), las leyendas ancestrales que acechaban en los bosques de El proyecto de la Bruja de Blair (Eduardo Sánchez y Daniel Myrick, 1999) y la viralidad de las maldiciones que proponía la saga sobre Sadako iniciada con Ringu (Hideo Nakata, 1998). La historia de Maleficio (Incantation) sigue dos líneas temporales paralelas que son complementarias, pero que se combinan a través de un montaje arrítmico y muy confuso que resta tensión al asunto e incluso en muchos momentos puede hacerte desconectar de la pantalla.

Por un lado tenemos la trama que sucede en el pasado con tres «cazafantasmas» que desmontan leyendas grabando vídeos para su canal de internet «Murmullos extraños» que versa sobre sitios malditos o presuntamente encantados. En esta ocasión, se dirigen hasta un pueblo aislado en las montañas donde sus habitantes se han convertido en una especie de secta que adora a una deidad maligna, sin embargo, algo sale mal durante la grabación cuando deciden violar el tabú de atravesar un túnel prohibido. En la segunda trama nos situamos en el presente, 6 años después, donde la única superviviente ya ha superado la psicosis que le produjeron aquellos eventos, por lo que decide recuperar la custodia de su hija que se encuentra en un centro de acogida. Nada más llegar a casa comenzarán a suceder unos terribles acontecimientos que reavivarán la maldición que le persigue.

El espectador convertido en protagonista

Maleficio (Incantation) se suma a los subgéneros del mockumentary y del found footage con todo lo bueno y malo que implica la utilización de cámaras subjetivas portadas por los personajes. Es algo que ofrece una credibilidad e inmediatez a las imágenes, colocando al espectador en primera persona, pero que cuesta justificar en muchas escenas el porqué deberían seguir grabando en lugar de estar más preocupados/as en ponerse a salvo. Para que nos cuestionemos eso lo menos posible Kevin Ko juega en el pasado con la necesidad de grabar imágenes para el programa de YouTube y en el presente inventa que la madre quiere recuperar el tiempo perdido con su hija grabando el «Diario de una nueva vida» donde dejará constancia de todos los momentos que comparte a partir de ahora con ella. A eso se añaden luego imágenes de cámaras de seguridad, algunas videollamadas y, lo más interesante, un diálogo íntimo de la protagonista que interpela directamente al espectador.

Es una pena que no se use más este recurso que es el aspecto verdaderamente diferenciador de esta película con sus referentes. Li Ronan (Tsai Hsuan-yen) comienza la película invitándonos a interactuar con ella mediante un par de juegos de control mental o recitando el enigmático conjuro «Hou-ho-xiu-yi, si-sei-wu-ma». Se rompe la cuarta pared de una manera curiosa, la protagonista nos pide ayuda para salvar a su hija y nos implora que memoricemos ese encantamiento para enviar bendiciones que la protejan, algo que se repetirá varias veces durante la película (igual que el símbolo que va apareciendo en pantalla) hasta llegar a un desenlace donde todo cobra sentido utilizándose para ello la misma forma de metaficción para traspasar la pantalla. Un truco de prestidigitador por parte del director, divertido e inteligente, pese a lo obvio que resulta el giro final.

Una maldición viral 

Se dice que Maleficio (Incantation) está inspirada en una historia real sobre una posesión ocurrida en el distrito taiwanés de Gushan (Kaohsiung) en el año 2005, pero poco tiene que ver con lo que pasa en la película, así que lo veo más como un gancho de marketing. Todo el imaginario religioso-cultural está inventado, aunque funciona muy bien con esas referencias al budismo tántrico, a los escritos brahmánicos y a la deidad maligna llamada Dahei. De hecho, la gran virtud de la película es lograr adentrarnos en un mundo oculto de bendiciones y maldiciones ancestrales con esas presuntas raíces antropológicas en la cultura asiática y, especialmente, taiwanesa. Esa parte de ritos, templos y lugares malditos recuerda mucho a lo que hacía The Medium, mientras que la parte más íntima y angustiosa con la madre cuidando de su hija enferma aquejada de una parálisis y terribles erupciones en la piel me trajo a la memoria Heredero (Son) (Ivan Kavanagh, 2021).

¿Y el terror qué? Pues todo dependerá de lo que el espectador se involucre en ese juego de aventura en primera persona. Tengo que reconocer que me gustó la idea, pero no tanto la ejecución, algo que me mantuvo siempre en una distancia donde no estaba suficientemente metido como para sentir miedo en ningún momento. Hay algún jump scare llamativo e imágenes perturbadoras con la secta del pueblo o dentro del túnel prohibido que recuerdan a Safe Haven (Timo Tjahjanto y Gareth Huw Evans, 2013), aquel inolvidable fragmento de metraje encontrado incluido en la antología V/H/S/2, pero en general acaba siendo una película contada a trompicones que no siempre encuentra el tono adecuado para transmitir el desasosiego que pretende. El éxito obtenido que la ha convertido en la película de terror más taquillera de la historia en Taiwán ha hecho que ya se esté trabajando en una secuela.


¿Qué te ha parecido la película?

Maleficio (Incantation)

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: