viernes, marzo 1, 2024

Crítica de ‘C’mon C’mon. Siempre adelante’: Huérfanos en las ciudades

Las críticas de Daniel Farriol:
C’mon C’mon. Siempre adelante

C’mon C’mon. Siempre adelante es un drama estadounidense escrito y dirigido por Mike Mills (Beginners (Principiantes), I Am Easy To Find). La historia nos muestra a un periodista radiofónico que se embarca en un viaje a través del país con su pequeño sobrino al que debido a una urgencia familiar se tiene que encargar de cuidar tras un largo periodo sin tan siquiera verlo. Está protagonizada por Joaquin Phoenix (Napoleón, Joker), Woody Norman (Bruno, Last Voyage of the Demeter), Gaby Hoffmann (Transparent, Alma salvaje), Scoot McNairy, Brandon Rush, Mary Passeri, Khadija Emma Neumann, Cooper Jack Rubin y Elaine Kagan. La película se estrenó en España en la Sección Albar del Festival de Cine de Gijón 2021. Ha sido la película inaugural del Festival Rizoma 2022 el día 5 de Junio de 2022. No tiene fecha prevista de estreno comercial.

Crear un vínculo paterno-filial

C’mon C’mon. Siempre adelante es un hermoso drama de corte independiente, rodado en blanco y negro, que relata la relación paterno-filial que se entabla entre Johnny (Joaquin Phoenix), un periodista radiofónico, y su sobrino de 9 años, Jesse (Woody Norman), cuando por circunstancias familiares delicadas deberán realizar un viaje juntos a lo largo y ancho de los Estados Unidos. De ese modo, el niño acompañará al periodista a Nueva York o Nueva Orleans, mientras el hombre trabaja en un proyecto de entrevistas a otros niños y adolescentes a los que graba expresando sus inquietudes y esperanzas sobre cuál creen que será su futuro.

En cierta manera, el filme coge prestado un planteamiento similar al que tenía Alicia en las ciudades (Wim Wenders, 1974), también rodada en blanco y negro, para lanzar una mirada tierna e intimista sobre las relaciones familiares, pero sin querer obviar las dificultades que plantea la crianza en el seno de una familia con problemas de salud mental. Paul (Scoot McNairy), el padre verdadero de Jesse, padece un trastorno bipolar que le obliga a permanecer lejos de su hijo y durante su tratamiento necesita estar acompañado por Viv (Gaby Hoffmann), la madre del niño y hermana de Johnny. El proceso se alarga más de lo previsto y lo que debían ser un par de días de cuidados se convierten en varias semanas en las que el niño estará a cargo de su tío, el cuál, poco a poco, irá ocupando el vacío dejado por la figura paterna, creándose un vínculo tan estrecho que ambos necesitarán el uno del otro para seguir adelante en un aprendizaje vital inesperado.

El niño estrella caminando por las baldosas amarillas

Es curioso que Mike Mills decida filmar una película de sentimientos tan auténticos en blanco y negro. A la postre se demuestra como una decisión inteligente que desnuda la narrativa de todo artificio y se centra en la naturalidad apabullante de la no siempre fácil relación entre el niño y su padre-tío, es decir, entre Norman y Phoenix. La complicidad que surge entre ambos en pantalla es única, simplemente mágica. C’mon C’mon. Siempre adelante es, al mismo tiempo, una road movie divertida, entrañable y existencialista. El director se las ingenia para convertir los pequeños detalles de una convivencia cotidiana en una tesis profunda que explora la madurez, la aceptación del dolor y la reconciliación dentro del contexto familiar. Todo ello sin necesidad de recurrir a grandes traumas ni tragedias, la vida ya viene de serie con suficientes alegrías y pesares que, a veces, son indisolubles.

El filme utiliza el texto de diversos libros que funcionan como separadores para la aventura. La voz profunda de Phoenix recita fragmentos de cuentos como «Star Child» de Claire A. Nivola o «El maravilloso mago de Oz» de L. Frank Baum, intercalados con postulados sobre la maternidad, la bipolaridad o las relaciones paterno-filiales. Dicho así, puede sonar discursivo o, incluso, excesivamente pedagógico, pero las escenas rezuman tanta verdad que el conjunto resulta muy emotivo hasta concluir con ese precioso mensaje grabado por Johnny. El niño tiene a veces un comportamiento extraño, como todos los niños, con ese perturbador juego que repite constantemente en que se hace pasar por un niño huérfano, un teatrillo que podríamos entender como su forma de expresar la necesidad de afecto. Johnny, en cierta manera, se convierte en ese padre adoptivo que anhela, sin pretender sustituir por ello al verdadero padre del crío.

La fotografía de nuestros recuerdos

Mención aparte merece la excelsa fotografía de Robbie Ryan (La favorita, Historia de un matrimonio) que se mueve entre la apariencia de docudrama y la exquisitez de Gordon Willis en Manhattan (Woody Allen, 1979). La cámara tiene movimientos suaves y elegantes que dejan respirar a los personajes en los planos cortos sin obviar el paisaje urbano que define su camino por las distintas ciudades que recorren, desde las playas angelinas a los edificios abandonados de Detroit, pasando por los contrastes existentes en Nueva York, Oakland o Nueva Orleans.

C’mon C’mon. Siempre adelante es un coming of age diferente que refleja las ansiedades de las nuevas generaciones al tiempo que invita a mirar atrás a las generaciones que les precedieron al nacer. Elegíaca y vitalista, honesta y ecuánime, la película de Mike Mills nos desarma a través de una sencillez tan poco habitual en el cine de hoy en día que ni tan siquiera ha encontrado distribución en nuestro país tras un exitoso paso por el Festival de Telluride y la presencia de una estrella como Phoenix. Es para hacérselo mirar. La pregunta que formula la película sobre nuestra existencia es, ¿qué recordarás y que olvidarás? O lo que es lo mismo, ¿qué es lo importante de la vida que merece ser recordado? Si extrapolamos esa pregunta al cine, las películas que recordaremos dentro de unos años son las que como C’mon C’mon. Siempre adelante logran emocionarnos.


¿Qué te ha parecido la película?

C'mon C'mon. Siempre adelante

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

‘Pubertat’, el nuevo proyecto de Leticia Dolera, será una serie Max Original

Ambientada en pleno verano y en el contexto cultural de la tradición castellera catalana, Pubertat es un drama familiar que explora el peso del...