Crítica de ‘Las ilusiones perdidas‘: La belleza no tiene cabida en este mundo

Las críticas de Daniel Jiménez:
Las ilusiones perdidas

Las ilusiones perdidas es un drama de época, coescrito y dirigido por el realizador francés Xavier Giannoli; basado en la novela homónima de Honoré de Balzac. Una cinta imperiosamente sagaz y brillante, que trata con una elocuencia y crudeza pasmosa los paradigmas sociales y el colectivismo que siguen estando vigentes en la sociedad contemporánea de hoy en día. Formalmente planteada como un film de puro rock and roll y exceso, como si El lobo de Wall Street se hubiera dado lugar en la Francia del Siglo XVIII.

Una cinta crudamente real que ambiciona a retratar, ya no solo la sociedad burguesa de la época, sino del mismo modo romper con las vedas existenciales del ser humano, acerca del amor, su cometido en la vida y el propósito final del arte.

La película está protagonizada por Benjamin Voisin, Xavier Dolan, Jeanne Balibar, Cécile de France, Vincent LacosteGérard Depardieu, entre muchos otros. Las ilusiones perdidas se estrena el 25 de febrero de 2022 en las salas de cine españolas de la mano de A Contracorriente Films.

La muerte de la inocencia

Pocas veces una cinta consigue la brillantez tanto en el plano narrativo como en el cinematográfico, de la manera en que lo consigue Las ilusiones perdidas de Xavier Giannoli. En un año en donde hemos tenido adaptaciones cinematográficas tan magistrales como la de Hamaguchi y su Drive my car, no podemos obviar a este film como una adaptación sumamente hipnótica, acida y poderosa de principio a fin.

La acertada profundidad narrativa que maneja esta adaptación con respecto a la novela de Honoré de Balzac, la vuelve un clásico totalmente contemporáneo y que resuena con mucha fuerza con los tiempos actuales en los que estamos viviendo. Uno de los principales temas que se abordan es el de la muerte de la inocencia, y con ella todas las creencias que hemos ido interiorizando desde nuestro nacimiento. Lo vemos a través del personaje protagonista interpretado por el maravilloso Benjamin Voisin, que choca con una realidad hostil, desafiante y totalmente mezquina; ya no solo a través del romance, sino también a través de sus aspiraciones artísticas.

Asombroso carisma

Es normal que cuando se cuenta con un guion tan soberbio como el que maneja Las ilusiones perdidas, todo confluya en una magnética e irresistible simbiosis cinematográfica, como en este  caso. Es una de esas cintas que te sacan totalmente efusivo de la sala del cine, porque es capaz de ser tremendamente honda, ingeniosa y divertida.  Sorprende que no se le haya valorado más fuera de Francia, dado a la mordaz crítica y retrato que hace de los medios de comunicación, la burguesía y la pedantería e idealización que se hace del amor.

Las interpretaciones directamente te ponen a tono, desde el primero hasta el último de los personajes que van apareciendo y siendo participes de la trama y las subtramas en las que se va construyendo el film. Benjamin Voisin está irresistible en el papel principal, haciendo una interpretación antológica que va de menos a más. No obstante, se hace tremendamente difícil no decir lo mismo del resto del elenco, destacando el trabajo de Vincent Lacoste, el del enorme Xavier Dolan y el de la maravillosa Cécile de France, entre muchos otros.

La farsa que quieren oír

Algunos lo podrían entender como una sátira de los medios de comunicación y los entresijos que existen en el mundo del arte, pero Las ilusiones perdidas es mucho más. Entremezcla elementos clásicos propios de la tragedia shakesperiana, la irreverencia del cine de Scorsese y las implicaciones sociales y políticas del cine de Adam McKay.

Uno acaba embelesado y volviendo a constatar la grandeza del cine en mayúsculas. Sabe perfectamente manejar diferentes registros y géneros, consiguiendo en su máxima esencia una cinta totalmente atemporal y que consigue sobredimensionarse a la propia época en la que está ambientada.  No es exagerar, si decimos que nos encontramos ante una de las cintas más magistrales de este último año, que vuelve a constatar la etapa tan dulce que está viviendo el cine francés.

Uno nunca sabe cómo va funcionar una cinta en taquilla, y más cuando se trata de un film con tan poca promoción a su alrededor, pero puede que se dé el caso que sea de esas películas que entusiasman de igual manera, al cinéfilo más exigente y al espectador que simplemente busca pasar un buen rato.

Conclusión

Las ilusiones perdidas es una obra maestra de nuestro tiempo, que nos habla de la muerte de la inocencia y de cómo en un mundo tan mezquino y deplorable no hay cabida alguna para la belleza. Es imperialmente majestuosa en todos los sentidos, esbozando una elegancia y una irreverencia de la que es inevitable no enamorarse. Es una tragedia que esbozará una sonrisa y una lagrima a partes iguales, quedándose en la memoria del espectador por mucho tiempo. En definitiva, una de las mejores películas del año y a la que no es descabellado considerar como un clásico instantáneo del cine.


¿Qué te ha parecido la película?

Las ilusiones perdidas

10

Puntuación

10.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: