Crítica de ‘The Batman‘: El Caballero más Oscuro ilumina la Gotham más corrupta

Las críticas de David Pérez «Davicine» :
The Batman

Cuando Enigma, un sádico asesino en serie, comienza a asesinar a las principales figuras políticas de Gotham, Batman se ve obligado a investigar la corrupción oculta de la ciudad y a cuestionar la participación de su familia. Tras varias entregas del Universo DC viendo a Ben Affleck como el Caballero Oscuro, esta nueva aventura dirigida por Matt Reeves está protagonizada por Robert Pattinson en el doble papel del detective vigilante de Gotham City y de su alter ego, el solitario multimillonario Bruce Wayne. La película se estrena en España solo en cines el 4 de marzo de 2022 de la mano de Warner Bros. Pictures.

Joker y The Batman dan esperanzas a los fans

En una época en la que las películas de superhéroes basadas en cómics arrasan una y otra vez en las taquillas de los cines, cada vez cuesta más crear algo nuevo que genere expectativas en los fans, sobre todo ahora que casi cualquier película enlaza con universos ya creados que se expanden hasta el infinito. Por eso, tras intentar DC emular el Universo Cinematográfico de Marvel con Liga de la Justicia, y enlazar las aventuras independientes de sus superhéroes con películas corales, parece que al fin han dado en el clavo.

Como fan de los superhéroes en general, y de DC en particular, he de decir que Ben Affleck no me disgustaba, como tampoco me disgustó la versión del Joker interpretado por Jared Leto, dado que aportaban algo cada uno de ellos a sus respectivas versiones de los personajes, pero la necesidad de interconectar todo a veces perjudicaba la libertad creativa de guionistas y directores. En ese punto, DC dio un golpe en la mesa, y teniendo «abierto» aún el Universo con Leto como Joker se aventuraron a realizar la película Joker, totalmente independiente, y con Joaquin Phoenix como Arthur Fleck, un payaso fracasado y comediante cuyo descenso a la locura y el nihilismo inspiró una violenta revolución contracultural contra los ricos en una ciudad de Gotham en decadencia. Es decir, un Joker adaptado a nuestro tiempo en una ciudad oscura y con problemas actuales.

Las cosas salieron bien, Joker fue un éxito de crítica y público, y ahora nos llega The Batman, una nueva película independiente también del universo de Affleck, Leto y compañía, donde no tenemos referencias a Superman, Aquaman ni a nadie por el estilo, y al frente de la película tenemos un rostro que hasta ver la película nos parecía imposible que pudiera ser un Batman convincente: Robert Pattinson. Esta película es un buen ejemplo de que las cosas se pueden hacer de otra manera, y aunque no debería sorprendernos que otro actor se pusiera la máscara del hombre murciélago, aún así teníamos muchos de nosotros el «hype» por las nubes, y la espera ha valido la pena.

La oscuridad se cierne sobre Gotham

En The Batman, después de dos años acechando por las calles de la ciudad como Batman (Robert Pattinson) e infundiendo miedo en las mentes perversas de los criminales, Bruce Wayne está sumido en las profundidades de las sombras de Gotham City. Este vigilante solitario cuenta con pocos aliados de confianza -Alfred Pennyworth (Andy Serkis) y el teniente James Gordon (Jeffrey Wright)- entre la red corrupta de oficiales y figuras de perfil alto de la ciudad. Y eso le ha llevado a convertirse en la única encarnación de la venganza entre sus conciudadanos.

Cuando un asesino apunta a la élite de Gotham con una serie de maquinaciones sádicas, un rastro de pistas crípticas lleva al Mejor Detective del Mundo a realizar una investigación en el inframundo, donde se cruza con personajes como Selina Kyle/Catwoman (Zoë Kravitz), Oswald Cobblepot/El Pingüino (Colin Farrell), Carmine Falcone (John Turturro) y Edward Nashton/Enigma (Paul Dano). Las pruebas están cada vez más cerca de casa y la escala de los planes del perpetrador se vuelve más clara, así que Batman debe forjar nuevas relaciones, desenmascarar al culpable y hacer justicia al abuso de poder y a la corrupción que llevan mucho tiempo devastando Gotham City.

El acierto de elegir a los actores menos obvios

Monstruoso, Déjame entrar o El amanecer del planeta de los simios son algunas de las películas con las que el director Matt Reeves ha demostrado que sabe sorprender tanto con ideas nuevas como adaptando lo que ya conocemos. Cada película suya es esperada con ganas, sabiendo que algo va a aportar, y es capaz de ver más allá de lo obvio para sacar lo máximo tanto de la historia como de los actores.

El reparto es uno de los muchos puntos fuertes de The Batman. Hace un tiempo no habría sido capaz de imaginarme a Colin Farrell como Pingüino o Paul Dano como Enigma, ambos en versiones muy realistas de unos villanos que en nuestras mentes teníamos muy idealizados, con el aspecto especialmente de Danny DeVito uno de ellos y de Jim Carrey el otro, interpretando en sus respectivas películas los personajes tal y como lucían en la mayoría de los cómics. Pero Reeves ha optado por hacer más realista la película, y por tanto sus villanos son más reales, como lo es su héroe. Mientras que el personaje de Jim Carrey en Batman Forever era un personaje cómico con un signo de interrogación en todas sus prendas de vestir, la versión de Paul Dano es la de un psicópata enmascarado que arremete contra sus víctimas con una brutalidad despiadada. Junto a ellos también cabe destacar a John Turturro, a quien no hace falta demasiado para que siempre sobresalga en cualquier película.

Aún marcado por su pasado «crepuscular», Robert Pattinson ha sabido hacerse con un personaje que distaba mucho de lo que habitualmente interpretaba, y estuvo mucho tiempo siendo juzgado erróneamente como el pálido muchacho atractivo del comienzo de su carrera, pero se ha ido desmarcando de los estereotipos hasta convertirse en uno de los actores más interesantes de su generación, como ha demostrado en El faro o High life. Dejar a un lado una franquicia tan mítica y popular como Crepúsculo para adentrarse en el cine más independiente permitió al actor ganarse al público en general, y conseguir papeles en producciones comerciales como Tenet o The Batman ahora.

Pattinson sabe jugar muy bien con sus cartas, y en vez de ser el Batman fortachón que vimos en la versión de Affleck, se acerca más a la versión del Caballero Oscuro de Christian Bale, aunque aportando mucho de si mismo al personaje e interpretando la versión más sórdida del multimillonario hasta el momento. Pero aún con todo, es difícil comparar, y casi prefiero no mojarme, pues es complicado que a estas alturas alguien supere para mi lo que hizo Bale, en gran parte por tener a sus espaldas una trilogía en la que nos presentó de forma magistral tanto la parte más oscura de Batman como al Playboy mujeriego que es Bruce Wayne.

Empezando de cero, Pattison logra crear una mezcla interesante de fuerza física como superhéroe aunque traumatizado por el pasado como un hombre que lo tiene todo en este mundo pero al mismo tiempo no encuentra su lugar ni las motivaciones necesarias para salir adelante en ninguna de sus personalidades. Casi sólo se deja ver como Batman, y apenas es Bruce Wayne, mostrándose como un hombre de pelo grasiento y ojeras que se describe a sí mismo como un animal nocturno que apenas soporta la luz del Sol debido a sus excesivas incursiones nocturnas.

Destacan las escenas más psicológicas del actor como el Caballero Oscuro, un Batman roto que aún no se ha erigido como el héroe que necesita esta ciudad de Gotham marcada por la corrupción, pero The Batman sirve para abrir el camino a ese personaje que pronto será el temido héroe de quienes son corruptos y de quienes aprovechan la oscuridad para sus fechorías.

Zoë Kravitz, por otro lado, siempre luce maravillosa, y es que los genes se notan, pero no acaba convenciendo como Catwoman, dejando algo fría su interpretación. Es cierto que sale bien parada en las escenas de acción en las que interviene, pero su personaje parece simplemente estar ahí por exigencias del guion, y su ausencia tampoco afectaría en exceso a la historia general. El aspecto romántico de su relación con Batman es una gran debilidad de esta adaptación, posiblemente porque está construida sobre una base cuestionable de la que es mejor no destripar demasiado, pero tiene relación con cómo Batman la observa en secreto en cierta ocasión, un momento que se siente fuera de lugar dado que el abuso de poder masculino juega un papel importante en el resto de la trama. Pero volviendo al personaje en sí, Michelle Pfeiffer fue para mi la mejor Catwoman, mientras que Halle Berry tampoco acabó convenciéndome demasiado. Kravitz podría haber dado más juego con una mejor química con Batman, o al menos si no hubieran forzado este posible romance entre los protagonistas cuando Batman aún no está preparado ni para amar la ciudad que protege.

Otros dos personajes importantes a quienes cuesta ver con sus nuevos rostros son James Gordon y Alfred, interpretados por Jeffrey Wright y Andy Serkis, respectivamente. El primero no está mal en su papel, pero son tantas las versiones que hemos visto del personaje, incluso de sus orígenes en una serie, que francamente no logro empatizar con él y su relación con Batman. Peor parado sale Serkis como Alfred, quien dista mucho de la imagen habitual del servicial trabajador de Bruce Wayne, con una educación exquisita y capaz de apoyar en los peores momentos tanto a Batman como a Wayne. Por edad o por apariencia, cuesta imaginar a Alfred cuando vemos a Serkis.

El detective que necesitaba Gotham

En su afán de reinvención, Reeves ha cambiado completamente la imagen que solemos ver de Batman en los cines, y para ello ha optado por una sorprendente reinterpretación del material que requiere de una larga duración para poder encajar todas las piezas. No hay que tener miedo a las casi tres horas de duración, pues una vez te dejas llevar por esta oscura historia no nos damos cuenta del tiempo que llevamos sentados en la butaca.

Hemos visto muchas veces como Batman es capaz de lidiar a golpe limpio con muchos villanos, tanto con Affleck como con Bale, pero incluso antes con George Clooney o Michael Keaton, por ejemplo, pero pocas veces han sacado a la luz la parte más detectivesca del héroe, lo que permite que The Batman esté más cerca del thriller criminal que de una típica película de acción de superhéroes. Durante gran parte de la película, seguimos a Batman y Gordon mientras intentan descifrar las pistas del misterioso Enigma para atraparlo antes de que ataque de nuevo, pero también es vital comprender los motivos detrás de su vendetta contra los hombres más poderosos de Gotham.

La nueva visión que nos muestran de la ciudad sirve para ambientar de forma sobria y elegante al mejor detective del mundo en esta investigación criminal que parece influenciada por los cómics de Blacksad y la increíble historia de Zodiac de David Fincher, en la que Batman debe resolver una serie de acertijos, aunque suponen poco reto para nuestro héroe. Pero, al igual que Brad Pitt y Morgan Freeman en la reconocible Seven, esta pareja de investigadores también comete errores aquí, y es que ni el mejor detective del mundo acierta siempre, o al menos no siempre a tiempo.

La atmósfera lo es todo

Como viene siendo habitual en las películas más recientes de superhéroes de DC, la fotografía juega un papel vital en The Batman, y es que el cineasta es todo un experto en crear atmósferas impecables, combinando en esta ocasión con acierto estilos clásicos en las edificaciones con macro pantallas retroiluminadas por la ciudad, donde la oscuridad y los contraluces juegan un papel vital.

DC ha ido acercándose a las sombras tanto físicas como psicológicas de sus superhéroes, y The Batman opta no sólo por mostrarnos la oscuridad que empapa la vida de Bruce Wayne, sino también las cicatrices del pasado de este personaje, que encajan a la perfección con la versión más oscura y realista de Gotham hasta la fecha, alejada de las gárgolas originales que lució la ciudad en las primeras versiones, y de las edificaciones de moderna urbe de las más recientes.

La composición de Michael Giacchino no desmerece en absoluto, mientras se aleja de las partituras de Hanzs Zimmer que marcaron a toda una generación de fans de Batman. Sin ningún tema clave que haya quedado en nuestros recuerdos de la película por encima de otro, cada nota encaja de maravilla mientras seguimos los pasos del atormentado héroe en este poderoso drama criminal con impresionantes escenas de acción. No hay una sola nota que desentone ni que sobre, y cuando una banda sonora pasa desapercibida a la vez que te eriza la piel, es que ha cumplido con su función.

Sin entrar en comparaciones, lo que Matt Reeves ha hecho con The Batman es para quitarse el sombrero. Estamos ante una magnífica reinterpretación del material conocido en la que nos muestran al héroe bajo la mascara plagado de dudas y temores mientras se erige como un faro de luz en medio de las sombras de una Gotham marcada por la corrupción. Una película de gran potencial que nos hace sentir especial ilusión ante las próximas secuelas y spin-offs que ya se están planeando.


¿Qué te ha parecido la película?

The Batman

8.5

Puntuación

8.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: