Crítica de ‘Todo lo que amas’: Mi novio es un nazi

Las críticas de Daniel Farriol:
Todo lo que amas

Todo lo que amas es un drama romántico noruego en formato de miniserie creado por Marie Hafting (Young & Promising, Hotel Cæsar). Está dirigido por Stian Kristiansen (La chica de Oslo, Caza de brujas) con guiones de la propia Marie Hafting junto a Erika Calmeyer y Babatunde Adam Oluwalana. La historia nos muestra el reencuentro de Sara y Jonas que inician una relación sentimental aparentemente perfecta hasta que la chica descubre que su novio tiene una ideología de extrema derecha y simpatiza con los nazis. ¿Es posible ver a la persona que hay tras todos esos pensamientos que no puede entender? Está protagonizada por Jakob Fort (Wisting, Blank), Mina Dale (Heirs of the Night), Hibba Najeeb, Leif Arno Hofheinz, William Gundersen, Turid Gunnes, Tiril Marie Olsen y Filip Mathias Eide. La serie se ha estrenado en España a través de Filmin el día 28 de Junio de 2022.

El romance tiene más peso que la ideología

Todo lo que amas es una serie noruega que nos llega con la vitola de su prestigioso premio en Canneseries, aunque no termine cumpliendo las expectativas creadas. Marie Hafting nos plantea una historia de amor quebrada por la ideología para reflexionar sobre la creciente aceptación entre los jóvenes europeos de las políticas de extrema derecha que están aupando a los gobiernos a partidos que hace años hubiera sido algo impensable. Es un tema interesante y de actualidad que se trata aquí desde la más absoluta superficialidad.

La trama sigue a Sara y Jonas, dos jóvenes que de niños se gustaban y acabaron separando sus caminos. Un reencuentro casual años después en un tren les ofrece una segunda oportunidad de conocerse ya de adultos e iniciar una relación romántica aparentemente perfecta. Todo resulta idílico hasta que un par de manifestaciones de carácter xenófobo por parte de Jonas hacen que Sara investigue el contenido de su móvil con la desagradable sorpresa de encontrar que su novio está suscrito a diversos foros de ideología nazi. Eso pone el fin inmediato a su relación, pero no a los sentimientos que tienen el uno por el otro.

Este punto de partida tan sugestivo y que podría haber servido para abrir debates sociales interesantes, prefiere apostar por una trama ramplona y arquetípica que utiliza el aspecto ideológico como un mero obstáculo dentro de la estructura habitual de cualquier relación que podemos encontrar en el subgénero romántico.

La radicalización de una juventud descontenta

Los recientes ataques terroristas acontecidos en Noruega y, especialmente, el perpetrado por el joven Philip Manshaus atacando una mezquita cerca de Oslo, sirvieron de inspiración a la creadora y guionista de Todo lo que amas para adentrarse en el mundo de la radicalización de la juventud noruega, primero a través de las redes sociales y, en última instancia, apostando por unirse a grupos organizados en pos de la «guerra racial» con el objetivo de instaurar la «supremacía blanca» ante la «invasión» de inmigrantes que consideran ponen en peligro la cultura nacional. Es un tema apasionante que daría para muchas reflexiones sociopolíticas de porqué está sucediendo todo esto ahora (repitiendo esquemas de un pasado europeo funesto) y cómo podría hallarse una solución para encauzar a esos jóvenes.

Hay que entender que cualquier populismo nace del descontento de la gente y es por eso que logra tantos adeptos. Todo lo que amas es muy torpe y esquematizadora en el retrato que hace de los personajes secundarios. Durante el trayecto emocional que sufre Jonas, descubre que todos los afiliados a la extrema derecha son inadaptados sociales, psicópatas o paranoicos, además de tener un pobre bagaje cultural, algo que contrasta con la compañera de piso de Sara, de origen hindú, que estudia criminología y desborda simpatía, empatía e inteligencia. Un contrapunto tan sutil como cualquier debate ideológico que podemos hallar en twitter.

¿El amor puede con todo?

Jonas, por su parte, es un personaje errante y casi abstracto, del cuál los guionistas se preocupan demasiado en presentárnoslo como alguien educado, formal y que nos caiga bien desde un principio para perdonarle más fácilmente sus desvaríos ideológicos. Casi siempre se evita que manifieste esas ideas racistas en público, son parte de su propia búsqueda identitaria y de la preocupación que siente por la decadencia socioeconómica que sufre el país. Poco sabremos de su pasado, de su familia o de cómo empezó a interesarse por la ideología nazi, algo que precisamente es el meollo de la cuestión y en lo que debería haber puesto el énfasis esta serie. El personaje de Sara está un poquito mejor definido, eso sí, parece directamente sacado de una comedia romántica, pero faltaría ampliar su espectro ideológico para que el conflicto real con su novio fuera más allá de la simple discusión de enamorados.

Así pues, Todo lo que amas termina siendo un drama romántico más amable y ligero de lo previsto que está filmado mediante imágenes preciosistas que resaltan el carácter idílico de la relación amorosa hasta más allá de la mitad de la serie que es cuándo empiezan los problemas entre ellos. Los capítulos son cortos, apenas 25 minutos, algo que hace que sea fácil de ver sino buscas algo con más enjundia y capacidad de reflexión. El plantel de intérpretes es muy desconocido y con poca experiencia en cine o televisión, destacando especialmente el trabajo de Mina Dale como la dulce Sara enamorada de un nazi con corazón bueno. En definitiva, una serie decepcionante que se queda en la epidermis de la problemática que propone.


¿Qué te ha parecido la serie?

Todo lo que amas

6

Puntuación

6.0/10

Un comentario en «Crítica de ‘Todo lo que amas’: Mi novio es un nazi»

  • el 1 julio, 2022 a las 00:32
    Enlace permanente

    Coincido plenamente. Me enganchó de inicio tras la sorpresa inicial de no ser un mero drama romántico, esperando con ganas el giro y ver como lo trataban, pero las expectativas puestas en la serie se desinflaron al ver que optaban por la superficialidad y los clichés. Podrían haber profundizado más, y tan solo me deja como buen sabor de boca el mensaje sobre la importancia de intentar no dejar de lado a alguien antes que se radicalice del todo, pero lastima que no concreten si sirve de algo o no. Hubiera sido bueno que dieran más tiempo para el desarrollo de personajes, conocer mejor a la familia y el pasado de él, y las consecuencias de algunos actos.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: