Crítica de ‘Woman of the Photographs’: La mirada de los otros

Las críticas de Daniel Farriol:
Woman of the Photographs

Woman of the Photographs (Shashin no onna) es un drama romántico japonés con elementos fantásticos que está escrito y dirigido por Takeshi Kushida. La historia nos presenta a Kai, un fotógrafo misógino, que descubre el placer de amar a una mujer tras conocer a Kyoko, una hermosa modelo que tiene una enorme cicatriz en su cuerpo. Está protagonizada por Itsuki Otaki (Perusepone no namida), Hideki Nagai (Orpheus’ Lyre, Hospitalité), Toshiaki Inomata (Drive My Car, Girl Sparks) y Toki Koinuma (Dance With Me, El mar que nos mira). La película se estrena en salas comerciales de España de la mano de Con Un Pack el día 22 de Abril de 2022.

El fotógrafo y la influencer

Woman of the Photographs es una película singular que bordea el cine experimental a través de una historia de romance y suspense psicológico repleta de analogías y metáforas visuales. El director japonés Takeshi Kushida debuta en el mundo del largo con este aséptico relato sobre heridas emocionales por cuya inspiración supura el imaginario del anime de Satoshi Kon o el body horror de David Cronenberg. La historia nos presenta a Kai (Hideki Nagai), un fotógrafo cincuentón y aparentemente mudo que pasa las jornadas de su vida trabajando en un pequeño estudio donde retoca retratos de personas que desean aparentar ser más jóvenes, bellos o esbeltos. Su otra pasión es la entomología, por eso la única compañía que parece no perturbarle es una mantis religiosa macho a la que alimenta con suma delicadeza.

La rutina diaria del misántropo queda interrumpida tras toparse con una misteriosa mujer durante uno de sus paseos por el bosque en busca de insectos. La joven resulta ser una influencer veinteañera que recibe el patrocinio económico de una empresa por postear fotografías de su atlético cuerpo en las redes sociales. El encuentro entre ambos seres antagónicos tiene algo inesperadamente cómico, ya que la chica, Kyoko (Itsuki Otaki), le cae literalmente del cielo al solitario hombre (en concreto de un árbol), tras sufrir ésta un pequeño accidente mientras intenta hacerse una foto artística. Esa inoportuna caída le produce a la joven unos visibles rasguños en rostro y tórax, lo que dificulta poder seguir desempeñando un trabajo donde es indispensable la perfección de la belleza. Es entonces cuando las dotes para el retoque fotográfico que tiene Kai acabarán uniendo a ambos personajes en una atípica relación de dependencia emocional y revelación identitaria que les lleva incluso a compartir vivienda como si fueran una pareja.

De olas y arena

El inicio de Woman of the Photographs puede evocar vagamente a la mítica Obra Maestra de Hiroshi Teshigahara La mujer de la arena (1964), basada en la novela escrita por Kōbō Abe, en la que un hombre sale de expedición para recolectar insectos y queda atrapado en una cantera de arena junto a una joven viuda por la que se sentirá paulatinamente atraído. Si esa obra cumbre del cine existencialista puede considerarse como una alegoría del mito de Sísifo, en esta película de Takeshi Kushida también podemos encontrar algunas reflexiones más terrenales y obvias sobre lo absurdo de la vida, pero dentro de un contexto contemporáneo que enlaza la vinculación del éxito social con la infame esclavitud derivada de la imagen que proyectamos a los demás.

Woman of the Photographs es una película de bajo presupuesto que fue rodada en tan solo diez días y que podría integrarse dentro de una corriente de cine independiente japonés contemporáneo que no suele trascender sus fronteras aunque, bien es cierto, en 2015 el Festival de San Sebastián dedicó una interesantísima retrospectiva a ese movimiento de cineastas emergentes. A su vez, la libertad creativa de las nuevas generaciones de los cineastas nipones más experimentales entronca a la perfección con el espíritu que albergaba la nueva ola japonesa a la que pertenecía el antes citado Hiroshi Teshigahara y que eclosionó en los años 60 emulando a la nouvelle vague francesa. Uno de los aspectos que convierten la película en una experiencia sensorial tan enigmática como lo eran aquellas películas es el inusual tratamiento del sonido con diálogos doblados en estudio y efectos sonoros sobredimensionados (como la mantis comiendo).

Hombres e insectos

Woman of the Photographs reflexiona sobre el culto al cuerpo, pero sobre todo en cómo la mirada de los otros condiciona nuestra existencia y en las decisiones vitales que tomamos a lo largo de nuestra vida. La joven Kyoko es una adicta a esa mirada, ya sea ocultando primero sus heridas o luego manteniéndolas sin cicatrizar cuando descubre que esas imperfecciones físicas son aceptadas como una muestra natural de su verdadera esencia. Takeshi Kushida, con la colaboración de Yu Ohishi en el trabajo de cámara, filma a sus personajes en un juego constante de espejos y reflejos que transforman las miradas como haría el negativo de una fotografía.

Tal vez, la metáfora de la mantis hembra que devora al macho durante la cópula resulte demasiado elemental. Es una forma de representar el éxtasis del sacrificio como acto de devoción hacia una mujer. El protagonista está catalogado como «misógino» en la sinopsis del filme, poco sabemos de su pasado y será el espectador quién deberá rellenar esos huecos con los pocos elementos que le son facilitados. Pero más allá de eso, la película es una historia de aprendizaje y autodescubrimiento entre dos personas que requieren del afecto del otro y que crean un vínculo que les sirva para sanar las heridas que atormentan sus almas. Al mismo tiempo, les hace dejar de sentirse tan insignificantes como esos insectos que no se cansan de contemplar, sin duda, hay algo kafkiano en esa metamorfosis vital.

Itsuki Otaki tiene una presencia absolutamente magnética que sorprende aún más al descubrir que es su primera vez actuando delante de cámara. Ella en realidad es bailarina, algo que tiene la oportunidad de demostrar en un par de secuencias al compás del vals de «El Cascanueces» de Tchaikovsky. Por su parte, Hideki Nagai tiene un rol más antipático y esquivo en el papel de ese hombre malcarado y silente (hasta la escena final) del que cuesta mucho desentrañar sus verdaderos sentimientos internos. Woman of the Photographs es un retrato insólito sobre las contradicciones humanas al tener que afrontar el juicio de los demás, un trabajo hermosamente velado por la luz de una fantasía existencialista.


¿Qué te ha parecido la película?

Woman of the Photographs

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: