Crítica de ’Bienvenidos a la casa de muñecas’: Solo apta para gente especial

Las críticas de Dani Jiménez:
Bienvenidos a la casa de muñecas

Bienvenidos a la casa de muñecas es una comedia negra escrita, dirigida y producida por el cineasta independiente Todd Solondz; una película de culto que ha conseguido ser transgeneracional y seguir resultando ser rompedora a pesar del paso del tiempo. Es la cinta que sentaría las bases de lo que sería la carrera cinematográfica de Solondz, manejando un humor negro que acaba por ser incomodo en todas ellas y donde los protagonistas son habitualmente gente marginal o “freaks”. Bienvenidos a la casa de muñecas es esa película de instituto que nunca llegaste a ver en el cine o en televisión, siendo un retrato honesto y descarnado de lo que realmente acaba siendo para mucha gente dicha etapa.

La película está protagonizada por Heather Matarazzo, Daria Kalinina, Matthew Faber, Eric Mabius o por Angela Pietropinto, entre muchos otros. Bienvenidos a la casa de muñecas salió a la luz en 1995, viéndose reconocida en infinidad de festivales de cine independiente, donde destaca el Gran Premio del Jurado que se le otorgó en el Festival de Cine de Sundance. La hemos podido ver el 27 de abril de 2022 en el mk2 Cine Paz, dentro del ciclo Top Cinema Underground.

Gestión del rechazo

Una de las cosas más fascinantes de Bienvenidos a la casa de muñecas es la manera que tiene de abordar la gestión del rechazo en la adolescencia; ya no solo a través de la protagonista, sino también por medio de los distintos personajes que van apareciendo en la trama. Al no haber cabida alguna para la consideración por los demás, los personajes gestionan sus frustraciones y el rechazo por pura inercia, lo que los llena de verdad y lo que a su vez, recrudece el relato que se está intentando contar.

Todos los personajes sin excepción dejan mucho que desear, pero es precisamente ahí donde el espectador es capaz de empatizar y mirar con ternura sus disfuncionalidades afectivas y emocionales. Es por ello que en ese sinuoso camino hacia la madurez, uno se sienta reflejado en  su perdición y en su incapacidad de encajar dentro de  un entorno que los marginaliza sistemáticamente.

Un personaje para el recuerdo

El personaje de Dawn (Wiener-Dog) interpretado por la maravillosa Heather Matarazzo, ha pasado a ser un icono juvenil absoluto, en el que mucha gente se ha podido llegar a ver reflejada como pocas veces se ha visto; ya que eran casi inexistentes los personajes de este tipo, dentro del género juvenil o de instituto del cine estadounidense. Muchos inadaptados y gente especial se pudieron ver reconocidos por primera vez gracias al personaje de Dawn, que rebosa un carisma muy particular, al igual que cuenta con muchas complejidades internas que la hacen un personaje totalmente único.

Por otro lado, lo que en manos de otro director podría haber acabado siendo un dramón, aquí acaba por tratarse mediante la comedia más negra y llevada al límite. Solondz entiende como nadie que se necesita del humor para lidiar con las cosas más trágicas de la vida. Lo que unos encontrarían como un planteamiento de mal gusto, él lo encuentra como el salvoconducto perfecto para trazar sus diferentes tramas y personajes; algo que indudablemente consigue hacer con mucha brillantez en Bienvenidos a la casa de muñecas.

Una película impensable hoy en día

Una de las cosas que le quedan claro a uno al ver Bienvenidos a la casa de muñecas es que esta cinta sería imposible de hacer hoy en día, a causa de la dictadura de lo políticamente correcto a la que se ven sometidos muchos artistas. Puede que eso explique el porqué de que a Todd  Solondz se le haya intentado mandar al olvido por la industria del cine, dándole apenas oportunidades para poder seguir desarrollando su cine.

Eso hace que la película sea más necesaria que nunca y que sea una bocanada de aire fresco, pese haber sido rodada hace ya más de 25 años. Resulta incluso más rompedora y vigente de lo que llegó a ser a mediados de los noventa, lo que la hace de obligado visionado para todas aquellas personas que todavía no han tenido la oportunidad de disfrutarla. Al fin y al cabo, es por la honestidad que desprende el filme, por la que la gente acaba entusiasmándose con Bienvenidos a la casa de muñecas; honestidad de la que se carece muchas veces, en el cine de hoy en día.

Conclusión

Bienvenidos  a la casa de muñecas es un retrato descarnado y honesto de lo que es en realidad la época de  instituto, siendo totalmente entretenida e incómoda de ver. Cuenta con uno de los personajes más icónicos del cine independiente estadounidense, como es el personaje de Dawn  interpretado por la maravillosa Heather Matarazzo. Una película que se sale de lo convencional del género y que a pesar de que parezca ir muy lejos por momentos, acaba siendo muy enternecedora. En definitiva, una de las grandes películas del cine independiente estadounidense, que sigue más vigente que nunca a día de hoy.

Bienvenidos a la casa de muñecas

8.5

Puntuación

8.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: