Crítica de ‘Master’: Los herederos de los fantasmas

Las críticas de Daniel Farriol:
Master

Master es un drama estadounidense con elementos de terror sobrenatural escrito y dirigido por Mariama Diallo (Random Acts of Flyness). La historia nos presenta a dos mujeres afroamericanas, la nueva jefa de estudios y una alumna de primer año, que comienzan a compartir experiencias inquietantes en una universidad predominantemente blanca en la Nueva Inglaterra actual. Está protagonizada por Regina Hall (Shaft, Apoya a las chicas), Zoe Renee (Jinn), Amber Gray, Talia Ryder, Ella Hunt, Will Hochman, Molly Bernard y Talia Balsam. La película fue presentada en el Festival de Sundance 2022. Se ha estrenado en España a través de Amazon Prime Video el día 18 de Marzo de 2022.

Bajo la sombra de Jordan Peele

Master es una propuesta de terror sobrenatural con trasfondo social que se convirtió en toda una sensación durante el Festival de Sundance, aunque finalmente no sea para tanto. La joven directora Mariama Diallo cita como algunas de sus referencias para esta película nada menos que a El resplandor (Stanley Kubrick, 1980), Amenaza en la sombra (Nicolas Roeg, 1973) o La semilla del Diablo (Roman Polanski, 1968), todas ellas obras maestras que me parecen claramente fuera de su alcance y con las que encuentro pocas conexiones.

En cambio, lo que sí hace esta ópera prima es seguir un sendero continuista marcado en los últimos años por Jordan Peele, con películas como Déjame salir (2017) y Nosotros (2019), vertebradas en torno a la crónica política sobre el racismo estructural presente en todos los ámbitos de la sociedad estadounidense, pero desde un acercamiento apegado al cine de género. Es algo que ya ha empezado a tener sus propias reverberaciones en películas como Antebellum (Gerard Bush, 2020) o en series de televisión como Them (Little Marvin, 2021), la que curiosamente (o no tanto) está producida por Amazon al igual que la película que nos ocupa. Está claro que todo esto no es una coincidencia en el tiempo sino una forma de utilizar el terror y el fantástico como excusa para hablar de temas que preocupan a la comunidad negra.

Dos mujeres protagonistas

Master tiene un punto de partida bastante sugerente. Mediante dos tramas paralelas seguiremos los primeros pasos dados en la elitista (y ficticia) Universidad de Ancaster en Nueva Inglaterra, por parte de la nueva «máster» o jefa de estudios Gail Bishop (Regina Hall) y de la estudiante de primer curso Jasmine Moore (Zoe Renee). Ambas son recién llegadas y de origen afroamericano en un lugar predominantemente blanco que, además, arrastra toda una historia ligada al pasado donde tienen cabida la brujería y la esclavitud como podrán comprobar en algunos vestigios que aún están presentes en la casa donde se aloja Gail (documentación o esas campanillas que servían para alertar al servicio de las demandas de sus «amos»). A todo eso se suma un hecho trágico relacionado con el suicidio de una estudiante que se alojaba en la misma habitación que Jasmine. A partir de ahí, ambas mujeres serán perturbadas por extraños sueños, alucinaciones y ruidos fantasmagóricos.

Es evidente que con todos esos elementos sobre la mesa tenemos un planteamiento clásico de película de terror sobrenatural adscrita al subgénero de las casas encantadas, aunque aquí cobra una dimensión aún mayor al ampliarse a todo un campus universitario. Eso le da también un toque estético de college movie para entretener al público adolescente con las típicas subtramas de líos sentimentales entre unos estudiantes más proclives a ir de fiesta que a la biblioteca. Durante las clases encontraremos algunas referencias literarias interesante a «Desgracia» de J. M. Coetzee o «La letra escarlata» de Nathaniel Hawthorne, equiparando el señalamiento a una mujer adúltera con el sufren algunas personas por el color de su piel. En realidad, todo se trata de un discurso en torno a un fundamentalismo persecutorio.

Una Universidad como antagonista

No resulta demasiado novedosa, pero la primera hora de Master mantiene el interés. Mariama Diallo va construyendo con mimo esa atmósfera opresiva que se respira en el campus a través de microracismos que van dejando a las claras que el pasado histórico del centro sigue impregnando con su odio las paredes de un lugar maldito y que, en definitiva, muchos de los profesores y alumnos actuales son los herederos de una época de supremacía blanca que los nuevos tiempos han transformado en hipocresía social con ese bienqueda en el establecimiento de cuotas de representación minoritarias. Está bien que haya negros, mientras sigan siendo la excepción, por eso se vuelven reticentes a aceptar en la junta a Liv Beckman (Amber Gray), a la que ven como una amenaza al orden establecido debido a su activismo y carácter inconformista. Es por eso que la Universidad, en un concepto global como institución educativa y de las gentes que la ocupan, se convierten en la verdadera antagonista de esta historia. Los verdaderos fantasmas en la película son aquellos que llevan un capirote ideológico.

La directora se muestra muy efectiva durante todo ese juego inicial de Master, se nota que la crítica social es lo que más le interesa de su relato. Sin embargo, pierde el pulso narrativo en la media hora final cuando debe unir las distintas tramas abiertas solucionando los enigmas relacionados con la brujería y el pasado histórico del lugar. Ahí se nota la desidia en la escritura del guion donde se han introducido artificialmente elementos de terror como meros anzuelos para captar nuestra atención hacia el discurso antirracista que acaba embarrándose con la deriva argumental sobre el origen del personaje de Liv. El filme no solo tiene un desenlace insatisfactorio carente del clímax necesario para los amantes del género, lo peor es que lanza un mensaje contradictorio sobre la superación de los problemas sociales que ha ido planteando durante la primera hora de metraje. No diré que Master merezca un suspenso porque Mariama Diallo muestra una buena capacidad en la puesta en escena y para generar suspense en determinados momentos, pero sí que es una lástima ver cómo se desperdicia un planteamiento tan inteligente.


¿Qué te ha parecido la película?

Master

6.7

Puntuación

6.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: