Crítica de ‘Ni una palabra‘: Harlan Coben sabe como engancharnos

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Ni una palabra

Cuando un joven desaparece poco después de la muerte de su amigo, la vida en un barrio acomodado de Varsovia empieza a mostrar sus grietas, revelando secretos y mentiras. Ni una palabra es un thriller basado en la novela de Harlan Coben con Magdalena Boczarska, Leszek Lichota, Krzysztof Oleksyn y Agata Łabno.

Dirigida por Bartosz Konopka y Michal Gazda, esta miniserie cuenta también en su reparto con Agnieszka Grochowska, Grzegorz Damięcki, Dominika Krzemińska, Klementyna Karnkowska, Justyna Wasilewska, Jacek Poniedziałek, Julia Wyszyńska, Adam Nawojczyk, Mikołaj Śliwa, Jakub Pruski, Wiktoria Gorodeckaja y Marta Piętka. La serie se estrena el 22 de abril de 2022 en Netflix.

Harlan Coben es un filón para las plataformas

Los fans del escritor Harlan Coben siguen de enhorabuena, pues en los últimos tiempos cada vez son más los textos del autor que cobran vida en la pantalla pequeña, y parece que por delante tendremos muchas más series o miniseries que adapten sus novelas pues Netflix y el autor estadounidense llegaron a un acuerdo para la adaptación de 14 de las novelas del escritor en un plazo de 5 años.

Netflix es capaz de preparar series con mucha rapidez, sobre todo teniendo en cuenta que pueden provenir de cualquier país, y ninguno quiere quedarse sin adaptar alguna novela de Coben, por lo que cada pocos meses otra serie basada en uno de sus libros cobrará vida.

Hasta la fecha habíamos visto desde Polonia la serie Bosque adentro, Por siempre jamás desde Francia, desde España nos ha llegado El inocente, y desde Reino Unido teníamos No hables con extraños y Quédate a mi lado. Pues bien, tras el aluvión de películas y series polacas que están llegando a la plataforma recientemente, una de ellas es Ni una palabra, que hace que Polonia repita adaptando a este autor.

Lo importante es el misterio, no donde tenga lugar

La nacionalidad de las series tiene poca influencia en las obras, pues cualquiera que haya visto alguna de las cinco series anteriores ya sabe lo que le espera en Ni una palabra, sin importar demasiado dónde fue filmada, dado que aquí lo importante es la intriga que rodea las historias que nos cuentan.

Hablar de Harlan Coben es hablar de thrillers, y este autor tiene una gran habilidad para contar varias historias que transitan en paralelo y al final se unen. El misterio no solo empapa cada historia, sino que también saben mantener en secreto y con gran misterio la conexión que hay entre ambas. Ni una palabra está llena de giros y eso es un auténtico placer para los ojos, teniendo tanto suspense que a veces parece que nos están saturando para descuadrarnos completamente, llegando a suceder muchas cosas en un solo episodio.

Acompañamos a los protagonistas en una espiral de giros y sorpresas que les lleva directos a un viaje hacia lo más oscuro de sus vidas, y hacia donde quizás no habrían querido llegar. La cantidad de giros por minuto son casi una marca registrada de los estadounidenses, pero llegan a cualquiera de estas adaptaciones internacionales, y cuanto más locos y complejos siempre es mejor, lo que anula cualquier pensamiento que podríamos tener acerca de cómo podría concluir la serie, y eso muchas veces pone en entredicho la credibilidad de la propia serie, pero la dota de un alto nivel de entretenimiento.

En la línea de Coben

Habiendo visto las series anteriores que adaptaron a Coben, lo cierto es que Ni una palabra no difiere demasiado de ellas, con una historia más o menos normal de inicio, donde los personajes esconden una gran cantidad de secretos y mentiras, en la que los hechos van intensificándose acorde avanza la serie, y el peligro aumenta en proporción a la tensión. Muchas sorpresas nos esperan, aunque otras tantas situaciones son predecibles, pero saben aportar detalles individuales para que incluso ante lo más obvio podamos llevarnos las manos a la cabeza.

Con un gran nivel de producción, como suelen serlo estas adaptaciones de Netflix, quizás sorprenden algunos fallos de montaje y edición, con escenas que parecen haber sido recortadas y pegadas tras un exceso de grabaciones de las mismas hasta encontrar el plano correcto. Y algunos personajes incluso parece que no reaccionan como lo haría cualquiera de nosotros en las situaciones a las que se enfrentan. Pero incluso con esos detalles que empeoran el conjunto de la serie, si un espectador ha disfrutado con las series anteriores ya citadas, y se deja llevar por los giros locos y las situaciones forzadas descaradas, aunque seriamente presentadas, seguro que disfrutará.

Ni una palabra puede ser vista de forma independiente a cualquier adaptación de Coben, aunque tiene personajes en común con Bosque adentro, regresando los personajes Laura Goldsztajn (Agnieszka Grochowska) y Pawel Kopinski (Grzegorz Damiecki). Laura aparece desde el primer episodio, mientras que para ver a Pawl debemos esperar al segundo, y esto ayuda a que veamos rostros familiares con rapidez, pero son dos series con historias independientes, por lo que no es necesario haber visto su predecesora para disfrutar Ni una palabra.

Sin tiempo para aburrirse

Un punto destacado de Ni una palabra es que no hay tregua, pues debido a la escasa duración, con seis episodios de tres cuartos de hora cada uno, todo debe suceder rápidamente, y no tenemos ni un momento para aburrirnos. Eso ayuda a que la tensión pueda palparse algo más, lo que no habría sucedido de otra forma dado que las historias en si no son tan tensas como las de otros thrillers vistos en la plataforma. Esa rapidez juega por momentos a su favor, pero también se necesita tiempo para concluir cada trama, y ciertas cosas se sienten como si hubieran sido exageradas sin necesidad de ello.

Aunque lleguemos a Ni una palabra buscando un thriller de desapariciones y asesinatos, sorprendentemente cubre muchos temas como el control parental (a través de software espía en los teléfonos) frente a la independencia de los hijos, la violencia (en todas sus formas), la intimidación, la violación y sus consecuencias en el entorno familiar, el suicidio, el consumo de drogas o el acoso escolar. Toda esta cantidad y variedad de temas son cubiertos a través de muchos personajes, pero saben como gestionar todo para que no se pierda la tensión del thriller y aún así se traten de forma suficiente como para poder abrir un cierto debate en nuestras casas.

La serie tiene una trama convincente y los personajes nos mantienen enganchados. Muchas son las preguntas que van surgiendo a lo largo de cada episodio, y por fortuna el último episodio responde a todas esas preguntas, pudiendo dejar frio a una gran cantidad de espectadores, sobre todo si las expectativas iniciales eran altas tras ver los primeros episodios.

Ni una palabra es una serie que da lo que se espera de ella, y no encontramos nada más de lo que imaginábamos de inicio, siendo un thriller correcto que engancha y hará las delicias de los fans de Coben al incluir todos los ingredientes para que un amante de los thrillers de este autor acaba satisfecho tras una buena maratón. No es perfecta ni la mejor serie vista recientemente, pero sí que es recomendable su visionado.


Listado de episodios de ‘Ni una palabra

La serie Ni una palabra está compuesta por 6 capítulos de entre 43-52 minutos de duración cada uno.

Episodio 1

Cuando Adam empieza a actuar de forma sospechosa tras la muerte de su mejor amigo, Anna instala un programa espía en su teléfono para averiguar qué le preocupa.

Episodio 2

Después de que Adam y Anna desaparezcan sin dejar rastro, la policía encuentra el cuerpo de una mujer en el lugar donde el adolescente fue visto por última vez.

Episodio 3

Mientras Kaja busca a Adam por Varsovia con sus amigos, Anna visita el lugar donde se encontró el cadáver de Igor.

Episodio 4

Aunque Adam le envía un mensaje de texto a Kaja diciéndole que va a volver pronto, ella sigue buscándolo y acaba en una situación peligrosa.

Episodio 5

Los investigadores de la policía interrogan a Anna acerca del tráfico de medicamentos. Después, recibe noticias alarmantes sobre su hijo.

Episodio 6

Mientras Błazej y Gajos planean inculpar a Guru, los padres de Adam rastrean la ubicación de los teléfonos desechables que había estado usando su hijo.


¿Qué te ha parecido la serie?

Ni una palabra

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: