Crítica de ’Alcarràs’: El ocaso de toda una vida

Las críticas de Dani Jiménez:
Alcarràs

Alcarràs es la flamante nueva película de Carla Simón, dirigida y coescrita por esta joven realizadora catalana; una cinta en la cual se nos presenta a una familia catalana dedicada al cultivo y a la recolecta de melocotones, que ve peligrar las tierras en las que se les ha permitido cultivar durante décadas, a raíz de los nuevos planes del terrateniente de la zona. Un filme que desborda un naturalismo arrebatadoramente bello, en el que ese realismo que pretende esculpir en el tiempo la directora se ve elevado a través del propio medio cinematográfico.

La película supone la consagración del estilo fílmico de Carla Simón, al demostrar una madurez y brillantez como realizadora inaudita, al alcance de muy pocos directores de su generación. Ahora, y tras haberse alzado recientemente con el Oso de Oro en la Berlinale, está cosechando unos números en  taquilla sorprendentes, justo cuando parecía que solo un determinado tipo de cine era capaz de llevar a la gente de vuelta a las salas.

Alcarràs está protagonizada por Ainet Jounou, Jordi Pujol Dolcet, Anna Otin, Xènia Roset, Albert Bosch, Josep Abad, Montse Oró, Carles Cabós y por Berta Pipó. La película tiene su estreno en salas el 29 de abril de 2022 de la mano de Avalon.

Por el camino de los Solé

Es tan difícil lo que ha conseguido Carla Simón con esta cinta, que nos llevará tiempo darnos cuenta de la relevancia que va a suponer dentro del cine español. Lo más difícil en el arte, y de especial manera en el cine, es conseguir esa sencillez que nace de la verdad más absoluta. Grandes directores como Agnes Varda, Tarkovsky o Bresson lo sabían de buena manera y lo persiguieron hasta el final, porque al fin y al cabo el arte imita a la vida y viceversa.

En ese sentido, Alcarràs acaba siendo como una sucesión de fragmentos de una vida, que aunque el espectador no haya experimentado como tal en su vida, se le hace reconocible y palpable; y al final, en eso se reduce el arte, en ahondar desde esa sencillez la universalidad de las cosas cotidianas que nos hacen humanos. Es precisamente ese el viaje y el logro que presenta la cinta de Carla Simón, que sabe jugar a la perfección con los códigos del lenguaje cinematográfico, generando una atmosfera poética llena de ternura, delicadeza y verdad. Y repito, que es esa verdad u honestidad la cual hace que el arte se nos haga tan imprescindible en nuestras vidas, ya que nos permite entender mejor nuestra realidad a través de su expresión.

Una sutileza portentosa

Otra de las cosas que consiguen atraparte y enamorarte de Alcarràs es el maravilloso elenco de actores noveles que lo conforman. Hay una sutileza y una contención en sus interpretaciones que habla muy bien de sus dotes actorales y de la capacidad que ha tenido Carla Simón a la hora de dirigirlos. Hace tiempo que no se veían unas interpretaciones con tanta brillantez y naturalidad, llevadas a cabo por actores noveles.

Cualquier actor, por mucha experiencia que tenga a sus espaldas, encontraría desafiante el trabajo actoral que se ve en esta película; lo que de nuevo habla muy bien de la valía y el talento del reparto de este filme. A lo largo de toda la película parece como si estuvieras viendo a personas y no a personajes de ficción; ya que da a uno la sensación de que lo que está presenciando es una especie de documental revuelto de poesía.

Recuerdos imborrables

Para alguien que se dedica a ver centenares de películas al año, son relativamente pocas las películas que acaban perennes en el recuerdo. Alcarràs es una de esas películas que pertenecerán en el recuerdo colectivo de muchos y que se revisitará con el paso del tiempo, una y otra vez. A nivel personal como crítico, son películas como Alcarràs las que me hacen recordar el profundo amor que tengo por el cine día a día, que al fin y al cabo es lo que hace a uno seguir hacia adelante en esto.

No hace falta haber vivido en el campo o conocer en primera persona lo que es la agricultura para sentirte parte de esta historia, y eso también es parte del cometido fina del arte; es decir, tener la capacidad de trasladarte a vidas, épocas y parajes totalmente distintos a los que uno conoce. Es por ello que Alcarràs es un auténtico milagro en sí mismo del que poder sentirnos orgullosos, dado que una de las mejores directoras de cine a nivel internacional es de las nuestras.  Resulta esperanzador, a muchos niveles, que directoras de nuestro cine, como pueden ser Carla Simón, Clara Roquet o Paula Ortiz, estén haciéndonos ver que no hay que irse afuera, para encontrar películas diferenciales y brillantes.

Conclusión

Alcarràs no es solo la mejor película española del año, sino que con el tiempo nos acabaremos dando cuenta de que será de las más importantes de la historia de nuestro cine. La capacidad de Carla Simón para esculpir tanta verdad humana con tal brillantez con la que lo hace en Alcarràs está a la altura de muy pocos cineastas. En su conjunto, el filme es pura emotividad, delicadeza y ternura, sin caer en el melodrama o verse agolpada por la nostalgia. En definitiva, fragmentos de una vida no vivida, que hace que uno se vea completamente rendido ante tal obra maestra.

Alcarràs

10

Puntuación

10.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: